Letra & Música

Capítulo 23. Un festejo lleno de emociones. Parte 1.

–Bien, ya hemos llegado –dije apenas vi la entrada del lugar. Hace mucho que no venía y parecía estar muy solicitado, había una larga fila en la entrada.

–Creo que vamos a hacer fila –dijo Taehyung mirando en la ventana.

–No hay necesidad, saben que venimos –le dije, alisando un poco la falda del vestido.

–Entonces, vamos a divertirnos –dijo Jimin abriendo la puerta y saliendo. Ya estando afuera, se volvió hacia mí y me ofreció su mano, ayudándome a bajar.

Al bajar, noté que llamamos mucho la atención y sabía que después de lo que iba a hacer la íbamos a llamar mucho más, incluso recibiríamos algunos insultos. Caminé hacia el guardia con cuidado, pues a pesar de que los tacones no eran muy altos, no quería pasar una vergüenza y caer.

–Pero miren a quien nos ha traído el viento, a la pequeña Anya –dijo uno de ellos sonriéndome.

–Es todo un acontecimiento verme por aquí, ¿no, Joseph?

–Así es.

–Vengo con unos amigos a pasarla bien.

–Me avisaron de eso, pasa con todo y tus amigos –dijo él quitando la cinta de seguridad –, espero que sean respetuosos contigo.

–Lo son, quédate tranquilo –dije pasando, pero me detuve –. ¿No crees que sería justo que los demás igual pasarán?

–Dame otros dos minutos de diversión –dijo divertido mientras me guiñaba un ojo.

Me reí un poco, mientras entraba a ese ambiente de luces de neón, música a todo volumen y la garantía de que aquí pasarías un momento muy agradable. Dios, creo que hasta extrañaba venir aquí en los fines de semana, era un buen lugar donde uno podía divertirse.

–¿Conoces al guardia? –me preguntó Hoseok al oído, debido a que la música estaba muy fuerte.

–Algo así. Vamos al palco de allá, esta apartado para nosotros –le dije llevándolos a una escalera.

Llegamos a un largo pasillo que recorrimos hasta la esquina, donde podíamos ver bien la pista de baile. La mesa era circular y grande, cabíamos todos a la perfección. Un mesero llego y nos ofreció algo de beber, así que pedí un coctel con vodka, algo delicioso y muy ligero en alcohol, así no corríamos el riesgo de emborracharnos.

–¡Uff! No hemos hecho nada más que caminar y ya tengo calor –dijo Namjoon abanicándose.

–Les dije que no vinieran muy abrigados, aquí siempre hace calor.

–¿Hace cuánto no venias por aquí? –me preguntó Yoongi.

–Desde mi último año de preparatoria, la Universidad tomaba todo mi tiempo libre y los fines de semana lo único que quería hacer era dormir.

–Entonces, brindemos por la primera de tus muchas salidas con nosotros –dijo Jin tomando un vaso con la bebida.

–¡Salud! –exclamamos al unísono, chocando los vasos y tomando un trago.

–¡Esto sabe delicioso! –dijo JungKook.

–Tengan cuidado, no tiene mucho alcohol, pero igual pueden embriagarse rápido.

–Yo ya no lo resisto, vamos a bailar –dijo Jimin levantándose y tomando mi mano.

Bajamos hacia la pista mientras una canción de Calvin Harris se escuchaba por los altavoces. Al encontrar un lugar entre tanta gente, él comenzó a bailar, sorprendiéndome por su buen ritmo. Sonreí y no dude en seguir sus pasos, disfrutando de su compañía y buen baile hasta que llego Hoseok y me sacó a bailar también.

Así fui bailando con cada uno de ellos. Aun cuando unos tenían su propio ritmo (como Taehyung y Jin) y otros parecían no saber cómo moverse (como Yoongi), no me importo, baile con ellos con verdadera soltura y placer, pocas veces me siento tan feliz y eufórica y sentía que el baile expresaba bien el cómo se sentía, esta libertad, esta alegría, todo estaba en el baile.

Ahora estaba bailando con JungKook una canción de The Weekend. A pesar de que no nos restregábamos uno con el otro como las demás parejas, había un aura de intensidad y deseo que podía sentirse en el aire. Tal vez por la manera en que rodeaba mis caderas, tal vez en cómo me llevaba el ritmo, no lo sé, pero sentía que nos estábamos ahogando en un mar de sensaciones que no sabíamos ni queríamos parar, sólo nos dejábamos llevar por él, esperando silenciosamente que no nos sofocará en el momento.

–¡Los chicos nos están llamando! –le dije al oído apenas me giró.

–¡Vamos a verlos! –dijo tomando mi mano y yendo hacia las escaleras, topándonos con Jimin y Hoseok.

–Lamentamos interrumpirlos, pero necesito saber dónde está el baño –dijo Jimin con una sonrisa tímida.

–Síganme –respondí con una risa, llevándolos al lugar –. Vayan a refrescarse, los espero aquí –dije, recargándome de la pared.

Los tres chicos entraron mientras yo me abanicaba un poco. Bailar con siete chicos no es nada fácil, pero si divertido. Hasta ahora, ha sido bastante divertido y me alegra muchísimo haber aceptado su invitación. Sacudí un poco mi cabello, tratando de disipar el calor, pero fue imposible, necesitaba un vaso de agua o algo frío.



Danna M Muñoz

Editado: 03.02.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar