May

PRÓLOGO

May.Otoño del año 2000.

Era de noche; la habitación estaba completamente oscura y la casa silenciosa. Lo único que se podía escuchar con claridad eran las pisadas provenientes del primer piso. Me encontraba aterrada y llorando en aquel momento: no sabía que hacer, así que, rápidamente, corrí hacía mi armario y me escondí.

De pronto, las pisadas se hicieron más fuertes. Podía oír el sonido de las escaleras crujiendo con cada paso que daba y sentí mi corazón palpitar cada vez más rápido. Con una mano tapé mi boca para que mis sollozos no sean escuchados y no revelar mi ubicación. El sonido de mi puerta abriéndose lentamente hizo que entrara en pánico e instintivamente cerré mis ojos.

   -“May?”- un susurro hizo que abra mis ojos de golpe y salí con cuidado de mi armario para no generar sonido alguno- “gracias al cielo estás bien, hija.”

   -“Papá…tengo miedo-dije susurrando de vuelta- “qué está pasando?”

   -“no lo sé…voy a ir a investigar, tú quédate aquí y si escuchas algún ruido, corre.”

   -“no me dejes sola…por favor…”

   -tranquila hija…todo va a estar bien, ¿sí? Solo…quédate en tu armario y no hagas ruido…”-dijo mientras me colocaba casacas encima para ocultarme entre las cosas.

Mi padre cerró la puerta con cuidado tras de él. En mi mente solo podía imaginar los peores senarios posibles y el miedo volvió a invadir mi cuerpo al escuchar el sonido de un jarrón rompiéndose.  

De pronto, escuché pasos: estaba subiendo la escalera. Cerré mis ojos cuando escuché lo que parecía ser el sonido de un arma al jalar del gatillo y mi puerta abrirse. Luego hubo silencio, fueron los 5 segundos más largos de mi vida, y justo cuando pensé que ya se había ido, el armario se abrió de golpe y la figura de una persona encapuchada apareció delante de mí. Me quedé congelada al darme cuenta de que la escopeta estaba prácticamente apuntándome.

Un ruido en la planta baja alertó al sujeto, el cual salió de mi habitación con prisa. Yo me sentí más aliviada pero preocupada al mismo tiempo. Con cuidado, salí de mi armario y gateé en dirección a mi puerta. Logré ver al sujeto bajando las escaleras, estaba completamente alerta a lo que ocurría en su entorno.

Cuando dejé de escuchar el ruido de sus botas bajando los 14 escalones, yo me acerqué más. bajé los 4 primeros gateando y empecé a buscarlo con la mirada. De un segundo a otro, me encontraba rodando por las escaleras dándome un duro golpe en la nuca contra el ultimo escalón. Completamente adolorida, coloqué mi mano derecha en el lugar y al verla pude ver sangre.  

Alcé la mirada y vi al sujeto bajando las escaleras lentamente mientras me apuntaba. Me puse de pie lo más rápido que pude, pero no fue suficiente. Me tropecé apenas lo hice y eso le dio ventaja. Con una mano, me agarró del cabello y lo único que logré hacer fue gritar de dolor. Lágrimas empezaron a brotar de mis ojos al sentir que cada vez lo jalaba más fuerte. Abrí mis ojos por impulso y lo primero que vi fue el jarrón favorito de mi madre, que yacía en el suelo hecho trizas. Con la poca fuerza que me quedaba, logré patearlo en la pierna y me soltó. Una vez en el suelo, me arrastré hacia el pedazo más grande que logré ver y se lo clavé en la mano cuando trató de jalarme de los pies. Me puse de pie con velocidad y traté de correr en dirección a la entrada, pero me sentía tan adolorida y mareada que me tambaleaba y tropezaba en el camino.

Seguí corriendo con todas mis fuerzas hasta atravesar la ya abierta puerta principal,pero no fue suficiente. Su mano me tomó del codo y empezó a jalarme en dirección al interior de la casa. De pronto, me soltó. Al darme la vuelta, vi al sujeto y a mi padre forcejeando y luego de golpearlo,salimos corriendo. Ya habiamos atravesado el jardín, cuando escuché un disparo y vi a mi padre caer lentamente al suelo con el cráneo lleno de sangre y con un enorme agujero que permitía ver cada parte de él. Me di la vuelta y cerré mis ojos al momento de escuchar un segundo disparo.



Elsa White

#2597 en Detective
#850 en Novela policíaca

Editado: 04.05.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar