Lo Estupido de estar Enamorado

Capitulo 46: secretos de una familia intachable

Con Abigail paseamos por la sala de espera y nunca me había fijado atentamente, pero aunque de pequeñas nos lo decían mucho, no tomamos muy enserio eso. Nuestras facciones y caos el 90% de nosotras era igual, casi casi gemelas. Y podríamos decir que si, ya que nos llevábamos exactamente 1 día de cumpleaños yo el 6 y ella el 7.

-Debemos ir a la casa- me dijo- hay algo demasiado sospechoso en todo eso -dijo sentándose a mi lado nos miramos, ella llevaba el pelo más corto pero aún así las facciones eran similares, demasiado- qué documentos y que tiene que ver mi padre

-No sé que tendría que ver el Tío José - la mire

-Es curioso que tu hermano lleve el nombre de mi padre- y siempre tuve esa duda, pero jamás lo admití en voz alta.

Ambos teníamos el mismo padre pero, según José el se fue cuando yo había nacido y que el padre de Abigail es como mío, así que los 3 éramos hermanos.

-Esperemos que la abuela despierte y este más estable - le dije-e iremos al despacho a revisar lo que sea que ella oculte - asintió

En los últimos 20 años nunca me detuve a mirar lo mucho que nos asemejamos, y jamás ni por un instante me percaté de la intensidad de verde que tienen nuestros ojos, pero bueno es de suponer somos primas, y muy cercanas. Nos criamos en la misma casa,bajo las mismas reglas,con las mismas personas en nuestro al rededor, hasta que ella se va 2 años de intercambio después de la muerte de José, entonces nos separamos, ella regresó cuando yo estaba por irme a España.

-Familiares de la Señora Teresa - nos paramos ambas

-Somos sus nietas Doctora- ella asintió

-Bien señoritas, su abuela está actualmente estable - dijo mirando la carpeta- sufrió una embolia pulmonar muy grave y tememos por su vida, actualmente estará en terapia intensiva en observación - dijo y ambas asentimos - haremos todo lo posible para que sobreviva

-Disculpe...doctora- dijo Abigail y ella fijo su atencion en ella

-Aún no podrán verla, pero nos gustaría que siempre haya alguien presente en esta sala... en caso que despierte- ambas asentimos, debió percatarse del mal olor y de las ojeras - ¿hay alguien que actualmente pueda quedarse? - nos miramos, en eso entra la tía Irene

-Ella se quedará- dijimos a coro y la doctora asíntio

-¿Que tal está su abuela?- dijo y nos miramos, Abigail hablo explicándole a su madre, mientras yo realicé una llamada a Eduardo

-Bien, Eduardo está abajo Abigail- le dije y ella asintió

-¿A donde se dirigen?- dijo la tía Irene nerviosa

-Vamos a casa, nos daremos un baño y regresaremos - le dije y ella asintió

-pero...- la miramos de vuelta-¿ por qué no se queda una?

-Hemos estado toda la noche- dijo Abigail entonces y mi tía asintió, sin negarse a nada más

Bajamos y Eduardo nos esperaba.

-Evelyn ya ha entrado al despacho anoche- dijo Eduardo y asentí - me dijo que entren y vayan a bañarse así ella tendrá tiempo de deshacerse de la mayoría que trabaja ahí- dijo explicando el plan-por que... - nos miro- necesitarán tiempo para leer los documentos y lo que contiene

El velozmente llego a la mansión e hicimos lo que nos pidió, entramos cada una a nuestro cuarto. Revise la caja y las cartas seguían ahí.
Suspiré, debía en algún momento enviarlas. Salí y me dirigí a despacho

-¿Listas?- preguntó Evelyn y asentimos, entramos- debo mostrarles algo que descubrí anoche - dijo moviendo un adorno de la mesa, entonces se reveló una puerta en el librero.

-Oh por dios- frente a nosotros la caja fuerte, otra que no conocíamos, Evelyn se acercó y abrió el cofre, la miramos y sonrío

-Fue muy fácil- admitió- nos pasó los papeles y empezamos a leer todo lo que contenía, eran primero unas cartas, luego habla del segundo matrimonio de mi abuela, con quien fue mi abuelo.

-Oh por dios- dijo Abigail y la mire, ella me miraba incrédula - mira

Era un acta de nacimiento y era la mía Andrea Tatiana Vellez Escobar nacida el 6 de febrero hija de...- José Vellez- dije y Abigail miro su acta de nacimiento éramos hermanas

-¿Como? ¿por qué?- dijo ella y yo tomé la hoja de ella y efectivamente éramos Mellizas, solo que yo nací la 23:57 y Abigail las 00:03 del 7. - es imposible- me miró y yo simplemente estaba igual que ella, tome el diario de la abuela

"Nunca me vi en la necesidad de tener que ocultar algo y menos prohibirle algo a mi hija, pero ¿con qué cara miraríamos a la sociedad? Si se enterasen que ella se metió con su hermano sería, Dios estamos tachados de adúlteros con mi marido"

Llorábamos, ambas llorábamos. Toda una vida siendo engañadas, una viviendo con la otra, desde que supimos que su padre y mi madre eran hermanastros nos sentimos mal, pues no era la misma sangre la que corría por nuestras venas pero ahora... leí más

"Y no sólo a sido una vez, sino dos. Tengo tres nietos nacidos de un adulterio, por qué aunque no tengan la misma sangren son hermanos, viven juntos y deben... no aceptaré nada como esto"



A.T. Valdez

#28094 en Novela romántica
#4623 en Chick lit

En el texto hay: comedia romatica juvenil, lgbt

Editado: 03.04.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar