Los Inmortales Y El Reino Angelical

Capítulo 22. Realidad.

 

El dolor abunda en todo el esplendor, iris no quiere abrir los ojos, ella no desea hacer nada, no sabe cómo enfrentar la vida, no sabe cómo enfrentar toda la situación, sobre todo trata de afrontar todo lo que vivió en un segundo, en un minuto o en unas horas, no sabe nada del tiempo, solo que se siente destruida.

Abre sus ojos y se encuentra en una biblioteca, no tiene ni idea de cómo llego a este lugar, es la biblioteca de su escuela, este lugar le brindo tanto apoyo cuando se sentía sola, este lugar le dio alegría y llanto por sus libros, por sus vivencias, incluso ella ayudaba a tener el lugar en perfecta alineación.

Se levanta del suelo, no tiene idea de cómo llego a este lugar y mucho menos de como termino acostada, sus mejillas aún están cubiertas de lágrimas y siente una gran decepción en su interior, va directo a la puerta de salida pero esta se encuentra cerrada, trata desesperadamente de abrirla pero no lo logra, va directo a las pequeñas oficinas en busca de la llave.

En su camino algo extraño toma su atención, una sobrar negra que refleja una figura humana, se acerca por algún motivo siente la necesidad de ver que es, va directo a la sombra y la toma por sorpresa al aparecerse un hombre completamente de negro y sus ojos de un verde luminoso.

  • Eres el demonio supremo – Dice Iris para ella misma en voz alta – Que haces aquí, que buscas.

El demonio sale de su escondite, la a estado esperando por un rato y tiene que aprovechar que los inmortales están alejados de su alcance, su mirada se fija en ella, la sensación de la joya es evidente y sobre todo el olor de su sangre lo atrae, es el único ser mágico que podrá ayudar a que el demonio obtenga su objetivo y el que nadie sepa su verdadera identidad lo hace más fácil.

  • No te dolerá – Su voz es tan aguda que asusta a Iris – Solo estarás de mi lado.

Sin esperar a que haga algo iris sale corriendo lo más rápido posible al primer lugar que encuentra, va a una puerta trata de abrirla pero esta se encuentra cerrada, va corriendo y la segunda puerta que intenta abrir funciona, automáticamente su instinto hace que cierre la puerta con seguro pero sabe en su interior que eso es absurdo.

  • Ayuda – Grita desesperada – Ayuda.

Sus gritos retumban la habitación, sin imaginar que el demonio esta justo detrás de ella, el desespero que siente es más grande en este momento, su sentimientos están tan confundidos y sobre todo lo que paso hace un momento con su madre, por ahora lo único que necesita es salir de este lugar.

  • Hola – Su brazo es alcanzado por el tacto del demonio – Ah!

Al mismo tiempo este grita de desespero por el contacto con la sangre de Iris, sin imaginar las consecuencias este lanza un manotazo lanzado por la gran ventana a iris, el dolor que siente es tan grande que a pesar de que el demonio a recuperado su fuerza este contacto lo a dañado.

Iris atraviesa la ventana y cae fuera del edificio, ahora tiene más sangre recorriendo su cuerpo y por alguna extraña razón no tiene mucho dolor, quizás es por el dolor interno que es mucho más fuerte que las herida que le provocó el atravesar la ventana.

  • Tu eres lo que necesito – Frente a ella tiene la forma original del demonio – Vamos únete a mí.

El demonio va justo a atacar a iris para que su contacto no le provoque el gran dolor que le ocasiono hace un momento, fue extraño que la parte de su garra que tomo a iris se desvaneciera su propio veneno, pero automáticamente este lo volvió a contaminar, sin esperar que la humana huya lanza un ataque y este se le regresa.

Iris se cubre su cara para recibir el ataque de demonio, su sangre aun le escurre por su cuerpo pero lo único que ella teme es que este demonio le haga más daño, ella esta cubriendo su cara en espera del ataque pero este tarda más de lo esperado, al mismo tiempo que decide observar y ve el motivo por el cual no recibió el ataque.

  • Gabriel – Dice para ella misma.

El inmortal del fuego está más que furioso por castigar al demonio, como se atrevió a dañar a Iris de la manera en que se ve, solo le importa la destrucción de este malvado y estorboso demonio, sin importar si alguien del mundo humano se percate de su presencia.

  • Te encuentras bien – El inmortal tormenta junto al inmortal agua están a espaldas de Iris – Estas bien – Gritan.

Iris se queda viendo la escena que está en sus ojos, las imágenes de la desaparición de su madre la llenan de temor, tenía esperanza de que todo esto fuera un sueño, pero viendo como Gabriel intenta protegerla del demonio todo lo que ella temía esta delante de ella, su cuerpo se siente frio y temeroso.

  • Iris – Escucha la voz de Gabriel – Iris.

Iris no puede responder y es que no es que no lo desee pero su voz no sale de sus labios, las imágenes se muestran una y otra vez, su infancia, su adolescencia y sus padres de fueron como si jamás los hubiera tenido, es irónico que ella se sentir el ser más afortunado por tener a los mejores padres y ahora no tiene nada.

El inmortal del fuego al notar que no responde a su llamada le hace una seña a los dos inmortales que lo acompañan, los deja a cargo mientras este se asegura de que no le haya dañado más de como se ve, teme por la pequeña humana y por todo lo que vivió hace un momento, ellos no quisieron entrometerse entre los seres que estaban en casa de iris, solo le dieron su espacio aunque después de esa escena ella desapareció.

  • Iris – El inmortal fuego la sobre proteger en sus brazos – Iris respóndeme, dime que estas bien, di algo lo que sea.



MGRIZZ CASTILLO

Editado: 19.03.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar