Metalord Revolution

CAPITULO 194 LA PLATICA DEL DRAGÓN OSCURO CON EL SEÑOR S

 

 

PERSPECTIVA: Tercera Persona

 

—Puedes llamarme “Señor S” -Se presento bajo aquella identidad —Platiquemos, oh, gran Myldark, señor dragón, “Acero de las Sombras”.

 

—Ahórrate los halagos -Expreso el dragón oscuro su descontento ante la pronunciación de tales títulos.

 

—Solo pretendo satisfacer esa parte de ti, aquella que resplandece del orgullo de un dragón.

 

—Ya no me interesa alimentar una vanidad del pasado, quien antes he sido, ha quedado relegado en un tiempo olvidado.

 

—Como desees…

 

La entidad sombra se pone de pie y levanta su brazo derecho señalando con el dedo índice el oscuro abismo del cielo.

 

—¿Qué se supone que hay arriba?, tan solo veo oscuridad y nada más.

 

Pero aquella oscuridad pronto materializa una forma esférica, como una bola de cristal gigante flotante, manteniendo su flote en tinieblas que hasta el ojo de un dragón le costaba ver entre tal penumbra.

 

—Todo este “plano”, empezó por eso… -Señalo el señor S a la forma esférica.

 

La gigantesca bola de cristal manifiesta recuerdos de Rozuel Drayt, aquella parte donde se enfrenta a un monstruoso Comandante Templario Frederic, siendo herido por este por una puñalada seria en el estómago. Una fuerza desconocida repele al Templario inhumano y salva a Roz, elevándole, desatando una explosión y haciendo desaparecer al mismo Trotamundos, junto a una malherida Riha, su compañera Lupian. Acto seguido, deja de transmitir imágenes y queda inactivo.

 

—Lo recuerdo, aquella fuerza era ajena a la magia, ¿qué fue eso?.

 

—Ya deberías saberlo a estas alturas del partido, aquello fue un fenómeno producto de una gran acumulación de PSI o energía ESP, como gustes llamarlo -Declaro la entidad.

 

—¿PSI?.

 

El dragón oscuro ya había observado tanto la existencia como el origen del Psi, el nacimiento de los Esper, en todo el recorrido que llevo como un especto en dicho “plano”.

 

—Incluso tu actual portador, está directamente relacionados con ellos.

 

Rozuel Drayt, quien posee actualmente la armadura que alberga los últimos vestigios de su existencia espiritual, era en sí, un Esper.

 

—Un Trotamundos, como los llaman en tu mundo natal -Dejo en claro la entidad.

 

—Siempre he sabido de la existencia de los Trotamundos, pero nunca me llamaron la atención, los consideré solo otros incordios humanos de un mundo diferente, pues nunca supe cómo eran las tierras de donde procedían originalmente -Manifestó el dragón oscuro de manera reflexiva —¿Acaso todos los Trotamundos provenían de un mundo como el que acabo de ver?, ¿este plano acaso es donde ellos provienen realmente?.

 

—Si, y no.

 

—¿Qué clase de respuesta es esa?, ¿o es un “si” o un “no”?, se más específico -Exigió Myldark.

 

La bola de cristal vuelve a transmitir imágenes, pero no eran recuerdos, eran más bien una representación gráfica de una cabeza humana, mostrando a profundidad el cerebro.

 

—El cerebro es una genuina pieza de ingeniería orgánica, todos los que hacemos, recordamos, pensamos y sentimos, es gracias a esta frágil pieza cuyo daño mínimo, podría garantizar resultados con consecuencias fatales que repercutiría en disminuir nuestras capacidades físicas o mentales -Expuso el señor S —Claro que, los que poseen una regeneración celular única, son excepción a ese trágico desenlace, ustedes los dragones son como los demás seres vivientes, poseen un corazón e incluso un cerebro, desarrollado y evolucionado a su manera.

 

—Tsk… no entiendo a qué quieres llegar con esto, hablas puras cosas sin sentido -Myldark comento con un tono desdeñoso —¡Ve al grano!.

 

—El cerebro también es responsable del subconsciente, para ser más claro, todos los recuerdos que almacenamos y los sueños que tenemos -Explico el señor S —Todo este “plano”, es una anomalía, producto de la “Fuerza de Psi” a la que Rozuel Drayt fue expuesto en “La Zona Prohibida”, ¿recuerdas lo que dije?, “te encuentras en una forma de subconsciente entremezclada”.

 

El subconsciente en el cual se encontraba, combinaba en parte los recuerdos del Trotamundos con su mundo de origen, con el alma de Myldark, podría decirse que la esencia del dragón oscuro actúa en si una forma de “subconsciente”. El fenómeno electromagnetismo de Niels Becquerel, el Esper procedente del cubo de Navum, causo un choque de subconscientes, una unión anómala entre el alma del dragón con recuerdos del mundo de origen de Roz.

 

—Pero estos recuerdos, son construcciones forzadas, no detallan con total exactitud el mundo de origen -Declaro la entidad —Dime, ¿qué fue lo primero que observaste al llegar allí?



Sylar

#868 en Fantasía
#1035 en Otros
#74 en Aventura

En el texto hay: reencarnaciones, armas de fuego, magia y aventura

Editado: 05.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar