Metalord Revolution

CAPITULO 28 EL SABOR DE UNA TRAICIÓN PLANIFICADA

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Tomado por sorpresa, mi propio compañero me había inmovilizado con su habilidad para crear hilos mágicos de sus dedos.

 

— ¿¡Que significa esto!? –Pregunte enojado a mi presunto “compañero”.

 

—Significa, que todo salió según lo planeado –Contesta él con un rostro maquiavélico que denotaba malicia.

 

—Debí suponerlo… era tan obvio.

 

—Cierto, al final tuviste la razón siempre, que pena que tu guardia no estaba a la altura de tus sospechas.

 

Por más que lo intentara, no podía liberarme, este infeliz me tenía justo en la palma de su mano.

 

—Empiezo a creer que había un “poco más” en esa historia de bandidos y estafas sobre esos sujetos que nos emboscaron –Agregue yo.

 

—Jejeje, muy perspicaz, es cierto, antes de ser aventurero, yo solía ser un pirata, asaltando a diestras y siniestras con mis camaradas del mar a todo pobre diablo inadvertido –Afirma Mendel.

 

— ¿Y qué te hizo dejar de ser pirata?, ¿una flecha en la rodilla? –Pregunto en un tono bromista.

 

—Ya quisiera, pero no, todo se resume en un asalto, habíamos robado un navío mercante cuya mercancía estimaba un valor cercano a 400 mil Bals, asesinamos a todos los tripulantes del barco para no dejar testigo alguno y nos fuimos con el botín, pero… sin darnos cuenta en el anochecer habíamos sido interceptados por un barco de guerra volador Templario.

 

En este mundo la magia y la tecnología habían logrado alcanzar el suficiente desarrollo para crear embarcaciones voladoras, dado a que los barcos voladores son más costosos que los comunes, de allí que la mayoría usen los normales.

 

—Tratamos de huir… pero sus cañones mágicos fueron demasiados para nuestra embarcación, llamas devoraron casi por completo a todo el barco, nos estábamos hundiendo, creíamos que sería nuestro fin… –Relata el mago calvo traidor.

 

—Pero no fue para ti –Dije yo.

 

—Exacto, para cuando abrí los ojos ya era de día, me alegre al ver que no estaba muerto, mire a mi alrededor y de algún modo el barco había logrado llegar a chocar contra la orilla de una playa, solo quedaron sus restos.

 

—¿Y qué hay de tus compañeros?.

 

—Pocos de los cuerpos que llegaron a la orilla estaban sin vida, era el único vivo, ¡no… no es cierto, jaja!, la verdad es que otros dos habían sobrevivido, pero los mate, aunque luego tras un tiempo descubrí que un tercero sobrevivió, ahora intenta darme caza contratando a matones para que hagan su trabajo sucio.

 

—Que novedad, ¿por qué lo hiciste?, traicionar a los tuyos.

 

—Así como parte del barco llego a la orilla, también lo hizo una pequeña porción del gran botín de los 400 mil Bals, siendo exacto unos 15 mil Bals.

 

—Déjame adivinar que paso después, con la “horrible” experiencia vivida, tomaste el dinero e iniciaste una nueva vida como aventurero.

 

—En parte, pero antes de eso me tope con una subasta del bajo mundo, allí descubrí la llave y su historia en relación con los cofres del reino de Valkarian, por desgracia no tuve la suma necesaria para hacerme con ella, por lo que tuve que ideármelas para matar al comprador para tomarla, fue problemático, pero logre mi cometido.

 

— ¿Acaso 15 mil Bals no te bastaban para hacerte una vida “feliz”?.

 

—Soy codicioso, con los fastidiosos ataques de los matones contratados por mi “ex-compañero de mar”, 15 mil Bals no me alcanzan para darme la vida lujosa que necesitaba, pensaba en grande para mi retiro y esa llave era la respuesta.

 

—¿Y porque te volviste un aventurero?.

 

—Necesitaba un nuevo “oficio” que me brindara lo medios necesarios para mi búsqueda, además de sustento extra, el dinero que tenía no era infinito y no quería malgastar más de lo necesario hasta encontrar algún cofre. Paso un buen tiempo… diría un año, subí de rango y luego ese día llego, ante mis ojos vi un encargo cuya recompensa era exactamente lo que buscaba.

 

—Tenías lo que querías, hallaste lo que buscabas, ¿por qué involucrarme en esto?.

 

—Bueno… comencé a pensar en cómo hacerme con ese cofre, hacerlo por la fuerza estaba fuera de lugar, tendría que pelear contra todo el gremio que es donde guardan las recompensas de cada encargo y obviamente no tendría oportunidad de hacer eso, entonces llegue a la conclusión de que mi única opción era cumplir con este trabajo de forma legal.

 

—Sigo sin entender que pinto yo en todo esto…

 

—La razón, son dos motivos.

 



Sylar

#863 en Fantasía
#1053 en Otros
#71 en Aventura

En el texto hay: reencarnaciones, armas de fuego, magia y aventura

Editado: 05.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar