Mi Acosador

Cap #13

Cuando llegaron a Munich se hospedaron como de costumbre en casa de la familia de Samuel, ellos siempre los recibían de buen gusto eran una familia muy maja y aunque él hubiera deseado un lugar mas intimo, los tíos de Samuel no lo consintieron además que sentían curiosidad por la preciosa jovencita que en esta ocasión los acompañaban.

Estaba observando por el gran ventanal desde la sala de reuniones de la empresa, quería que me dieran mi nuevo trabajo y así poder ocuparme en algo que no fuera esa chiquilla que estaba trastocando mi vida y además me hacía estar alerta de ella todo el tiempo, me estaba volviendo loco por sus silencios pues ahora que la había visto tan relajada, sonreír y bromear como antes quería que así siguiera pero ella andaba muy distraída en sus pensamientos.

-Ryan ya vamos a comenzar- dijo Samuel a mi lado, no me había dado cuenta en qué momento habían entrado todos ellos, me senté para escuchar la palabrería con las que nos reciben luego de hacer bien nuestro trabajo para darnos otro objetivo.

-Estos son los casos que califican para su equipo, pueden elegir cualquiera de los dos pues el otro será dado a equipo de Raúl.

Tome una carpeta y Samuel otra, intercambiamos mirada, Samuel sabía del encuentro con Killian y su advertencia, luego de hablarlo Samuel me había aconsejado dejarlo pasar pero había algo que me hacía querer coger ese trabajo ambos eran igual de complicados el otro era brindar protección a la familia de un senador de los EEUU que iba a delatar la corrupción de algunos y sus estafas no solo en el país sino sus negocios fuera y por debajera.

-¿Y Bien?- preguntó el hombre en el extremo de la mesa esperando una respuesta.

-Ya te dije lo que opino, pero sabes que siempre haremos lo que tu decidas Ryan- comentó Samuel dirigiéndome una significativa mirada.

-Tomaremos el caso del Senador, manda la información al equipo, nos prepararemos en dos días estaremos listos. Ahora me tengo que ir.

Ese día habló con su familia, ellos estaban acostumbrado a su ausencia aunque le llamaban de vez en cuando para verificar que siguiera vivo, se distrajo un poco hablando con sus padres, camilo y sugey , hasta que su madre comenzó una vez más con lo de siempre entonces se despidió aduciendo que debía colgar pues requerían su presencia.

Al llegar a al casa, encontró a Gabriela en la cocina haciendo un pastel de chocolate junto con la tía de Samuel, esa mujer era dicharachera, hablaba hasta por los codos aunque a veces confundiera las palabras de su idioma con las del español.

Gabriela llevaba un mandil, y el cabello recogido en una moña, tenía en las manos un bol donde batía una mezcla negra, la otra mujer parecía concentrada con los botones del horno.

-¿Que hacen?

-¡Oh me asustastes Ryan! Y Samuel, crei que tardaria mas.

-Fue una reunión rápida, ¿Les ayudo?-dijo acercándose a Gabriela quien lo veía con una sonrisa dibujada en su rostro la primera que veía desde hace unos días.

-No ya casi terminamos, solo tenemos que meter eso en el molde cuando el horno esté en el punto exacto- decía la mujer volviendo a concentrarse en el horno, Ryan se acercó a gabriela depositando un dulce beso en sus labias que a ambos les supo a miel.

-¿Como estas?

-Bien- siguió con lo que hacía para luego levantar la vista a su mirada- ¿has hablado con Josh?

-No, pero debe de estar bien- dijo rápidamente al ver su mirada.

Ese día cenaron todos en la casa, los tíos de Samuel, Samuel, Ryan, Nelson el hijo mayor del matrimonio y Gabriela.

-El postre lo ha hecho gabriela- comentó la señora cuando iban a repartir la torta.

-Si es la receta de tu madre, estoy seguro de que estará deliciosa- comentó Nelson, dejando a Ryan pasmado, ¿Cómo sabía eso el? voltio asombrado hacia Gabriela y ella parecía no darse cuenta de las preguntas que circulaban por su mente en ese momento.

-Si solo que tu mama me enseño algunos trucos que desconocia, al menos aprendia algo mas- comento sonriendo a Nelson, ¿Desde cuando era tan sociable?, de que era de lo que se perdía, en que puto momento se hicieron tan conocidos como para que ella le hablara de su madre, ni con él lo hacía.

-Acepta el cumplido, que seguro esta deliciosa- sonrió Nelson de forma pícara- ya me comería todo lo que tu hicieses.

Ryan apretó los puños sobre la mesa, empezaba a sentir unos deseos irrefrenables de estampar su puño en la nariz de Nelson, quería borrarle esa sonrisa de cabrón, y esa mirada de depredador, ¿Que demonios le pasaba?

-Si cocinas la mitad de bien que Tamara entonces esa torta será una delicia, aun recuerdo cuando Tamara cocinaba para nosotros- dijo Samuel llamando la atención de todos incluido Ryan- recuerdas aquella vez que Josh cumplio años, su mamá hizo una torta y estábamos todos inclusive Nelson, fue muy divertido ¿Lo recuerdas?- preguntó Samuel sin apartar la mirada de Ryan, quien se dio cuenta de los celos infundados.

-Si lo recuerdo fue hace mucho, estaba terminando las prácticas- Dijo Ryan centrando su atención en su plato, Gabriela ahora conversaba distraída con el señor de la casa.

La cena transcurrió más o menos normal, a veces podía ver a Nellson observar o hacerle algún cumplido a Gabriela, y si bien lo irritaba sabía que ella no lo vería ni con el rabillo del ojo.

Esa noche reviso la información proporcionada de su siguiente trabajo, memorizo cada nombre cada rostro enemigo de su protegido y todos los que fueran un posible amenaza, leyó todo el documento de principio a final. Cuando hubo terminado se acostó dedicando su último pensamiento a esa rubia que dormía a escasos metros de él. Estaba profundo cuando sintió el colchón hundirse, un cuerpo cálido muy cerca, y el inconfundible olor de su pitufina, ella se revolvió un poco y Ryan la atrajo hacia él.

-¿Una pesadilla?- ella asintió- ¿Quieres contarme?.



Titon

#18588 en Novela romántica
#11981 en Otros
#1803 en Humor

En el texto hay: risas, celos, amor

Editado: 20.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar