Metalord Revolution

CAPITULO 158 LA BATALLA DE PRAYT (Parte 8)

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

Sobre lo alto de un tejado de una abandonada casa, El Vigidente Hamelín planto cara a cuatro personas de sospechosa actividad centrada en Rozuel Drayt. El primero se trataba de un aventurero denominado Terius, los demás, dos hombres y una mujer en sus 30, revelaban pertenecer al Reino de Galet, mejor conocido como el “reino de los No Magos”.

 

— ¿Quién eres tú y a que has venido?, Ratman –Pregunto desdeñosamente uno de los hombres integrantes del grupo.

 

—Mi nombre por ahora no tiene importancia –Aclaro Hamelín —Pero lo que si tiene, son las posibles razones de su presencia por estos lares, ustedes… ¿acaso están tras Rozuel Drayt?.

 

Tan pronto ese nombre resonó en los oídos de los cuatro, una leve reacción de movimiento en sus parpados fue percibida por el semihumano, que confirmaba sus sospechas. Además del incomodo silencio, ninguno contesto o alego contra la incógnita del Ratman.

 

—Era de esperarse, lo siento, pero no puedo permitir que se acerquen a él –Dejo en claro Hamelín

 

Una acción sospechosa se torna sobre el grupo, cada uno, con excepción de Terius, toma una pequeña botella que cabe entre dos dedos, contenía en su interior un líquido de color aguamarina. Los tres las consumen todo al mismo tiempo, un flujo de mana en su interior se hace manifestar en forma de aura y luego desaparece.

 

—“¿Qué acaban de tragarse?, el mana en sus propios cuerpo reacciono hacia aquel extraño brebaje” –Concluyo Hamelín en su mente —Preferiría no recurrir a la violencia, si se retiran de forma pacífi…

 

Una flecha es disparada desde una ballesta pequeña pegada en la muñeca izquierda de uno de los dos hombres de 30, interrumpe la petición del semihumano y las intenciones hostiles del grupo se dan al descubierto. El Ratman con agiles reflejo lo evade con facilidad, y es atacado por el segundo individuo que empuñaba una lanza mágica, quien se desplaza a un ritmo sobrehumano, pero el semihumano noto algo extraño en él.

 

—“Su manera de moverse, es producto de su velocidad aumentada por fortalecimiento mágico, pero no percibo tal fenómeno en él, eso es raro” –Percibió Hamelín en su atacante.

 

El artefacto punzante imbuido en mana, revela su punta mortalmente potenciada para penetrar armadura pesada, además de poseer la capacidad de producir daño por corrosión. Y por si fuera poco, la única muchacha del grupo, había realizado un gran salto con ágil movilidad para caer en picada sobre el Ratman, apuntándole con dos dagas mágicas imbuidas con fuego.

 

—“Ella tampoco exhibe el uso de Fortalecimiento, a pesar de estar moviéndose con una proeza que va más allá del límite físico humano, puedo sentir que sus cualidades físicas aumentadas son producto de un medio mágico, pero es ajeno a Fortalecimiento”-Noto el ojo audaz de Hamelín —De modo que serán por la vía violenta –Suspiro decepcionado el Ratman.

 

Con abrumantes reflejos, a Hamelín solo le toma moverse unos centímetros para evadir la letal lanza de su rival, en cuanto a su atacante fémina en el aire, sus rasgos de Ratman se hicieron relucir. Salto ágilmente y se situó a la espalda de ella, mientras la muchacha siguió aterrizando solo para terminar clavando sus puñales en el suelo del tejado.

 

 —Me temo que soy demasiado rápido para ustedes –Hablo el Ratman.

 

La mujer reacciona con intensa furia y ataca con sus puñales al semihumano situado en su espalda, quien se baja en el acto con suma normalidad sin recibir daño alguno. Dos de ellos intentan situarse a ambos flancos del Vigidente, sus intenciones era acorralarlo, pero el hombre de la ballesta no se movía de su lugar para apoyar a los demás, lo cual capto la sospechosa de Hamelín.

 

—“Ya me lo esperaba” –Pensó el Ratman.

 

Manos sobrenaturales surgen del suelo cerca de Hamelín, la intención de estas entidades eran sujetar sus piernas e inmovilizarle. Pero los desarrollados sentidos de percepción del semihumano, le habían permitido predecir tal jugada, cuando las manos iban a atraparle, el salto y las piso a ambas, solo para volver a saltar hacia atrás y tomar distancia.

 

—Puedo sentir la fluctuación del mana reaccionando en tu arma –Dijo el Ratman mirando al hombre de la ballesta pegada a la muñeca, quien había clavado su arma, una espada en el suelo —Eres quien invoco esas manos a través de ese artefacto mágico, ese es el poder de tu arma, y por el hecho de que no hayas convocado otro par desde donde me encuentro, puedo deducir, que supere su alcance máximo o solo puedes convocar un par a la vez.

 

La distancia entre el usuario del arma mágica de las manos invocadas y Hamelín, eran de dos metros y medio, pero basto para que el semihumano encontrara debilidades en su habilidad. El hombre de la ballesta, retira su arma del suelo y empuñándola en manos, se acerca lentamente para apoyar a sus compañeros.



Sylar

#861 en Fantasía
#1025 en Otros
#69 en Aventura

En el texto hay: reencarnaciones, armas de fuego, magia y aventura

Editado: 05.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar