Metalord Revolution

CAPITULO 227 ALQUIMIA & DESGRACIA

 

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Cuando la victoria parecía tan sencilla, era difícil no esperar que las cosas no salieran tan fáciles en la mayoría de los casos, por mi propio descuido baje un momento mi guardia y luego fui atrapado. Con un brazo escamoso de tamaño desproporcional consiguió atraparme y con alas de dragón alzo vuelo, alejándome del resto y de un disparo seguro de Crok.

 

—“Fui estúpidamente tan descuidado…” -Pensé criticándome a mí mismo.

 

Cancelé la “Materialización” del VCI cuando creí que la victoria estaba definida, no… lo cierto es que también había otro motivo, la Dalhani no lo sabía, pero ella ya mostraba indicios de alcanzar el límite de la cantidad de mana que podía transferirme, ella disimuladamente trataba de ocultar el cansancio evidente en su rostro y jadeos silenciosos. Tal trasferencia convierte su cuerpo en un conductor y a la vez le desgasta físicamente como un esfuerzo físico de cierta intensidad, cuanto mayor era la cantidad de mana que debía transmitir, mayor era ese esfuerzo al que era sometida.

 

Podría haber continuado manteniendo el VCI, pero me arriesgaba a que la propia líder espiritual de los Qusatjiat colapsara y en el peor de los casos el sobregasto físico lo terminara dejando en un estado crítico. No era una maga, era un recipiente viviente de mana, por vasta y casi infinita esa cantidad, compartir ese poder mágico conlleva a someterla físicamente a presiones como si cargara varios pesos imaginarios a la vez, pero físicamente reales para su cuerpo. Me arriesgue entonces.

 

Di por seguro que era nuestra victoria cuando el disparo partió en dos a Alnayits en su forma de dragón, al verse estrellarse y hundirse en la arena, tuve que arriesgarme a aceptar que había sido derrotado y permitir cancelar la “Materialización” del VCI por la propia seguridad de la Dalhani y ese fue mi error. ¿Habría estado bien mantener más tiempo el vehículo de guerra?, si el costo fuera la salud de la propia líder espiritual de los Qusatjiat, ¿habría repercusiones en consecuencia por haber explotado su don hasta el punto de dejarla en un estado preocupante?.

 

—“Ya no puedo pensar en ello, ahora debo enfocarme en liberarme”.

 

El investigador se detiene a una altura de 700 pies (213 metros del suelo), equiparme con Intense Iron y aterrizar a tal distancia debería poder resistirlo, aún recuerdo que aterrice a una altitud semejante la última vez (hechos ocurridos en la fortaleza Hasr). Por supuesto, en aquella ocasión caí sobre un tipo quien en parte sirvió de amortiguador, tanto la armadura como su cuerpo evitaron que nada de la fuerza de impacto de tal altura me afectase. Estaba a punto de equiparme con Intense Iron, cuando siento que algo anda mal.

 

—“Mi cuerpo… ¿por qué se siente tan fatigado?”.

 

Un cansancio repentino repercutió sobre mí, casi podría decir que se manera semejante a la Dalhani, y entonces lo comprendí, incluso un esper que utilice demasiado PSI el cual es obtenido de una fuente ajena, debería poder agotarse sin importar la vasta cantidad que posea. Anteriormente materialice un mortero, apenas debió sentirse tal cansancio, pero ahora invoque todo un vehículo entero militar avanzado, pues la diferencia de época entre ese mortero y el VCI eran de varias décadas.

 

Mi cuerpo originalmente solo posee una cantidad minúscula de energía ESP, cuando me convertí en un EVO, quizás tal reserva haya aumentado un poco, pero eso no significa que mi aguante a utilizar grandes cantidades de PSI vaya también a aumentarse.

 

—“Llegue a mi limite” -Concluí con frustración.

 

Ahora lo noto incluso con más detalle, mi propio PSI se encuentra en un estado muy limitado, y mi organismo ha alcanzado una cuota considerable en su utilización, en resumidas cuentas, fatiga biológica por exceso de uso de mis fuerzas esper. Equiparme con Intense Iron solo hará que en el proceso termine retirándose involuntariamente o dejar mi cuerpo entumecido e inmóvil por tal cansancio.

 

—“Estoy acorralado” -Expuse en mis pensamientos con inquietud.

 

El maldito Muhaqdad acaba de someterme en mi peor momento, francamente no podía depender de mis habilidades ESP, la armadura Intense me envuelve con magia, pero su activación es sostenida por una pequeña proporción de PSI. Ahora mismo solo poseo lo suficiente para equipármela, pero entonces mi reserva restante llegaría a cero y empezarían los problemas para mantenerla y luego está el tema de arriesgarme a quedar inmóvil temporalmente. Mi cuerpo le tomara una hora entera producir una cantidad mínima necesaria para tener una función optima de mis capacidades, pero igual mi organismo requeriría descansar también.

 

—No es necesario ponerse a la defensiva, admito mi derrota, Trotamundos Rozuel Drayt -Declaro el investigador.

 

—¿Tu derrota? -Replique confuso.

 

¿Me estás diciendo que se rinde?, es difícil de creer, cuando de manera imprevista me ha atrapado y llevado a tal altura a la fuerza.

 

—No me crees, y no puedo culparte, tengo una razón para haberte traído hasta aquí, lejos de los demás -Aclaro él —Lo cierto es… que, si hubiera sabido antes con toda certeza de que eras un Trotamundos, quizás… ni siquiera habría sido necesaria nuestra confrontación, me habría rendido incondicionalmente ante ti.

 

Tal confesión, ¿¡lo está diciendo en serio o es otra de sus artimañas!?, al descubrir mi identidad como Trotamundos, ¿de repente se le vino tal cambio de mentalidad?, no podía creerle para nada.

 

—Después de todos problemas con el sumar de los intentos de matarme, ¿¡crees que te voy a mostrar tan misericordioso para perdonarte!? -Le aclare con iracundo tono —Te lo dije antes, y te lo vuelvo a repetir, ya escogí que hacer contigo, ¡DESTRUIRTE!.



Sylar

#876 en Fantasía
#1026 en Otros
#66 en Aventura

En el texto hay: reencarnaciones, armas de fuego, magia y aventura

Editado: 13.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar