Metalord Revolution

CAPITULO 146 EL ORIGEN DE DNURKE

 

 

PERSPECTIVA: Douglas

 

Al separarnos, ese chico Rozuel junto a la Sargaria y el Enano estuvieron por su cuenta, estoy perplejo al ver todo lo que pasaron durante ese tiempo. ¿Qué es esa cosa gigante?, su voz es la misma que la que salía en los cristales de Navum, ¿es el líder de todo esto?, ¿una especie de golem gigante parlante?.

 

—Suena absurdo, tan irreal pero… no debo desconcentrarme –Reflexione entonces.

 

Debo centrarme en la razón del porque estoy aquí, veo a un montón de personas y Sargarios en pésimos estados, sin duda fueron prisioneros liberados. Los que estuvieron cautivos por el ejército rojo, entonces “él” debe estar entre ellos, debo buscarle cuanto antes.

 

— ¿Dónde te encuentras?, por favor… que aun estés vivo… -Suplicaba en mis pensamientos.

 

Busque entre los prisioneros humanos, no veía su rostro en ninguno de ellos, ¿no está aquí?, ¿y si está encerrado en algún otro lado?, tengo que hallarle, no puedo permitir el perderlo también, es la única familia que me quedaba.

 

— ¿Dónde estás Dario? –Deje salir tal pregunta en voz alta mirando a los alrededor entre los diversos presos liberados.

 

Mientras seguía buscando, un Sargario de repente me llama y se acerca a mí.

 

—Disculpe, ¿acaba de decir “Dario”? –Pregunto el semihumano.

 

—Sí, ¿por qué lo preguntas?.

 

—¿Es usted el señor Douglas?.

 

—¿Qué?, ¿cómo sabes mi nombre?, ¿acaso tu… conoces a Dario?.

 

—Había un humano aprisionado junto a nosotros llamado Dario, él me pidió como un favor personal que le entregara esto a un tal “Douglas”.

 

El Sargario toma de su pantalón un collar de plata, el adorno unido por dos pequeñas cadenas plateadas tenía el aspecto de dos niños y una mujer tomado de las manos como una familia.

 

—Unos Golem se lo llevaron  pero antes de partir, se acercó a mí, me entrego esto y me pidió ese favor, me dijo “gracias” y se marchó con una sonrisa –Declaro el semihumano entregándome el collar.

 

Apreté mi pecho al sentir un fuerte golpe en mi interior, un repentino malestar, este collar era de él, de Dario. Hasta el último momento tú, nunca perdiste la fe en que vendría por ti, confiaste nuestro preciado tesoro en un desconocido que ni era humano, solo para poder entregármelo a mí, ¿es tu forma de despedirte?, hermano…

 

—Dario… -Replique su nombre con aflicción y caí de rodillas —Gracias… muchas gracias… -Fue mi agradecimiento para el Sargario que hizo posible que esto llegara a mi manos e inevitablemente no pude evitar derramar una lagrima.

 

__________________________________________________________________

 

PERSPECTIVA: Rozuel Drayt

 

Observe a Douglas arrodillarse frente a un Sargario, sujetaba con un rostro melancólico algo entre manos, opte por no intervenir, pues sentía que era innecesario. Mientras tanto le explique a Mecil Devon sobre nuestro hallazgo, pero evitando contar sobre el origen Trotamundos tanto de Pirer como mío, ya era bastante que Creik lo supiera.

 

Le describí a Pirer como una existencia única, un golem con consciencia creado por algún inexplicable fenómeno mágico, de esa manera su identidad como una máquina de otro mundo se mantendrá oculto. En cuanto a ellos, al ver al Sargario Syhér solo, me entere entonces que Rahul y Pitt habían muerto, asesinados por un golem, del mismo modelo con el que elimine haciendo uso del rifle Gauss.

 

—Un golem inteligente… ¿capaz de convertir humanos e incluso semihumanos en golems?, en verdad suena increíblemente absurdo –Opino Mecil tras escuchar mi explicación.

 

—“Aparte de tener las pruebas ante tus ojos, sigues dudando de lo que es verídico, la humanidad de Avalia es realmente bastante estúpida” –Hablo la IAC.

 

Su voz se hizo escuchar ante todos los presentes, los prisioneros liberados expresaban temor y odio a la máquina, en cuanto a los aventureros, era puramente asombro.

 

— ¿Un golem consciente?, que existencia tan aterradora –Comento Camira.

 

—Hmmm… pero ahora que ha sido vencido, ya no supone ninguna amenaza para nadie –Dijo Ars el sujeto que cubría su cabeza con un yelmo.

 

Con los prisioneros liberados y Mecil como el resto de los aventureros aún vivos en el lugar, se ponía en marcha organizar a todos para evacuarlos de allí y llevarlos fuera de la zona prohibida. Mientras tanto el herido Creik fue tratado gracias al enigmático Ars y el representante del gremio.

 

De la mano izquierda del hombre del yelmo, agua surgía de esta y caía en torno sobre la herida del Enano, a la vez que Mecil invoca un espirano, un águila de plumaje dorado rodeado de un aura de fuego. El espíritu invoca llamas amarillas sobre la herida de Creik y entonces los dos con fuerza retiran el aguijón de su cuerpo.



Sylar

#888 en Fantasía
#1040 en Otros
#77 en Aventura

En el texto hay: reencarnaciones, armas de fuego, magia y aventura

Editado: 13.05.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar