Locura Indemne

Prólogo

… Cuantas veces me había despertado en medio de la madrugada, acostada en esa fría “cama”, contando cada segundo para que comenzará otro…

…No sé cómo llamarlo, pues lo último que era ese intervalo de tiempo entre la salida del sol y la salida de la luna era un día, prefiero pensar que todo esto era un sueño y que al despertar estaría en mi casa, con una mínima esperanza de lograr algo, pero la tendría.

Escuché como sonaba un altavoz indicando que era hora de levantarse justo de la misma manera que en los últimos siete años.

Me senté y miré a mi alrededor, en ese pequeño espacio solo había una puerta y dos literas, una donde era que me encontraba y la otra que estaba justo enfrente de esa, en donde una niña también se estaba sentando, frotándose los ojos para ahuyentar el sueño… el mundo no podría estar más podrido…

La puerta se abrió luego de que los cerrojos que la sellaban fueran destrabados por dos hombres quienes se nos acercaron y sin ninguna delicadeza nos pusieron las manos detrás de la espalda, atándolas con unas esposas especiales.

Sin poner resistencia, las dos caminamos fuera del cuarto siendo guiadas por los hombres a través de un largo pasillo lleno de puertas de acero.

La niña iba caminando a mi lado con una sonrisa, aparentando que eso ya era algo normal, pero por la tensión de sus brazos sé que estaba alerta a cualquier movimiento extraño…

Nos metieron en un gran salón donde se encontraban muchas más personas con el mismo insípido uniforme que nosotras tenemos…

Odio la monotonía de este lugar, de vez en cuando hacia algún escándalo para entretenerme, pero no hoy, no tenía ganas.

Las dos nos negamos a comer como de costumbre y como castigo nos dejaron solas en el patio bajo el sol y cada tanto alguien salía para revisar que siguiéramos ahí, y que nadie nos hubiera dado algo de comer.

Con el pasar de las horas vi que poco a poco la niña perdía fuerzas y cuando la noche cayo respiré aliviada a pesar de que mi cara seguía mostrándose indiferente, una máscara que adopté involuntariamente con el tiempo.

Nos lanzaron de regreso a la celda y apenas se cerró la densa puerta, la niña salió corriendo hacia una esquina en donde de manera oculta guardábamos agua y fruta que de una u otra forma estaba limpia. Comió rápidamente hambrienta de estar todo el día bajo el peso de los rayos solares.

Yo simplemente me senté en mi litera y me paré poco después al ver que ella se había percatado de mi presencia y me ofrecía con una sonrisa comida y agua. Las dos cenamos sentadas en el suelo, y permanecimos ahí incluso después de que “apagarán” las luces. A pesar de que en las celdas no había iluminación, más allá de una ventana que estaba en lo alto de la pared, siempre sonaba el altavoz indicando que nos debíamos dormir.

Me levanté dispuesta a recostarme en mi “cama” cuando escuché que la niña exclamó de repente, aparentemente sorprendida al mirar a través de la ventana… parece que alguien nos estaba sonriendo pues no había nubes que taparán el cielo y se podía ver de manera parcial las estrellas.

— ¿Hermana crees que las estrellas se puedan ver en el campo? —Me preguntó, pero yo simplemente permanecí callada viendo ese bonito paisaje que para nosotras era prácticamente un fenómeno de la naturaleza…

Cuando se recostó en su litera, escuché que murmuro algo por lo bajo luego de darme las buenas noches y después cayó fácilmente dormida, arropada con un pedazo de tela que logré conseguir para ella hace algunos años…

Por varios minutos me quedé viendo el techo de la celda …

Me levanté, me acerqué hasta donde dormía y me senté en el suelo a su lado. Acaricié su cabeza al ver que parecía tener pesadillas y pensé en la pregunta que me había hecho igual que en las tantas otras que ella decía cuando creía que no la escuchaba…no podía perdonar al mundo…

— …No te preocupes Rin, prometo que así sea lo último que haga, te sacaré de este manicomio.

El resto de la noche me dediqué a velar su sueño viendo por esa pequeña ventana, una de las pocas cosas que todavía lograba hacerme sonreír



Athenea

#10657 en Joven Adulto
#8194 en Thriller

En el texto hay: magia y amor, thriller psicologico, suspensos

Editado: 11.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar