Mi Convicción

CAPÍTULO 4- MI RELACIÓN CON DIOS

Cristo vino al mundo a buscar y a salvar lo que se había perdido. Y con esto Dios hizo su parte, buscarnos y encontrarnos a nosotros para nosotros poder acercarnos a Él. Pero una relación consta de dos partes y Dios ya hizo la suya, ahora nosotros debemos buscar de Él. Dios se esconde no, pero es encontrado por los que le buscan de verdad y anhelan de todo corazón estar en su presencia. Dios se aleja, no. Somos nosotros quienes nos alejamos de Dios, Él en su gran amor siempre está cerca, tanto para el cristiano, como para el que aún no le acepta en su corazón. *El universo está lleno de la presencia y la gloria de Dios. Pero su presencia y su gloria se logran sentir cuando le buscamos y le llamamos.

¿Cómo es tu relación con Dios?

En la biblia nosotros vemos que Dios es un Padre para nosotros, que es un amigo, que es nuestro Dios, que él es todo para nosotros.

¿Pero qué hay de nosotros? Una relación se debe mantener por dos partes. Si, Dios es nuestro Padre, pero ¿que tan buenos hijos somos? Si, Dios es nuestro amigo ¿Pero que tan buenos amigos somos? Si, Cristo es nuestro Dios ¿Pero realmente le adoramos como se lo merece?

Deberíamos ser una generación apasiona por Cristo, pero somos una generación apagada debido a que decimos amar a Dios, pero le amamos a medias. Nos encanta escuchar que Cristo nos ama a pesar de nuestros errores, pero nos asusta escuchar la pregunta ¿amas a Dios? Esta es la pregunta que Jesús le hizo a Pedro, y que a Pedro lo dejo en que pensar, porque él sabía que había negado a Jesús. Y nosotros estamos en la misma situación que Pedro. Porque con nuestros constantes pecados negamos a Cristo y su perdón.

Nos gusta que Cristo nos ame a pesar de nuestros errores, pero ¿serias capaz de amar a Cristo si, dejara de bendecirte?, ¿serias capaz de amarlo en las pruebas? Job pudo hacerlo, amar a Dios no importando las circunstancias. Porque si Él nos amó, siendo como éramos, con nuestros errores y pecados, nosotros debemos amarle a Él, porque Él nos amó primero.

Antes que te formase en el vientre te conocí, y antes que nacieses te santifiqué, te di por profeta a las naciones.

Jeremías 1:5 (RVR 1960)

Dios nos conoce desde siempre y está en nuestra vida y tiene un propósito para nosotros.

 

Lo que inspira Cristo

Existe una diversidad de formas de expresar las cosas. Por ejemplo: Podemos decirle a nuestra pareja: Soy afortunada o afortunado de tenerte en mi vida, eres una bendición de Dios, eres mi tesoro; y nos gusta congraciarnos aunque hay algunos que se pasan de simples.

En la Biblia vemos bastante inspiración, por ejemplo, en cantares. Ahí hay muchos piropos que pueden sacar los hombres para decirle a sus esposas. Hay uno en especial sobre el cuál quiero advertirte y es el que dice:

A yegua de los carros de Faraón Te he comparado, amiga mía.

Cantares 1:9 (RVR 1960)

No sé si habrán cacheteado a Salomón por este piropo o le abran dado un beso por eso. (Si quieres intentar adular a tu novia o esposa con ese piropo, hazlo bajo tu propio riesgo, no prometo buenos resultados). Claro en aquel tiempo las Yeguas de los carros de Faraón eran los animales más hermosos, más veloces, más cuidados y a la vez delicados, así que supongo que Salomón no tuvo muchos problemas.

Pero dejando eso de lado, en lo que me quiero enfocar más es en la inspiración, ¿que sientes al estar con Dios? En libro de Salmos encontramos muchos textos hermosos que expresan la grandeza de Dios de una forma tan poética, y nos llena de alegría y paz el conocer un Dios tan maravilloso con el cual podemos hablar y al cual podemos expresarle nuestra gratitud, por ejemplo hay un salmo que expresa lo siguiente:

 

Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; Estoy maravillado, Y mi alma lo sabe muy bien.

Salmos 139:14 (RVR 1960)

 

Es impresionante como describe David, su experiencia de cómo se maravilla o se asombra al ver la mano de Dios obrar.

Y nosotros somos a veces incapaces hasta de agradecer lo que Dios hace. Somos más del tipo, pedir y pedir. Cuando le demos alabanza a Dios, las canciones salen de nuestras bocas, pero no de nuestro corazón.

Dios es Espíritu y busca a doradores que le adoren en espíritu y en verdad. Porque ¿dónde está el amor que le tenemos a Dios?, ¿dónde está nuestra gratitud hacia Él?, ¿dónde está la devoción y entrega por lo maravilloso que Él es?

Es momento de volvernos a enamorar de Cristo, es tiempo que regreses a tu primer amor. Primero no porque nosotros le hayamos amado a Él, sino porque Él nos amó primero.



Kev Ayala

#1537 en Otros
#1537 en No ficción

En el texto hay: dios, mensajes, cristiano

Editado: 28.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar