Metalord Revolution

CAPITULO 209 CONTACTO INESPERADO

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Con los aventureros derrotados (y los que deje vivir marcharse), el único hombre de confianza de Adil entre nosotros se dispuso a invocar un espírano para notificar a los rebeldes cercanos, quienes se acercarían trayendo consigo varias carretas para tomar tomo lo valioso que tuviera el puesto militar. Por fortuna, el traidor no era aquel que contaba con el espíritu familiar necesaria para llamar al resto de compañía (aquello sí que fue una suerte).

 

Todos los recursos del puesto serian tomados, el asalto por lo tanto ha sido completado, ha habido obstáculos, y una inesperada revelación entre las filas del grupo al que me dispongo a brindar mi ayuda. Tan pronto como el resto llego, el traidor fue amarrado en pies y brazos con más de dos pares de sogas, con dos guerreros de Adil cerca suyo y con sus armas en alto, en sus rostros se observa decepción en torno al traidor.

 

Mientras tanto, me tomé el tiempo de recoger el “escudo bunker”, tomándome alrededor de 17 minutos el retornarlo a su forma de canica, además, recogí de paso, todo armamento y armaduras de material metálico del cadáver de los asesinados aventureros, nunca está de más llevar metal extra como botín. Con todo listo de mi parte, me ubique en la parte trasera de una carreta junto a Riha y Crok, para cuando partimos el sol estaba empezando a ocultarse, todas las cosas de valor del puesto militar a medio armar ya fueron tomadas por los rebeldes (incluido de los cuerpos eliminados de los soldados), ya no teníamos nada que hacer aquí.

 

—Esto cuenta como una misión completada, ¿verdad? -Un complacido Crok expreso.

 

—Uno de varios, si esto se enfoca en una guerra de guerrilla, quien sabe cuántos de estos asaltos debemos repetir para debilitar al otro bando -Supuse de mi parte.

 

—Hmmm… son muchas operaciones a futuro para lograr un degaste efectivo sobre el enemigo -Concluyo el hombre amazona.

 

—¿Qué no los rebeldes han recibido una considerable cantidad de nuevos reclutas desde hace unos cuantos días?, ¿no debería eso servir de algo?.

 

A media semana de la muerte del Muhaqdad Yusuf, el número de seguidores aumentaron las filas de los rebeldes, aunque ya existían gente disgustada con la política Afigad que se ha unido a dicha insurgencia por los factores desfavorable vividos en la sociedad. La muerte de un Muhaqdad, alentó a muchos de aquellos oprimidos a animarse a tomar las armas y unirse directamente a la causa, en lugar de solo animar a los que luchaban y brindar su apoyo indirectamente.

 

Las razones detrás del porque estos sucesos eran más que obvias, cuando se disparó a modo de rumor la muerte de uno de los tres Muhaqdad, eso más que impresionar, dejó boquiabierto a casi todo los que los oyeron. Cuando se confirmó (nuevamente como un “rumor”) que los responsables de la muerte de dicho Muhaqdad fueron los rebeldes, entonces la confianza en torno a dicho grupo aumento, si tenían la fuerza suficiente para eliminar a uno de los tres líderes militares más poderosos del reino, ¿por qué no apostar entonces por un potencial camello ganador?, más si puede sacarte de las horribles condiciones que el actual régimen impone.

 

Tales anécdotas no son conjeturas mías, algunos de esos “seguidores nuevos” lo confirmaron, por lo visto, Muer Afigad y su sequito trataron de ocultar la muerte de Yusuf, pero al final termino filtrándose como un “rumor” que no dudo en volverse verídico para quienes eran oprimidos por ellos.

 

—¿Crees que esos nuevos “reclutas” sean confiables? -Pregunta Crok.

 

—También me planteo la misma duda, Roz, después de lo sucedido hoy, no podemos ni siquiera darles la espalda a los guerreros de ese tal Adil -Manifestó la Lupian.

 

La loba y el hombre amazona tenían un fuerte punto, los traidores están por donde menos te lo esperas, Adil tendrá que responder por esto de una u otra forma, es una cuestión vital y seria que debe plantarse cuanto antes.

 

__________________________________________________________________

 

Corazón del Oasis – Medianoche…

Tras nuestro regreso, los hombres de Adil se encargaron de bajar todo el cargamento saqueado, obteniendo desde medicina, armas, comida, algo de dinero y utensilios pocos útiles como plumas para escribir junto a tinta y pergaminos en blanco (concluyo que quizás lo usarían para registrar sus actividades). Lo que llamó mi atención, era la esfera de cristal que tenían consigo, era igual al que obtuve del cuerpo de Yusuf y también el que llevaba aquel semihumano Kamodo, tal objeto no era una coincidencia.

 

Se localizaron también otros puntos de interés del bando rival con recursos para asaltar, del cual acudieron otros grupos de guerreros rebeldes, utilizando el factor sorpresa de su parte, consiguieron eliminar a los objetivos apostados y saquear dichos puntos. Por supuesto, hubo bajas, se perdieron al menos unos 19 guerreros rebeldes en total, a consta de reducir unos 60 soldados del enemigo, parecería una victoria del bando insurgente. Pero los números de las fuerzas de Muer Afigad son más que bastantes.

 

Considerando que 60 para ellos es nada, de nuestro lado cada guerrero es un recurso valioso debido a la inmensa superioridad numérica del enemigo, además lo saqueado en dichos puntos de interés apenas se podrían considerar sobras. Si se siguiera con estos resultados a futuros, nosotros perderíamos más con el tiempo, ya que el enemigo tiene la ventaja económica y poco le costara reponer recursos perdidos. Sin embargos a los rebeldes, aun con el reciente incremento de “reclutas”, siguen siendo una cuota de ganancia baja, y aun está el tema de los potenciales traidores.

 

Me separé de Riha y Crok de momento, les dije que descansaran, pues yo tenía un asunto pendiente, me encontraba caminando con prisa dentro del salón principal del Corazón del Oasis. Cruzo una puerta que da con unas escaleras hacia abajo, llevándome a un pasillo iluminado por numerosas antorchas colocado sobre soportes en las paredes, varias puertas se hallaban a los alrededores, cada una con una habitación que albergaba un esclavo en su interior (y había una para los guardias que vigilaban el lugar durante la noche). Alguna vez, fue el sitio en donde Riha y yo, éramos obligados a dormir en la misma condición que la mayoría de los presentes en este pasillo.



Sylar

#876 en Fantasía
#1044 en Otros
#69 en Aventura

En el texto hay: reencarnaciones, armas de fuego, magia y aventura

Editado: 13.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar