Lo Estupido de estar Enamorado

Capitulo 39: Regresa a tu hogas. a Paris

-eso no es justo- le dije furiosa- no puedes

-Oh, si que puedo- dijo y entonces una ira recorrió mi cuerpo, pero antes de que diga algo Abi entro

-No Nona, no puedes- dijo ella y la mire -

-Tu al igual que ella- dijo señalándome- no son más que unas chicas descarriadas, sé que si siguen el camino de...

-No lo digas - dijo Abi aparentemente sabiendo como seguía el discurso

-Tu cuando te alejaste de Dios, te volviste eso que eres-dijo y Abigail rodo los ojos - ambas están en mis manos, lo están - dijo Nona

-¿En tus manos?- dijo Abi ofendida

-Sin mi, vivirás en la calle, sin mi morirías Abigail o quieres que te recuerde la deuda que tienes...- Abi se tensó y bajo la cabeza- eso pensé y tu- me dijo ahora a mi-quiero que te deshagas de ella - me miró intimidante y temblé ante ella - lo harás me oíste y veremos luego tu relación con este chico Hugo- asentí bajando la cabeza. - la imagen de esta familia debe quedar intacta

-Si abuela- dijimos a unísono

-Suficiente tengo con lo que hizo tu madre Andrea- la mire- sabes a lo que me refiero

Debía deshacerme de la abuela, y no hablaba de matarla o hecharla, no, me refería más bien al hecho de darle lo que quiere sin perder nada en el camino, pero primero debía deshacerme de Roseline; salí por la puerta y ella me esperaba

*******
Una lagrima resbaló por mi mejilla y ella me besó la cabeza. Dolía, ella dolía más de lo que podía dolerme cualquier otro. En mi vida había experimentado tantas emociones con una persona. Enterramos a mama y volvimos al auto en silencio

-¿Podrían dejarnos solas?- le dije a Hugo y Kiley, a lo que ellos asintieron

-¿Que sucedió?- dijo y la mire a los ojos

-Regresa a París hoy mismo- sentí la mirada de mi abuela clavada en mi nuca- aléjate de mi, olvida que me conociste o que existo en tu vida, sigue adelante como si nada - le dije y sonreí sarcásticamente más para mí que para ella - como si eso te fuera a ser difícil- dije y me miro sorprendida

-¿Es lo que quieres?- dijo dolida. Dios, por qué me habías permitido identificar perfectamente sus sentimientos.- volé lejos de mi hogar por ti, por qué me dije a mí misma está vez si Roseline, está vez si saldrá todo bien- suspiró enojada-veo que me equivoqué

-Yo...-dije y Roseline se empieza a ir más rápido- Roseline -grite

-¿Que?- las lágrimas salieron de mis ojos

-Yo lo siento - le dije y ella me observó confusa-

-Yo lo siento aún más- dijo y se fue, y una tormenta cayó sobre la ciudad, mire al cielo y deje que las lágrimas salieran, mi abuela se acercó

-Hiciste lo correcto-me dijo y la observe como le cubrían con un paraguas - es lo mejor para la familia- volví mi vista al frente y escuche sus pasos al marchar.

Odiaba ser tan manipulable. Se repetía en mi cabeza "la imagen de la familia" "la mataré si no obedeces". Mi abuela podía llegar a ser realmente mala si se lo proponía, realmente mala. Camine por el cementerio, buscando algo, buscándola a ella para decirle que no se vaya, que no es eso lo que quiero, que la quiero con migo a mi lado, viviendo felices, cocinando para ella y viendo películas francesas que no entiendo, que ella me enseñe cómo hablar francés, ¡Dios! Quería una vida con ella pero no, ella debía volver a París y olvidarse de mi, ponerse a salvo. Kiley llego a mi lado con el ceño fruncido

-¿Que te hizo? ¿Como te amenazo?- llore tan fuerte como el día anterior y como el día en que mi hermano había muerto .

Hoy daba por muerta a alguien, y ese alguien era yo. Mi yo real, la que esta enamorada de Roseline la Parisina más hermosa que había visto con quien no había avanzado ni más de dos pasos con ella, a quien simplemente admiraba, con quien no me di ni un beso. ¿Por qué entonces me afectaba? ¿Por qué me dañaba sola? Por qué está una gran estupida. Respire, calmándome

-Me ha dicho que me aleje de ella- me miró y beso mi frente- que me case con tu hermano o que la va a matar.¿ pero como va a matarla? Si solo nos ha visto hablar.

-Se han coqueteado todo este tiempo- me dijo Kiley- pero no es excusa, solo dile que regresas a París a terminar lo que haz iniciado y al volver le tendrás una sorpresa- sonrió Kiley- para ese entonces podrás tener todo arreglado respecto a la herencia- sonrió y secó mis mejillas- debes volver con ella

-Lo siento Kiley- le dije y ella me miró confusa- esto va más allá de una simple herencia

-¿y que más podría estar en juego?- la mire fijamente

-Mi vida, su vida- le dije y ella solo negó - y otras tantas vidas más

-pero...

-Mientras mi abuela viva-la corte - no hay forma de que Abi o yo escapemos de "las responsabilidades sociales"

-¿Piensas vivir en cerrada?- trague seco- eso no es vivir, vas...vas a estar muerta

-Es la única opción, al menos por ahora - Kiley me miró incrédula - debo hablar con Hugo

-¿Hugo?- la observe y quería llorar

-Si-trague el nudo que tenía y tome fuerzas- mi abuela quiere que me case con el



A.T. Valdez

#28094 en Novela romántica
#4623 en Chick lit

En el texto hay: comedia romatica juvenil, lgbt

Editado: 03.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar