Las malas jugadas del amor ©

Capítulo 2: ¿Será su otro hijo?

Aparentemente está familia es muy desordenada, ayer dejé todo lindo y limpio pero ahora está como antes de que yo acomodara.

Empiezo por arriba como siempre, pero al entrar a la habitación repleta de negro veo un libro en la cama, "amores de una noche", bueno, se supone que acá eran dos niños, pero al parecer es alguien mayor, esta novela es un poco erótica, por así llamarlo, tampoco creo que sea Gladys o su esposo, ellos tienen su dormitorio.

Bueno, termine con las habitaciones, me toca el living, vamos antes de que alguien vea que no hago nada.

Esto es asqueroso, hay olor a humo y dos cigarrillos tirados en el suelo. No era una persona a la que le agradaba el humo, fumaría solo en ocasiones específicas, pero no siempre.

Me detengo a observar las fotografías de aquel mueble, todos cuadros de un niño pequeño de seis años aproximadamente, y solo hay una foto de un chico de mi edad, el mismo que está en la foto con Fernando.

¿Será su otro hijo? No creo, solo por el simple hecho de que solo hay dos fotos de el en toda la casa, no creo que sea su hijo, más bien, podría ser su ahijado.

Comiendo a limpiar un poco el jardín, no era parte del trabajo pero igual me relajaba, aparte nadie vería ya que Gladys duerme, el esposo en el trabajo y su hijo en jardín.

Si tan solo pudiera, me pondría a leer mi libro de acción justo debajo de el árbol que estoy observando, pero para mí mala suerte, no será posible, tan solo será un deseo por siempre. No era la gran cosa su jardín, pero era algo que jamás había visto en mis años de vida, plantas hermosas por donde mires, algunos árboles, la piscina y una mesita de madera muy bella. Era perfecto para pasar una tarde de picnic, ojalá lo aprovechen cómo deben a este bello lugar.

Así me quedé por media hora, limpiando y pensando en todo esto. Hasta que me tomé un descanso, decidí ir al árbol, necesitaba sentarme en el pasto verdoso tan lindo de ahí.

Estuve pensando por algunos instantes, hasta que dije que era la hora de irme, agarre mi mochila, abrí la puerta y me fuí. Antes de salir ví a un chico castaño, de mi edad más o menos, (creo que era el de las fotos) y estaba con una chica, bonita por cierto.

Mejor me apuro antes de que se den cuenta que estaba mirándolos mientras se besuqueaban como si no hubiera mañana. Me fui.

Un día largo, mañana empiezo la facultad, ¿estoy nerviosa? Demasiado, pero con este sueño nada pelea, así que me voy a dormir.

-
-
-
 



Oriana Cabrero

#18737 en Novela romántica

En el texto hay: confusion, amor y odio, celos

Editado: 23.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar