Love for ever

Capítulo 10: MITOS Y VERDADES

Julissa y Sebastián llegaron a Rossen, Luis llegó al instante, se había negado antes pero sabía que si algo le pasaba a Julissa, jamás se lo perdonaría. 
Julissa:Esta aquí(sonrió al ver su pulsera tirada en el piso).
Sebastián: ¿Enserio eres humana?.
Julissa: (la recogió y se la puso sonriendo) en las últimas semanas me han pasado tantas cosas que ya nada me sorprende, talvez soy una bruja como Luis. 
Luis: Lissa eso sería imposible, soy el último brujo con poderes sobre la tierra, y si fueras como yo te sería imposible ubicar un elemento inmortal.
Julissa: ¿Entonces que soy?.
Sebastián: Una humana con suerte, ahora repasemos el plan.
Luis: Lissa, averiguaremos que eres cuando regresemos a España y bueno quería ofrecerte una disculpa por lo que pasó esta mañana.
Julissa: No te preocupes Luis, ya pasó.
Sebastián: ¿Qué pasó en la mañana?.
Luis: Me pidió que la traiga con sus padres y la ignoré, esque no sabía las cosas que había soñado, tampoco que tiene visiones, lo ví muy peligroso pensar en traerla de regreso. 
Sebastián: Está bien Luis, no es momento para eso, solo tenemos que repasar el plan. 

*
Eduardo siempre cuidó de Julissa, fue el hermano mayor que ella nunca tuvo, siempre pensó que estando cerca tendría una oportunidad ya que estaba muy enamorado, pero sus sentimientos nunca fueron correspondidos, ahora está ahí, sentado esperando alguna noticia de ella, en el fondo sabe que quizás nunca vuelva a verla, pues dos semanas son bastante tiempo.

Eduardo: Le estoy diciendo que ninguno me responde las llamadas. 
Vargas: Se deben haber tomado un descanso, que se yo, quisieron estar solos.
Eduardo: Oficial, están desaparecidos, ¿Porque no me entiende?.
Vargas: ¿Cuánto tiempo pasó desde la última vez que los vió?.
Eduardo: Un día, ayer los vi salir en la mañana con una señorita y no llegaron a dormir al hotel.
Vargas: ¿Qué señorita?,¿La conoces?.
Eduardo: No, pero ellos iban tranquilos, pensé que la conocían.
Vargas: Tenemos que esperar 72 horas para darlos por desaparecidos. Antes no podemos hacer nada. 
Eduardo: Esque no podemos, ¿y si los han secuestrado igual que a Julissa?.
Vargas: Eduardo ve, date una ducha, descansa un poco, vamos a encontrar a Julissa y sus padres ya van aparecer. 
Eduardo: No iré a ningún lado, quiero hacer la denuncia por desaparición de los señores Mendoza.
Vargas: Eduardo, son 72 horas...
Eduardo: Se que existe la INSTRUCCIÓN 1/2009, que establece la obligación de recoger la denuncia de inmediato. En dicha denuncia, se recogerán cuantos datos fuesen necesarios para la localización de la persona desaparecida en el menor tiempo posible. Si oficial, se eso, así que haga válida la denuncia ahora mismo y que empiecen la búsqueda. Las primeras 72 horas son importantes ya que permiten extremar las medidas para encontrar a la persona  desaparecida. Entre otras cosas, porque es posible que aún este cerca del hogar o lugar de la desaparición.
Vargas: Bien, ahora mismo empezará la búsqueda. 

*
Julissa: Estoy asustada.
Sebastián: Tranquila, todo saldrá bien.
Julissa: ¿Y Luis?.
Sebastián: Fue por comida para ti.
Julissa: (sonríe)El siempre es tan bueno conmigo. 
Sebastián: (la mira)¿Y yo soy bueno también?.
Julissa: (asiente con la cabeza)Si , ambos y tú padre también.
Sebastián: Mi padre no quería verte y ahora hasta dejará que llevemos a tus padres con nosotros, jamás eh visto tanta bondad en el. 
Julissa: Es porque me parezco a Victoria, el no pudo salvarla, quizás cree que ayudándome la ayuda a ella.
Sebastián: Quizás, ¿Sabes que pensé la primera vez que te ví?.
Julissa: ¿Qué pensaste?.
Sebastián: Que eras una niña rica y engreída, llegaste al restaurante muy arreglada y mírate ahora estás vestida con mi ropa (sonríe).
Julissa: Es muy cómoda, creo que nunca te agradecí por ella.
Sebastián: No hace falta, creo que al principio no nos llevamos muy bien. 
Julissa: A pesar de eso me salvaste y dos veces. 
Sebastián: Tonta, si no te hubiera salvado estarías muerta, ¿Cómo podría vivir con algo así en mi conciencia para siempre?.
Julissa: No lose, con el tiempo se te hubiese olvidado.
Sebastián: Esas cosas no se olvidan, siempre duelen. No podía dejar que otro humano muera por culpa de ese maldito.
Julissa: ¿Hace mucho que conoces a Axel?.
Sebastián: Son casi dos siglos.
Julissa: ¿Y como se conocieron?.
Sebastián: Fue el peor escenario que te podrías imaginar. 


196 años antes - Noviembre de 1822

Sebastián: (estaba tirado en el piso ensangrentado)¿Quién eres?.
Axel: Soy Axel, Te has dado un golpe un poco feo, creo que no podrás levantarte.
Sebastián: ¿Porqué le hiciste eso a mi madre?, Ella es la persona más buena del mundo, eres un maldito. 
Axel: Se que aquí vive un tipo, se llama Rubén, lo estoy buscando ya dos años y ahora me vas a decir dónde está. 
Sebastián: No se de qué hablas. 
Axel: No me mientas, lo eh visto conversar contigo. 
Sebastián: ¿Qué es lo que quieres?.
Axel: Talvez no lo sepas, pero Rubén no es humano y tiene algo que mi jefe está buscando.
Sebastián:¿De qué hablas?.
Axel: Solo dime dónde está y me iré.
Sebastián: Dijo que iría a buscar comida hace dos días y no ah regresado.
Axel: ¿A dónde?.
Sebastián: No lose , no nos dijo (cerró los ojos completamente).

Sebastián se había desmayado por el golpe en la cabeza, no podía abrir los ojos pero sentía que la sangre que pasaba por sus venas le quemaba absolutamente todo el cuerpo, era un ardor interno pero soportable. 

Así pasaron dos días y el despertó, a su costado estaba Rubén.
Sebastián: Rubén, ¿Donde estoy?.
Rubén: Te traje a un lugar seguro. 
Sebastián: Mi madre, ¿donde está?.
Rubén: Lo siento muchísimo, ella falleció. 
Sebastián: ¿Donde esta?, Quiero verla.
Rubén: No podemos regresar ahí, nos matarían. 
Sebastián: ¿Quiénes?, Rubén mi madre te trajo a casa cuando te encontró tirado y ahora está muerta, ¿Tienes algo que ver con ese tipo?.
Rubén: Me buscan a mí, quizás quisieron asustarme. 
Sebastián: Ese tipo me dijo que no eras humano, ¿A qué se refería?.
Rubén: Sebastián le debo mucho a tu madre, por eso te salvé la vida y lo que te voy a decir ahora talvez no te guste pero...
Sebastián: ¿Qué pasa?.
Rubén: Sebastián ahora eres un vampiro.
Sebastián: ¿De qué hablas?.
Rubén: Soy un vampiro y te convertí a ti también, ahora eres inmortal y te aseguro que un día nos vamos a vengar de esos malditos. 
Sebastián: Rubén, ¿Te estás oyendo?, ¿Cómo que somos vampiros?.
Rubén: (le enseñó los colmillos) Créeme.
Sebastián: (se asustó)¿Qué eres?.
Rubén:Te lo contaré todo Sebastián, te cuidaré serás como mi hijo, te entrenaré y tendremos una comunidad propia para vencer a Miguel y Axel. 

*
Julissa: Lo siento mucho por tu madre.
Sebastián: No te preocupes, pasó hace mucho tiempo. Y quiero ayudarte, no quiero que pierdas a tu familia por culpa de Axel.
Julissa: Muchas gracias Sebastián, siempre me ayudas y yo no sé cómo pagarte. 
Sebastián: No tienes que hacerlo, no es tu culpa haberte cruzado en su camino. 
Julissa: Entonces¿Rubén no es tu padre?.
Sebastián: No, pero le digo así por todo lo que me ah enseñado. 
Julissa: Si, me imagino, oye y ¿cuántos años tienes entonces?.
Sebastián: Solo 22.
Julissa: (lo miró y sonrió) ¿y estancado?.
Sebastián: (sonrió) unos 196 años talvez.
Julissa: Es bastante tiempo.
Sebastián: Pues si, son casi dos siglos. 
Julissa: ¿Sebastián?.
Sebastián: Dime.
Julissa: No sé cómo preguntar esto...
Sebastián: Vamos, solo dilo.
Julissa: ¿Cómo es que se alimentan los vampiros?, Digo... En este tiempo no eh visto que coman nada, a excepción de Luis. 
Sebastián: Luis, claro su organismo es distinto al nuestro, nosotros solo bebemos sangre.
Julissa: ¿Solo sangre?,¿Humana?.
Sebastián: No bebemos sangre humana, solo de animales, es por eso que vivimos en la selva, además solo nos alimentamos una vez al mes. 
Julissa: ¿Puedes estar un mes sin probar sangre?.
Sebastián: Así es, no gastamos mucho en comida (sonrió).
Julissa: Bueno, tienes razón(sonrió)¿Es cierto que se queman con el sol?.
Sebastián: No, pero nos salen ronchas en todo el cuerpo, algo así como una alergia. 
Julissa: Al parecer hay muchos mitos que no son reales en las películas.
Sebastián: Es cierto, también somos visibles a las cámaras y tenemos reflejo.
Julissa: ¿Y tienen poderes?.
Sebastián: No tenemos poderes, pero si volamos, corremos más rápido y también tenemos más fuerza que un humano común. 
Julissa: Entiendo, ¿Y Luis también es inmortal?.
Sebastián: Preguntas mucho por el. 
Julissa: (sonrió) Olvídalo, hablaré con el cuando regrese. 
Sebastián: ¿Qué le dirás?.
Julissa: Solo le preguntaré lo mismo que a ti.
Sebastián: ¿Te gusta el?, Bueno se llevan bien, talvez...
Julissa: El es muy amable conmigo...
Luis: (ingresó a la habitación)Llegué, Lissa te traje ropa, tienes que probartela.
Julissa: (sonrió) No era necesario, pero gracias Luis.
Luis: Claro que si, no verás a tus padres con la ropa de Sebastián.
Sebastián: ¿Qué tiene mi ropa de malo?.
Julissa: Está bien, me la probaré.

Sebastián la observó sonreír y sonrió también, su cuerpo estaba reaccionando al verla y el no se estaba dando cuenta. 

Continuará...



Yovana Paredes

Editado: 23.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar