Los aullidos a la luna

Capítulo 1

Solos en casa
Demian
🌙🌙🌙

La luna me llama a ir al bosque, mi lobo interno aullaba queriendo salir, pero no podía salir por la puerta del fondo mi hermanastra se encontraba en la casa. Abrí la ventana sintiendo el viento frió de la noche, la luz de la luna en mi cuerpo hacia más difícil resistir el llamado al bosque y sin pensarlo mucho más me escapo por la ventana. Salto del segundo piso cayendo al suelo corriendo veloz hacia el fondo donde está el bosque conectado a la casa. Adentrándome en el bosque me convierto en lobo para comenzar la cacería que se hace cada Luna llena en busca de carne fresca.

Comienzo a correr mirando a la diosa Luna majestuosa en el cielo hablándome. Sintiéndome vivo recorro el bosque junto a la manada, seguimos el llamado de la luna recorriendo nuestro territorio viendo a surcando los cielos a murciélagos que no tienen una dieta a base de frutas. Los vampiros recorren nuestro territorio volando para irse al territorio de la otra manada que les permitió vivir en su zona, de igual modo los observo hasta que se pierden entre las copas de los arboles. Se supone que se alimentan de sangre de animales en el pueblo no se encontraron casos de muertes inusuales, de todas formas no me fió de esos chupa sangre, la mala fama de traicioneros los acompañan.

El aullido de mi amigo Alec me saca de mi trance viendo a los vampiros surcar los cielos nocturnos. Retomando mi carrera voy hacia donde esta Alec siguiendo a algunos otros de mis compañeros de la manada. Cuando veo a un lobo gris con sus patas negras transformarse en humano me detengo y cambio de forma.

– ¿Vamos al bar por unas cervezas? – inquirió el castaño acomodando su chaqueta mientras nuestros otros compañeros cambiaban de forma. Algunas noches cuando veníamos a cazar terminábamos la noche en un bar de mala muerte a las afueras de la ciudad donde los lobos de distintos clanes se reúnen. En ese lugar se podían encontrar todo tipo de adicciones y apuestas de las que te imaginaras por fuera de la ley. Dentro de ese sucio lugar los hombres y mujeres lobos podemos ser nosotros mismos sin tener la presión de ocultar el secreto de los humanos.

– Me apunto – chocando los puños con mi amigo nos palmeamos las espaldas en un abrazo fraternal.

– Los acompaño – habla Froy con su tono calmado y rastras atadas en una coleta, con una sonrisa calmada nos saluda a ambos. Dentro de la manada me llevo muy bien con todos pero de igual modo tengo solo a unos pocos que siempre me acompañan.

Salimos del bosque con nuestras formas humanas para no levantar sospechas si se encontraban humanos cerca, y nos montamos los tres al auto de Alec. El castaño es de asistir a muchas peleas en el bar es muy bueno para las peleas y con lo que gana paga lo que tomamos en algunas ocasiones. Yo utilizo estas peleas como practica para cuando llegue el momento en que deba pelear para ser el nuevo alfa de mi manada. En este momento el alfa es mi padre, yo como su hijo también tengo sangre de alfa pero igual otros hombres y mujeres de mi manada. Cuando mi padre ya no pueda seguir siendo mas el alfa se hace un festival en luna llena donde todos los que posean la marca de alfa podrán competir en una lucha por ser el nuevo alfa. Quien quede en pie antes de que la luna desaparezca sera el nuevo alfa de la manada y bajo la bendición de la luna nos guiara.

– Esta noche hay peleas por mucho dinero ¿se apuntan? – pregunta Froy cuando el auto se estaciona frente el bar de mala muerte que esta noche esta a reventar.

– No esta noche amigo – comenta Alec apagando el motor del coche, nos bajamos escuchando ya el sonido de los gritos aclamando sangre. Al contrario de las peleas ilegales en este lugar la pelea finaliza cuando uno de los dos peleadores cae al suelo inconsciente con la cara llena de sangre. La edad de los competidores es a partir de los dieciséis y como el bar no respeta mucho lo legal cualquiera puede venir a beber sin necesidad de tener que mostrar un documento falso. – ¿Entras bro? – palmeando mi espalda el castaño suelta una risa socarrona, no es por alardear pero siempre quedo en pie cuando peleo en este bar.

– Debo regresar temprano a casa Angelic esta sola y si se da cuenta que no estoy mi padre va a matarme – viendo la hora en mi teléfono no tengo mucho tiempo para tomar unas cervezas e irme de nuevo al bosque para entrar a casa sin que mi hermanastra se de cuenta que me escape de casa.

Como siempre que hay peleas el bar estaba a reventar de gente y los barman estaban a tope vendiendo. Las camareras en mas de una ocasión están golpeando clientes que no se dan cuenta que el espacio personal se respeta y mas cuando se trata de una mujer lobo. Buscando sitio en la barra me siento en un taburete pidiendo mi primer trago que es una simple botella de cerveza, mi amigo ocupa un lugar a mi costado y Froy se pierde entre el mar de personas. Por lo general él es una persona pacifista pero como todos los lobos también tiene su mal genio que saca a tope en las peleas de este bar.

En el momento en que mi cerveza se termino le pague al cantinero y me fui dejando a mis amigos disfrutar de la noche. Por las puertas traseras del bar es oscuro y puedo transformarme en lobo para ir corriendo hasta adentrarme al bosque. Corro a toda velocidad sintiéndome libre como siempre que vengo a este bosque y la luna me acompaña. Antes de salir del bosque me transformo en humano y salgo caminando al fondo de mi casa. Puedo ver las luces de la cocina encendidas, la puerta de la cocina se abre y sale mi hermanastra sumamente enojada a regañarme. 

Angelic
🌙🌙🌙

Me encuentro en la cocina de mi casa preparando la cena ya que mis papas salieron a cenar por su aniversario número dieciséis como casados. Pero como sabia cocinar no me es problema el quedarme sola bueno no estoy sola esta Demian en la casa. Mi adorado hermanastro está encerrado en su habitación escuchando su música sin prestarme atención pero igual como no soy mala hermanastra le preparo su cena. Unos aullidos de lobos me sacan de entre las ollas, corro hacia la puerta de la cocina y miro por la ventana hacia el bosque que justo está detrás de nuestra casa. Cuando observo que viene un chico caminando hacia la casa esperen ese no es cualquier chico ese es... Demian no que estaba en su habitación escuchando música. De donde había salido se suponía que estaba en la casa conmigo, abro la puerta de la cocina y me paro en ella mirándolo con reproche.



Danny Baladon

Editado: 29.04.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar