Las leyendas de Genesis

Cap. 2 Parte 2

El uniforme era algo que llenaba de orgullo a los leones del ejército, incluso tanto como sus melenas que ellos mismos decoraban para la batalla, con el tiempo estos tuvieron que cambiar para adaptarse a las nuevas problemáticas de la guerra, el uniforme que había sido el mismo por mas de doscientos años, cambio hace no más de cinco.

Había ocho partes en el raje de combate, el pecho y las hombreras, las muñequeras y antebrazos con los guantes, el pantalón aprueba de metralla, y las botas de combate, y lo más importante: el casco.

Los veinte reclutas estaban formados en una fila todos sin el casco puesto y con el uniforme colocado. Era un uniforme de batalla poco luminoso, poco atractivo, completamente contrario al de las ceremonias de la familia real en las que los uniformes eran luminosos, con adornos dorados y plateados, el que tenia Lion era negro por completo, la única pizca de color era l que se encontraba en sus hombreras, unas líneas de varios colores que diferenciaban las especies de cada uno de sus usuarios, si eras un León, un tigre o jaguar, era de color naranja, si eras una águila era azul rey, si eras un cocodrilo era verde como sus escamas, si eras gorila café y si eras lobo y rinoceronte varias escalas de grises. Además, en el casco llevaban una cresta en la parte de arriba dibujada del color de cada especie.

Las botas y espinilleras eran pesadas y grandes, para soportar explosivos de pequeña masa, una cobertura de todo el torso descendía desde unas grandes hombreras flexibles y resistentes, estas representaban el rango del soldado, mientras mas arreglada y decorada este es mucho más grande el rango, tenía un cinturón que unía el pantalón y la pechera de material a prueba de proyectiles, era resistente pero no lo suficiente, no soportaba muchos tiros de armas de plasma, y las armaduras capaces de resistir esos impactos pesaban demasiado, se necesitaban al menos 10 centímetros de titanio puro para resistir una ronda de un rifle Saggeriano.

La muñequera de la mano dominante del individuo venia incluida con una entrada para cada uno de sus brazaletes, en ellos venia de todo, era un pequeño lector de identidades, linterna, medidor de radiación, detector de presencia enemiga a través del movimiento y del sonido de las voces Saggerianas, antes tenía más funciones, pero su uso esta siendo remplazado por el casco de batalla.

_Este es el casco de batalla que nos otorgó la división de inteligencia de las águilas en Mai IV, el que lo diseño, un tal Eglorath se encargo de mejorar su sistema, es el primero de su generación y dicen que hace las cosas bien. _explico Wallace

 _como todas las águilas ¿no es cierto? _ dijo Casius burlándose de la perfección de las águilas.

Las risas en el grupo no se hicieron esperar, mas que nada de los gorilas y los cocodrilos.

_ ¿Muy gracioso no? _ pregunto Wallace.

Se acerco a Casius y lo miro con una gran sonrisa.

_ ¿Repárese gracioso eh?

Wallace golpeo en el estómago a Casius y lo empujo boca abajo en el piso, se puso de cuclillas y lo miro a la cara, Casius se estaba retorciendo.

_ ¿Te parece gracioso, eh? MALDITA LAGARTIJA, NO VOY A TOLERAR A UN IMBÉCIL COMO TU HACIENDO COMENTARIOS ASÍ EN MI MALDITO ESCUADRÓN, ¿OÍSTE MALDITA CUCARACHA?, AHORA QUIERO QUE SALGAS CORRIENDO A VER SI TUS AMIGOS LAGARTOS SE RÍEN CUANDO TE ATRAVIESEN UNA MALDITA ESPADA POR TU PUTA Y DESAGRADABLE COLA, ME HAN DICHO QUE SON  MÁS VALIOSAS QUE SUS CABEZAS, Y CRÉEME, NO TENGO MIEDO DE NEGOCIAR CON ALGUNO DE ELLOS, PORQUE EN ESTE MOMENTO LA VIDA DE TODOS Y CADA UNO DE ELLOS ME ES MAS IMPORTANTE QUE LA TU Y TU MISERABLE BOLA DE LACAYOS SIN MENTE PROPIA.

Gibran soltó una pequeña risa que no pudo controlar y se convirtió en una carcajada aturdidora.

Wallace se puso de pie y se movió a donde estaba el chico que le rebasaba en unos cuantos centímetros.

_ ¿TE PAREZCO GRACIOSO FARRUS?  _pregunto al gorila.

_no, no señor.

_ PUEDES DECIRLE SEÑOR AL PUTO REY Y AL MARICA DE SU HIJO, YO SOU TU SARGENTO Y ME DIRAS AHCI HASTA EN TUS PUTAS PESADILLAS, ¿ME ENTIENDES?

_eh si…

Wallace se puso de puntas para acercarse a la cara de Gibran

_ ¿EH DICHO QUE SI ME ENTIENDES SIMIO?

_ SI SARGENTO. _grito Gibran mirando al frente y con los ojos perdidos en la nada.

_BIEN, cualquier comentario despectivo en este escuadrón será castigado peor de lo que les hará la practica de hoy, acabamos de perder tiempo valioso en el que las malditas lagartijas nos estarán asechando y cazando a uno por uno si no es que estamos listos para ello, vamos a hacer una puta invasión a gran escala, la mas grande ofensiva en este continente desde hace 40 años y ustedes se están riendo, haciendo bromas, pedazos de inútiles…

Casius se quejaba aun por el golpe en el estómago.

_PONTE DE PIE MÍSERO LAGARTO, PONTE DE PIE O TE DARÉ UN MOTIVO PAR NO MOVERTE, LOS UNGTARA NO TE VAN A PREGUNTAR SI ESTAS BIEN, ELLOS TE VAN A ARRANCAR LA PUTA COLUMNA VERTEBRAL CON TODA TU ASQUEROSA MANDÍBULA Y LUEGO TE VAN A COMER, Y ¿SABES QUE VAS A HACER CUANDO ESTÉN A PUNTO DE ARRANCARTE LA CABEZA?, TE ESTARÁS LAMENTANDO POR NO ESCUCHAR A TU MALDITO SIN VERGÜENZAS QUE TENÍAS POR LÍDER DE ESCUADRÓN Y MORIRÁS COMO UNA MALDITA SALAMANDRA ARRASTRÁNDOTE POR EL PISO.



Robert D. Knigth

#137 en Ciencia ficción
#957 en Joven Adulto

En el texto hay: guerra, guerra y amor, alienigenas

Editado: 17.02.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar