Metalord Revolution

CAPITULO 164 INESTABILIDAD

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

—“Niels… Niels… Niels…”

 

Una voz de tono femenino pronunciaba su nombre, el esper flotaba en oscuridad, era incapaz de abrir sus ojos y a cada minuto un frio se extendía a todo su cuerpo.

 

— ¿Quién me habla?, no reconozco esa voz…

 

Su nombre era pronunciado con más fuerza, el volumen de esta aumentaba, pronto aquel frio en su cuerpo disminuía y su calor corporal subía  hasta estar en la condición más óptima.

 

—Me siento… bien…

 

Sus parpados se sentían pesados y eso le impedía abrirlo, pero de a poco esa sensación de pesadez estaba desapareciendo, empezó a moverlos y finalmente los abrió. Lo primero en observar era el cielo nocturno, y lo siguiente fue a Aleeza sobre su pecho, él se hallaba recostado boca arriba en el suelo.

 

—Estoy… ¿vivo?.

 

Recordó entonces que lo llevo a estar allí, un asalto cuyo agresor le golpeo varias veces sin piedad en el lado derecho de su abdomen, le había dejado un considerable hematoma con fuertes posibilidades de una hemorragia interna mortal. Pero ahora no sentía dolor, era extraño, porque recordaba el intenso dolor que padeció cuando fue golpeado numerosas veces en la misma zona.

 

Examino la parte donde fue golpeado, solo para descubrir que la hematoma que había quedado en el lado derecho de su abdomen ya no estaba, había desaparecido en su totalidad, sin marca ni nada, como si nunca hubiera sido herido en esa zona.

 

—No lo entiendo…

 

—“Niels… vivo… gracias… por… volver…”

 

Niels escucho nuevamente aquella voz, miro a los alrededores pero no vio a nadie, tan solo estaban él y Aleeza, pronto se percató de algo, aquella voz era la misma que le hablo en la oscuridad, pero no era solo eso.

 

—La voz… suena en mi cabeza…

 

—“Niels… ¿esta… bien…?”

 

Volteo hacia abajo mirando a la serpiente de anillos morados, quien le mirada haciendo un gesto que describía estar en confusión, el esper llego a una conclusión sobre la procedencia de aquella voz.

 

—Aleeza… ¿eres tu quien me está hablando? –Pregunto él abrumado.

 

—“Si… Niels… ¿esta… bien?”.

 

El Esper estaba más que sorprendida, su perplejidad no tenía comparación, aquella fiel compañera escamosa se estaba comunicando con él con palabras, de manera telepática.

 

—No lo entiendo, ¿cómo es posible?.

 

Observo entonces la presencia de partículas de energía sobre la zona de su abdomen donde alguna vez hubo alguna herida, dichas partículas también estaban sobre la palma de su mano.

 

—Esto es… Psi, pero no es el mío, ya que el brazalete bloquea mi poder –Concluyo Niels.

 

Haciendo una observación más notoria y mediante “Sincronía”, aquellos rastros de Psi en partículas procedían de las escamas de Aleeza, del interior de su boca percibió una pequeña concentración en torno a sus colmillos. Su amistad animal no era alguien ordinario, era una serpiente mutada a través de ciertas exposiciones a una radiación procedente de Espers.

 

— ¿Podría ser que…? –Se preguntó en voz alta.

 

Le pregunto a Aleeza que sucedió con la herida, más asombrado dejo a Niels tras oír que la amistosa serpiente inteligente fue la responsable de curar su aflicción, pues había clavado sus colmillos sobre la parte lesionada. Es aquí donde la intuición del joven esper sale a relucir, pensó entonces que lo que Aleeza hizo fue posible gracias al Psi que poseía, ella era una forma de vida animal con poderes ESP semejante a un Esper.

 

La existencia de animales con la capacidad de manipular el Psi no era algo insólito, existían, pero eran pequeños casos que en su mayoría trataba con animales domésticos, ya fueran perros, gatos e incluso algunos tipos de aves. También se han sumado algunos animales “mutados” como el caso de Aleeza.

 

Los animales a diferencia de un ser humano, al no poseer una capacidad de razonamiento semejante, en el mayor de los casos son propenso a utilizar sus habilidades ESP de manera involuntaria. Las normas internacionales establecidas por la ONU han dictado que las formas de vidas salvajes con capacidades de psi, deben ser confinados en reservas naturales bajo estricta observación. En el caso de mascotas domésticas, se les obliga a usar un collar que inhiba su poder ESP.

 

—Aleeza… me salvaste la vida, nuevamente.

 

Niels no pudo evitar abrazar a su fiel amiga y expulsar lágrimas de sus ojos, pues tales gestos benevolentes, jamás pudo experimentarlo en su propia gente, en su propia raza.



Sylar

#1425 en Fantasía
#1739 en Otros
#144 en Aventura

En el texto hay: reencarnaciones, armas de fuego, magia y aventura

Editado: 05.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar