Más allá de las fronteras

Capítulo 4: la nueva normalidad 

En la universidad todo transcurrió a la normalidad profesores hablando sobre lo importante de las comunicación, las relaciones publicas la responsabilidad social el mercadeo etc. Y charlar con mis amigos que más puedo decir la normalidad de un día de universidad yo no soy alguien que tenga una vida extraordinaria y interesante soy alguien muy común. Al llegar a casa me atraganto la cena rápido y entro rápido a la computadora a ver que trabajos hay que hacer para al otro día y que lecturas tengo que adelantar pero como estamos a principio de semestre no hay nada así que me siento en la sala a ver televisión con mi hermana y después a ver una pelicula en el celular y a dormir.

Ya en mi habitación mientras me estoy quedando dormida, siento algo más extraño que la noche anterior, siento como mi alma se separa de mi cuerpo mientras duermo y cuando reacciono me vuelve el alma, pero esa reacción no es buena se siente un dolor indescriptible se te va la respiración y siente que todo tu cuerpo te duele tanto.

Al tocar la una de la mañana no soporto mi cuerpo es una sensación muy rara, tengo miedo de quedarme dormida y me esfuerzo con todo mi ser para no dormir, antes me había quedado despierta pero nunca hasta más de las dos o tres de la mañana; son las cuatro y siento como mis ojos me pesan y se cierran poco a poco y en un segundo me quedó profundamente dormida y cuando reacciono estoy otra vez frente ha este chico extraño y extremadamente guapo, en el momento que él se acerca a un centímetro de mí me quedo sin respiración y él se queda mirándome petrificado y veo como reacciona y me habla.

– Estas de vuelta.

– Sí le digo sin casi poder pronunciar una palabra ni siquiera el monosílabo más fácil del mundo, me intimida tengo que aceptarlo.

– ¿Me fui hace mucho? 

– No desde ayer me responde él.

En ese momento nos quedamos callados y nos vemos detenidamente el uno al otro en ese momento lo puedo analizar con tranquilidad y se que él estaba haciendo lo mismo conmigo era guapo y justo mi tipo creo que eso ya lo había dicho pero es en enserio parece modelo es ese tipo de chico exótico serio, reservado y misterioso es como un cofre cerrado que todas quieren abrir.

Al pensar en eso me di cuenta en lo poco detallista que soy siempre fue así mis compañeras de la universidad veían a un hombre y hasta se daban cuenta de cuantos lunares tenían, yo para nada solo miraba en general manos, ojos y sonrisa y hay paraba mi atención. trataba de tomar una fotografía de él en mi mente una que me lo recordará por meses, pero no podía sentía un dolor extraño en el estomago dicen que son mariposas pero parece más un cólico un dolor bueno pero al fin al cabo un dolor; como de desespero y valentía.

Pero tranquilos no los voy a dejar con la duda de como es él fisicamente él es … alto muy alto debe medir como un metro noventa, cabello negro ondulad, tiene ojos negros rasgados, una sonrisa que te deja sin aliento, unas manos como de príncipe y una mirada que me deja al desnudo que te deja indefensa cuando te mira.

– ¿Qué miras? me dice –  Me rio y digo no puedo creer que seas un sueño un efecto de mi imaginación tan activa yo sabia que no eras real.

– Él se ríe.

– No lo hagas por favor me digo a mi misma me intimidas con esa sonrisa.

– En serio me dice. 

– Si digo yo.

– Él dice creo que la que no es real eres tu, porque si fueras un sueño todos te verían y no solo yo, y creo que tu eres el efecto de mi imaginación, porque eres exactamente mi clase de chica ideal, creo que tanta insistencia de mi familia que me case me esta enloqueciendo en definitiva. 

– Entonces le digo estamos locos los dos y nos ponemos a reír un largo rato hasta que nos sentamos en unas escaleras que van al segundo piso del apartamento del él. – ¿Qué será lo que nos esta pasando? y ¿por qué? ¿quien será el culpable de esto?; será el destino o nosotros mismo y lo más importante como lo vamos a solucionar. Nos quedamos horas buscándole lógica a esta situación y posibilidades, pero no encontrábamos ninguna respuesta coherente a nuestras preguntas ¿cómo? ¿por qué? entiendo coreano en este sueño o como el sabe español, ni eso tan fácil tiene explicación. Después de buscar soluciones noto que él esta cansado porque bosteza y se le ven los ojos rojos.

– ¿Tienes sueño? le digo

– Si el me dice con una rapidez 

– Y me pregunta si yo tengo sueño y le digo que no… 

Él se para de las escaleras y las empieza a subir para su habitación yo no sabia si seguirlo pero la maldición que tenemos no deja estar lejos de él.

Al llegar a su habitación observo que es un lugar con colores neutros como el blanco, gris y el negro, es un espacio gigantesco para una sola persona, tiene una cama grande con una mesa de noche de lado a lado en una de las mesas había una lampara con un teléfono y en el otro una foto de un paisaje y muchos cajones, atrás del pie de la cama hay una ventana con un diseño muy raro.

– Estas muy callada me dice.

– Si estaba observando tienes una habitación con un estilo muy sofisticado y contemporáneo 

– Si, me gusta mucho la originalidad en todos los sentidos de mi vida, nunca me ha gustado lo común.



Keim

#17529 en Novela romántica
#8346 en Fantasía

En el texto hay: amor, amor adolecente, magia

Editado: 24.08.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar