Los Perfectos Inperfectos

MI PRIMER DÍA EN ESTA POCILGA.

CRIS

Mi hermana y yo estamos afuera de la casa de mi tía. En mi mente era muy lujosa y grande. Es grande pero de lujosa no tiene nada. Cora esta petrificada al lado mío. Nunca vi tanto terreno tan mal gastado. Mis tíos tienen mucha plata así que a mi parecer no tienen problema en convertir esto en una lujosa mansión. No entiendo por que lo tienen así. También logro ver una casa justo al lado de la casa de mi tía. Hasta esa horrible casa es mas grande que la de mis tíos. Luego veo acercarse a mi tía.

- hola chicos. Ya están grandes. Miren pueden ir a dejar sus cosas en la segunda habitación

- esa es una. Y la otra. No creo que dormiremos juntos. 

- si. Dormirán juntos y luego de hacer eso pueden ir a ayudar a su tio cesar con unas cuantas plantas. Esta atrás. 

Después de acomodar nuestras cosas en una habitación bastante pequeña para mi gusto. Voy a donde se encuentra mi tío cesar. Esta atrás arrodillado con una chica de rodillas. 

- Hola tío. - digo y el se da la vuelta al mismo tiempo que la chica. al menos tiene sirvienta, una muy bonita sirvienta. tiene pelo largo y negro. Con unos ojos marrones que jamás he visto y su cara no esta nada maquilladas como las demás niñas.

- oh Cris. Ella es Dana. Dana el es Cris mi sobrino. 

- hola. Podrías traer algo para tomar. - le digo con la mayor cortesía que me sale. 

- Disculpa?? No escuche ningún por favor - dice con fastidio muy evidente en su voz

- si, no tengo que pedirte por favor eres una empleada, te pagan por hacer esto - digo con obviedad a ello que ella suelta una risa sarcástica

- te informo que no soy ninguna empleada así que deberás traerte tu solito tus cosas. César ya pensaba que tenías un buen sobrino pero ya veo que me equivoqué.

- si soy un buen sobrino. Y si no eres una empleada que haces aquí?.

- ayudo a tu tío. Por qué tiene bastante familia pero nadie se digna a ayudarlo. - se da la vuelta para decirle algo a mi tío. - adiós cesar si necesitas algo ya sabes dónde estoy.

- adiós Dana gracias.

Luego mi tio pasa por al lado mío y entra a la casa. Entro detrás de el y va con mi tía y le dice algo al oído veo que mi tía cambia si cara sonriente a otra que no se parece nada.

- Cristopher. ¿Que pasó que Dana se fue?

- solo le dije que nos traiga algo para tomar. Y ella se enojo.

- ve a pedirle disculpas. De seguro  está en su casa. Te acompaño.

DANIEL

Estoy saliendo de retirar un libro de la biblioteca. Prometí enseñarle a Dana sobre las revoluciones y eso. Estoy leyendo lo que acabo de sacar cuando alguien choca conmigo y me hace caer junto a mi libro. Veo que esa persona también se callo y con todo lo que tenía en sus brazos.

- que te pasa - dice muy molesta la chica que se nota que no es de aquí. - fíjate por dónde vas. Mira me hisiste voltear todo lo que traje.

- disculpa. Lo siento mucho. - digo muy apenado pero luego digo - Disculpa pero tú no eres de aquí verdad

- obvio que no soy de esta pocilga.

Que descarada como se atreve a insultar a mi bello hogar.

- no es ninguna pocilga. Y te informo que aquí es mucho mejor que cualquier otro lugar 

- no. No hay ningún centro comercial. Y eso ya lo hace uno de los peores lugares del mundo.

- que aquí sea muy diferente gracias a dios a otros lugares. Lo hace mejor. Mejor me voy. Aquí si trabajamos.

La dejo con las palabras en la boca y me dirijo a mi casa con el libro para ayudar a Dana.

Llegó a mi casa le informo a mi papá que hoy tengo que estudiar por eso no puedo ayudarlo. Me voy a la habitación de Dana y María. Le digo a Dana que está acostada en su cama que ya podemos ir a estudiar.

- yo no puedo quedé con la tía en que voy a cuidar a María y Mario en un rato cuando ella valla a vender algunas cosas que ocupan lugar aquí. - dice Dana sin preocupación alguna

- Sabes cuando estaba saliendo de la biblioteca choque con una niña malcriada que solo piensa en comprar. Le dije unas cuantas verdades y me fui. Pero te juro que me dió rabia como insultaba al pueblo.

- Ahora que lo dices yo también me encontré con niño malcriado que solo piensa en mal gastar la plata y en no hacer las cosas por si mismo. Imagínate me llamo empleada. Solo por ayudar a César. Parece que es su sobrino. 

- nadie le dice empleada a mi primita pequeña.

Oímos el grito de María y Mario peleando en mi habitación y nos dirigimos ahí para ver cómo se peleaban por un juguete.

- ¿nosotros no éramos así verdad??

- no lo creo.

- que bueno por que sino me maldigo por dar tanto trabajo - dice ella agarrando a Maria. Vamos a la habitación de ellas y ella le dice algo al oído a mi hermanita.  

~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~~

Bueno ahora con el nuevo capítulo en el encuentro de cada uno de los personajes. Dejenme su opinión.

♪SOFI♪

 



sofi

#3844 en Joven Adulto

En el texto hay: viajes, hermanos

Editado: 14.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar