Los Milicianos Del Miedo

CAPITULO2. LA PERCEPCION

La luz de la mañana dejaba ver el horror y verdadero desastre en que se encontraba la vieja casona. El joven Andrew no hayaba la manera de explicar aquel descuido inaudito en que se encontraban viviendo alli, a pesar de ser una de las familias mas acomodadas de la zona, ya que en su tiempo de juventud, Sir Anthony Hopkin habia recaudado incontables piezas de oro, producto de su esforzado trabajo como miliciano de la quinta republica. Ya toda esa epoca de esplendorosa fortuna habia pasado, ya Sir Anthony Hopkins no luchaba incansablemente espada en mano por sus ideales, solo el recuerdo de una epoca vivaz y glorificada existia en la mente de aquel viejo veterano miliciano.

Los Lyon se dedicaron a reestructurar la casona; se limpio, organizo y remodelo todo lo que fue necesario; los dias transcurrian embutidos en su afanosa tarea de volver a la vida aquella vieja estancia y que sus moradores, pudieran tener una estadia mas comoda en aquella vieja casa. Pero les fue dificil congeniar con Sir Anthony, pues era un alma vieja, errante y ensimismada, no permitia matices, todo era o no era, asi lo entendia el. Los Lyon vivieron momentos fuertes al tratar de enfrentar a este hombre rudo y debil a la vez en sus arcaicas formas de pensar, que no daban paso al modernismo ni a la comodidad. Sir Anthony Hopkins era un viejo de hueso colorado, dificil de llevar, los años ya habian hecho estragos en su fisico, su figura encorbada a pesar de medir mas o menos 1 metro 80, dejaba ver la sombra de lo que habia sido en tiempo anteriores. Regularmente vestido con el mismo uniforme y llevando su espada colgada a un costado, se negaba a abandonar aquella epoca donde vivio la gloria de ser un miliaciano. Continuamente recordaba esa epoca, cuando al mando de su equipo recorrio incontables lugares del pais, sometiendo aquellos pueblos donde reinaba la impunidadpue y fiel a la consigna del cuerpo miliciano " Como mija...? Quien llamo? Martha? ", esta consigna quedo grabada con letras de oro en la mente del viejo veterano.

No fue facil lidiar con ese personaje, hubo que valerse de muchas artimañas para lograr el cambio deseado en la vieja Casona, ya que Sir Anthony se negaba a que todos sus recuerdos enterrados en aquella vieja casa, fueran destruidos por el implacable paso del coleto y el desifectante. El joven Andrew acepto colaborar en cierta manera con el cambio requerido y fue asi como aquel dia, Salomon, Mershy y el joven Andrew se dedicaron en pleno al cambio radical de aquella vieja estructura, tanto asi que la noche los sorprendio aun quitando telarañas. Se empezaban a escuchar los grillos en la noche y los temibles insectos provistos de una especie de veneno que causaba mucha comezon al momento de hendir sus dientes en cualquier parte del cuerpo comenzaban ya a hacerse notar, pues la piel comenzaba a picar incansablemente producto del veneno. Fue alli cuando se dieron cuenta de lo tarde que era y luego de un baño extenso decidieron quedarse un rato mas hablando en el umbral del pequeño bosque, el cual aun no habia sido tocado por la pareja Lyon.

El Viejo Sir Anthony, como siempre de manera oscura,tenebrosa y silenciosa, se habia retirado a su habitacion despues de comer, quedando los tres personajes solos, en la oscuridad de aquel pequeño bosque, que no dejaba de crear cierto temor ante su oscuridad y frialdad. Fue mientras conversaban que el viejo Tin comenzo a ladrar, casi sin prestarle atencion, los tres personajes seguian sumergidos en su conversacion sin hacer mayor caso al viejo Tin.

Tin era un perro fiel a su dueño el viejo Sir Anthony, pero tambien muy amistoso con los demas, y es asi como estaba alli justo donde las tres personas conversaban. Es bien sabido que los perros tienen la capacidad de percibir lo que ni el ojo ni el oido humano puede, por tal razon, algo llego a la frecuencia de su oido, cuando de repente comenzo a ladrar incansablemente en direccion al pequeño bosque.

Fue cuando comenzo a ser bastante molesto el ruido que emitia con sus ladridos cuando Salomon, lo espanto alegando que no dejaba escuchar la conversacion. El viejo Tin se aparto, pero sin dejar de ladrar en la misma direccion.

- Salomon, algo debe haber alli que el viejo Tin no cesa de ladrar ( dijo algo abrumada Mershi)

- No le hagan caso, Tin es algo molesto, le gusta llamar la atencion (dijo el joven Andrew)

Pero Salomon, no era solo una persona comun, durante muchos años habia cultivado el don de percibir aquello que se encontraba fuera de nuestra realidad, de nuestra dimension; años en las montañas tibetanas guiado por lo monjes le enseñaron a descubir que tenia ese don y luego de muchos años de haberlo manejado, sabia muy bien cuando algun ruido provenia del mas alla, y en ese momento los ladridos del viejo Tin le dejaban en claro que algo no pertenience a esta frecuencia estaba haciendo presencia en ese momento. Salomon agudizo su oido y vision y a travez de la espeza oscuridad comenzo a percibir aquello a lo cual el Viejo Tin ladraba desesperadamente.

Mershi vio en la mirada de Salomon aquel brillo natural que presentaban sus ojos cuando alguna presencia extrasensorial estaba activa, la piel de Salomon subitamente dejo ver el erizo de sus vellos, Mershi lo supo entonces... percibia una presencia.



SUSEJ100%

#6535 en Thriller
#3654 en Misterio
#15170 en Otros
#2248 en Humor

En el texto hay: fantasmas, humor, misterio

Editado: 25.10.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar