Mi Acosador

Cap #6

-6-

No lo podía creer ¿Que mierdas paso? ¿Como esque no me di cuenta que todo era una maldita trampa? Golpeó el volante como medio de aliviar un poco mi frustración, son las diez de la noche y el todo terreno va quemando llantas.

-Calmate veraz como todo está bajo control.

-Como ese imbécil haya hecho algo lo lamentara- el sonido del móvil retumba en el silencio que ofrece la isla de chiara.

-Es Josh-dice samuel para luego contestar la llamada en altavoz- ya estamos llegando.

-Por tu bien Ryan que mi hermana esté completa, ya no puedo ni confiar en ti puta mierda en que estaba pensando, al menos debistes avisarme, había hecho algo- mis manos se cierran sobre el volante odio que me amenacen.

-Cálmate hombre se que... 

-Tú no sabes una mierda samuel, mejor no opines- ruge Josh, y yo no estoy mejor que él.

-Solo serían una horas, era una amenaza real, no podíamos quedarnos a esperar, además no estaba sola- siguió samuel a pesar de la contestación osca de Josh.

-Y una mierda- dice Josh para luego colgar en lo que puedo vislumbrar lo que es la casa de campo de mis padres.

Salgo del todoterreno mientras las otras dos camionetas se estacionan y salen mis hombres, la casa está en penumbras, puedo escuchar el sonido de grillos, sin perder tiempo abrió sigilosamente la puerta de entrada con mis hombres cubriendo mis puntos ciegos y rodeando la propiedad, me abro paso en la oscuridad con el foco adaptado en mi  beretta 92, Samuel me da la señal y avanzó por las escaleras en el piso superior, todo está en relativa calma, la puerta del baño del pasillo se abre y mi reacción es instantánea.

-Maldita sea Ryan ¿Estás loco?- dice Henry al momento de enfocarlo con la linterna del arma para luego desviar la vista hasta Samuel y el resto detrás de mí y su expresión cambia- ¿Que pasa?- le pido silencio, mientras mis hombres comprueban la casa.

Apago el foco y pongo seguro a mi arma, camino en dirección de su habitación necesito saber que esta bien - Esta dormida, vino cansada de la playa, jugo son sofi- dice mi hermano, una señal de Samuel me dice que todo está en orden.

-Bien espérame abajo.

Nada más entrar puedo ver los ventanales abiertos y la cortina de seda meciéndose al viento, hace frío, guardo mi arma en mi pernera, pero al adaptarme a la tune luz de la luna no veo a nadie en la cama, mi pulso se acelera y entró en tromba a la habitación pero la imagen de ella en el piso me golpea de una forma indescriptible, tan vulnerable y frágil, tan rota que hace un agujero de enormes proporciones en mi pecho, ver abrazar sus piernas, como quien se esconde de alguien... ¡¡Malditas pesadillas, maldito infeliz!! Espero que se pudra en el infierno si esque existe.

Me acerco pero ella no registra mi presencia, maldigo mentalmente no haber estado cuando me necesito, maldigo haberme alejado, tal vez si hubiera estado más cerca a ellos me había dado cuenta de ese infeliz, no puedo perdonar mi error.

Mis brazos se cierran en torno a ella, la sentí estremecerse pero no se aparta, 

-Shhh tranquila tranquila todo va estar bien, lo prometo, solo es una pesadilla- digo para calmar sus sollozos, no se que soñara pero lo que sea debe de revivir lo acontecido aquel dia-todo estara bien- acaricio su cabello, no puedo separarme de ella necesito saber que está bien, que todo estará bien, que mientras yo viva ella no volvera a pasar nada igual, sentí su cuerpo relajarse, y su respiración normalizarse, examine su rostro, su ojos se encontraban rojos e hinchados, sus largas pestañas brillaban por la humedad, su nariz era como un pimiento, y en sus mejillas había el rastro de sus lágrimas, no podía evitar sentir furia ella era tan joven para que toda esta mierda le pasara, tenía tanto por vivir y conocer pero eso sería un gran obstáculo en el camino- Nadie escúchame bien- dije con la furia recorriendo como lava mis venas- nunca volverá a tocarte, nadie que tú no quieras, siempre estaré ahí cuando me necesites, lo prometo- ella era mi prioridad y antes de herirla tendrían que pasar por encima mío, la sostuve contra mi pecho, pues en mis pensamientos ese era su lugar, al lugar que siempre perteneció.

-Vamos pitufina, el suelo no es un lugar para dormir- me puse de pie para hacer lo mismo con ella, llevaba una pijama reveladora, y dios sus piernas pálidas eran lo que más me fascina de ese cuerpo glorioso- mejor cierro estas ventanas- dije más para evitar tener esos pensamientos hacia ella, que por el frío que hace, muy a pesar de ser la semana mayor.

Me giro para encontrarme con esos increíbles ojos color café, vigilando cada movimiento, empujó el sillón hacia el lado de la cama donde se encuentra mi pitufina acurrucada como una niña.

-¿Puedes quedarte un rato?- haría y sería lo que ella necesitara.

-Claro que si pitufina- cerró sus preciosos ojos, pero al mometo los abrió con una mirada de miedo- dije levantándome del sillón para estar cerca.

-No puedo…- su voz se quebró mi pecho no lo resistió, me deshice del chaleco y la pernera para dejarlos en el nochero, abrir el cobertor y me acosté con ella.

-Ven- dije y en sus ojos solo pude ver la sorpresa, no había miedo, se acercó a mí, apoyó su cabeza en mi brazo, no espere su aprobación para abrazarla, y sin poderlo evitar deje un beso en su cabeza- ¿Quieres hablar de algo?- no se movió, ni habló, paso un rato y nada, cuando creí que quizá se había dormido rompió el silencio.

-Siempre lo veo…- hizo una pausa- en mis sueños, siempre lo veo-escondió su rostro en mi brazo pues me daba la espalda- no sé qué fue lo que hice para llamar su atención.- nada puta madre no hizo nada ella no podía culparse por eso- dijo que se había perdido, yo esperaba a Fanny en la esquina, había discutido con Josh- ella quería contarlo pero maldita sea yo ya lo sabía-él dijo que se había perdido, quería encontrar una calle, y estaba cerca, entonces...entonces decidí ayudarlo, Fanny tardaria un rato en llegar, eso seria rapido-saber los detalles y cómo logró llegar a ella me tenían a mil- entonces dimos con su casa, él fue muy amable y me invitó a pasar, al principio no queria pero tenia que ir al baño, el me ofreció jugo y lo acepte por cortesía, cuando salí del baño una puerta se encontraba abierta, y entré había tantas fotos mías, en la pared, la mayoría eran con Fanny y Rob, en restaurantes, parques o en el bus, recuerdo cada dia de todas las fotos en la pared… eran cualquier dia, nada especial- mi mano recorre su brazo imágenes de esa pared vienen a mi mente.



Titon

#18662 en Novela romántica
#12027 en Otros
#1805 en Humor

En el texto hay: risas, celos, amor

Editado: 20.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar