Mi Boxeador

Capitulo 23

Pov Lía

Luego de lo que pasó el sábado, mi fin de semana consistió en hacer la misma rutina de siempre, dormir, limpiar, cocinar, bañarme, leer y escuchar música; y luego dormir de nuevo.

En estos días, sólo vi a mi madre por un momento el domingo y luego no la volví a ver, y en cuanto a Mike, él no puso un pie por acá desde que ocurrió nuestra pelea o como diría yo: desde el momento en que me golpeó y me dejó este maldito moretón en el rostro. Lo más seguro es que estaba de fiesta en fiesta y luego se quedaba en casa de algunos de sus amigos.

Hoy era martes y significaba que había acabado mi mini descanso de 3 días (fin de semana largo) y tendría que ir al colegio, ufff hoy sí que no tenía ganas de levantarme, estaba haciendo bastante frío y prefería quedarme en la cama calentita.

Como me había levantado bastante tarde debido a que si varias vueltas en la cama, me vestí e hice mis necesidades todo a las apuradas; me puse un Jean negro y una remera con una inscripción que dice "yo soy la más" de mangas largas, está tenía unos mini dibujitos de cupcake y cositas tiernas, que me parecían re lindas; agarré una de mis camperas bien abrigadas y mi mochila para luego salir corriendo de casa y así poder llegar a tiempo a la parada del bus, debido a que se me hizo tarde para llegar a clases caminando.

Luego de correr hasta la parada y llegar justo a tiempo tomé el bus y en menos de 10 minutos ya me encontraba entrando en el colegio, con un frío y seguro con la nariz algo roja.

Dejé mis cosas en el casillero y agarré el libro de Biología para dirigirme al aula 206 en la cual tendría mi clase hoy. En el camino estuve mirando a ver si la veía a Mad, pero ni rastros de ella.

Al entrar al aula miré nuestros lugares, pero no estaba, así que de seguro llegaría un poco más tarde, aunque pensándolo bien, ella no es de llegar tarde ya que su madre le trae antes de ir a su trabajo. 
Cuando no llegó a clase y el profesor había ingresado, abrí mis cuadernos y el libro, y decidí que a la hora del almuerzo buscaría a Jack para preguntarle por si por las dudas no la había visto o sabía algo de ella, ya que ellos tenían un poco más de relación desde que se habían encontrado en una fiesta y él la había alcanzado hasta su casa. Hasta creo que a Mád le gustaba Jack, aunque no estoy muy segura porque ella habla con todo el mundo siempre y a todos le cae bien.

A la hora del almuerzo tampoco encontré a Jack por lo que tuve que almorzar sola, aunque me la pasé escuchando música y leyendo algún libro por internet mientras que comía unas ricas porciones de pizza y un jugo de naranja, qué fue lo único que pude conseguir en la cafetería.

Justo al terminar de comer, toco el timbre, así que me fui hacia las siguientes clases y así pasó mi día hasta que por fin pude salir de esta "cárcel" como solía llamar a la escuela, aunque la verdad había veces que prefería estar allí que en mi casa.

Hoy iría a visitar a Mady, y más tarde iría a buscar trabajo, ya que estuve viendo varios anuncios en el diario y quería probar suerte. La mayoría de ellos buscaban meseras para bares y una que otra cafetería y algunos había de niñera, aunque esos los descarte muy rápido porque no me llevo muy bien con los niños o bueno ellos, "la mayoría de las veces no le caigo bien" dije en mi interior.

Al llegar a casa, tomé un baño y antes de salir de él me coloque un poco con corrector en mi rostro, tapando la leve manchita oscura que todavía seguía presente y luego salí de allí envuelta en mi toalla y me dirigí a mi armario para buscar algo presentable que ponerme, ya que no iría vestida como siempre o bueno intentaría ponerme por lo menos algo más presentable.

Luego de estar más de 10 minutos mirando la nada y a la vez todo, decidí ponerme unos jeans negros tiro alto y una camisa color rosa palo de mangas largas, la cual solo la había una vez y fue en uno de los últimos cumpleaños de mi abuela.

Luego de eso busque en una de las cajas que tenía guardada arriba del mismo y saque unas botitas bajas de color bordo, que las tenía hace bastantes años, pero que las cuidaba como si fueran oro, ya que salían caras y no tenía el suficiente dinero para poder comprarme otras Y no era como si le fuera a pedir a mi madre y ella me las compraría, no así no era ella y nunca lo fue. Peiné mi cabello intentando dejarlo lo más bien posible, debido a que con la humedad que había, el mismo no cooperaba y lo tenía todo esponjado, me puse perfume y listo.

Al salir de la habitación, me dirigí hacia el piso de abajo a buscar las direcciones que había anotado en un papel y que había olvidado encima de la encimera.

Se estarán preguntando porque decidí buscar trabajo ahora, bueno creo que ya lo había mencionado, pero antes yo trabajaba en un pequeño bar, sí aunque soy menor de edad trabajaba, pero por los horarios tuve que dejarlo, ya que al salir muy tarde, siempre llegaba a casa a las 5 am y luego por dormir poco y nada, terminaba durmiéndome en clase lo cual molestaba a los profesores y mandaban notas a mi casa que luego con la suerte que tengo, las terminada viendo mi madre y ya saben lo que me pasaba.

Pero ahora voy a intentarlo y espero conseguir algo, ya que necesito el dinero para comprar materiales que me piden en el colegio, algo de ropa para este invierno y también un poco de comida ya que mi madre al no estar mi hermano viviendo tanto tiempo en la casa como antes, ya no abastece la heladera como lo hacía y por lo tanto casi nunca hay comida en ella.

Al salir de casa con el papel en mano y mi campera puesta, empecé a caminar hacia la casa de Mad que se encontraba a unas cuadras de la mía. Me puse los auriculares y empecé a caminar mientras que tarareaba las canciones, mirando a mi alrededor y las personas que pasaban por mi lado.

Luego de unos minutos pude divisar su casa, al llegar toqué el timbre y me atendió su madre:



MeryHope

#268 en Joven Adulto
#1549 en Novela romántica

En el texto hay: boxeo ilegal, mafioso, mafia rusa

Editado: 11.07.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar