Lo Estupido de estar Enamorado

Capitulo 25: italia a casa

Llegamos a la hermosa Italia y nos trasladaron al hotel y todo era hermoso, era fantástico hasta que llegamos a la escuela de cinema, ahí quise irme por donde vine y llevarme a Juan atado a mi. Pero no podía por 2 razones; la primera, el y yo teníamos que cumplir con este compromiso y la segunda, no podía estar celosa de Juan. Y era consciente de aquello. Me removí intentando contener la ira y entender que no era nada más que la amiga de Juan con quien en ocasiones follaba, pero nada serio.

-Oh eres ya gracioso- emitió la italiana que estaba ahí, y yo sabía que no era tan gracioso

-Juan- dije y me observó

-Permiso-dijo viniendo hacia mi-¿ que sucede?

-Pu-pues...- que podía decirle, el enarcó una ceja- creo que emm... deberíamos volver ya - parpadeo repetidas veces

-¿No quieres recorrer el sitio?- tomo mi mano y sonrío, la realidad había soñado con este lugar muchas veces, así que debía verlo asentí - genial, Alessandra -llamo a la chica y ella vino en un dos por tres, sonrió y uno de sus rubios rizos los enredo en sus dedos

-¿Dime?- emitió ella en un español muy...¿italiano? Como sea

-¿nos muestras el lugar?- dijo y se colgó por su brazo

-Claro- dijo y el soltó mi mano mientras era arrastrado por la chica

Parloteaba demasiado y su voz era irritante. Yo caminaba un poco más atrás de ella y Juan, decidí ya simplemente ignorarlos y concentrarme en mi entorno.
Ese lugar era una casa de arte. Tenía mucho de todo, pinturas y réplicas de grandes trabajos de realmente grandes pintores, de repente pasamos por un sitio muy curioso, habia un piano y espejos, me parecía familiar era igual al santuario que Kiley y yo teníamos, nuestra amada academia de danza. Me aproximé ahí y oí la melodía, y visto unos brazos moverse, una pirouette perfecta, seguida de un arabesque, para mantenerse momentáneamente, o hasta interrumpirla, en un croise derriere y entonces entre y ella paro y giró bruscamente...

-Kiley-emití y ella sonrió, corrí a abrazarla - ¿qué haces aquí?

-Dios- me abrazo fuerte y luego me miró- pensé que nunca te encontraría- dijo soltando risas

- no pensaba encontrarte en una escuela de cine- admito y ella soltó unas risas

-Solo estaré esta semana por aquí- sonrió- doy algunas clases

-¿por la semana artista de aquí?- asintió

-Si, luego volveré a Francia-sonreí-estoy en un importante ballet de allá

-Eso es genial, Dios estás como siempre- dije, ella me sonrió cálida

-Quizás por fuera me vea muy bien- apretó su panza notoriamente afectada, una sonrisa triste se asomó a mi rostro, tome sus manos, brindándole mi apoyo- no sabes...lo horriblemente vacía que me siento-una lagrima salió de sus hermosos ojos oscuros

-yo...- no sabía qué decir- realmente...- ella me apretó la mano- no me quiero imaginar el dolor que sufriste, no hay comparación con nada - le dije suave y tome su rostro entre mis manos, sacando las lágrimas de las mejillas que salían a borbotones por sus ojos-

-Su pequeño corazón ya latía - me dijo y se soltó de mi, yendo a su bolso y sacando algo -está fue la última ecografia - se podía ver al bebe, completo- entendía cuando le hablaba y daba pataditas al oír la música- la mire y ella se sentó en el piso, la acompañe absorta de mundo exterior.- ame cada célula de ese pequeño ser que crecía en mi

-¿ame?- dije y entendí a que se refería

-me sentía llena y entera- dijo y más lagrimas salieron-¿que hice de malo Andy?

-Nada- le dije mientras enviaba uno de sus mechones rebeldes atrás -no hiciste nada malo, solo no era el momento

-¿Alguna vez estaré feliz?- asentí -¿podré ser madre?

-Oh cariño- bese su frente- serás la mejor madre del mundo, tú solo dale tiempo- sonreí - todo será a su...-la puerta se abrió

-Andrea, aquí estás-dijo Juan

-No nos percatamos de tu ausencia-dijo la estupida italiana, y la sangre me hirvió

-Si, Juan- dije rodando los ojos para disimular mi enojo

-Oh, perdona-dijo Juan y sonrío- Juan Pablo Borges. Compañero de piso de Andrea

-También de cine-dije y ella me sonrió- yo libreteo y el directonea- los tres soltamos una carcajada

-No entendí Giovanni- dijo la italiana y tomo un mechón de pelo enredándolo en sus dedos, rodé los ojos, Kiley río a mi lado

-No le veo lo gracioso Kiley Simpson- dije y Juan paro oreja

-Kiley Simpson-ella lo miró-eres la primera bailarina en la compañía ballet russes de París-ella asintió

-y mi mejor amiga de toda la vida-dije y ella soltó una risita

-¿Que no tu mejor amiga de toda la vida tenía un...?-le hice gestos para que parara

-No la tengo-sonrió-no llego a nacer - Juan bajo la vista

-Yo...lo lamento- dijo y Kiley solo le sonrió

-Es un buen chico- susurró, la observe y la tonta italiana, volvió a chillar

-Vámonos Gio - gruñó levemente - vienes Andrea - dijo con una sonrisa victoriosa



A.T. Valdez

#28318 en Novela romántica
#4662 en Chick lit

En el texto hay: comedia romatica juvenil, lgbt

Editado: 03.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar