Mi Pequeña Flor

7

POV Eddie


Ya hoy se hacen tres días que estoy en Panamá cerrando un negocio, no dejo de pensar en mi desliz con Alida, mi pequeña Flor, había extrañado tanto el olor de su cuerpo, no sé porque me siento mal por lo que hice y a la vez no me siento culpable de haber engañado a mi esposa con ella, no es que se lo merezca pero no me arrepiento, me sentí libre y relajado, hui después de ver que ella se metió en el baño, no quería levantar sospechas y que ella fuera perjudicada.


El día que me vine, mi esposa dijo que iría a visitar a su amiga a la playa, le dije que si había informado de eso a la niñera y me dijo que si, que sería unas horas y regresaría rápido, me siento mal porque no he tenido noticias de ellos y he estado de reunión en reunión, no puedo estar alejado de mi campeón, es la primera vez que viajo después que nació.


-Señor, debo decirle algo— miro a mi asistente y la veo preocupada, me da mi teléfono que le dije que tuviera desde el día que llegue para que recibiera mis llamadas porque estaba sumamente ocupado, lo agarro y noto que sus manos tiemblan.

-¿Qué pasa?— la miro entre confundido y preocupado.

-Su hijo— me levanto de un salto— está hospitalizado desde el lunes— la respiración se me corta y empiezo a caminar en círculos.

-¿Como que está hospitalizado desde que llegue?, ¿Acaso no me llamaron?— asiente con la cabeza gacha.

-Si llamaron pero su teléfono estaba descargado y nada más esta mañana me di cuenta, lo siento señor— empieza a llorar y aprieto mis puños de la rabia.

-¿¡Te has dado cuenta de lo que has hecho!? Mi campeón puede estar grave y ahora me dices esta estupidez— alzo la voz y ella llora más fuerte— lárgate, no quiero verte— ella sale de prisa y me deja solo, reviso mis mensajes y llamadas, llamo a Ricardo del cual he recibido más llamadas, me sorprende no ver llamadas de mi esposa.

-Por fin te dignas a contestar.

-Lo siento, estaba ocupado y le pedí a una incompetente que recibiera mis llamadas pero dejo que el teléfono se descargara, dime que está bien, dime que mi campeón no está grave.

-Me sorprende tu descuido hermano, pero tranquilízate, Alida lo trajo a tiempo, ya le di de alta en este momento están saliendo para la casa.

-Gracias amigo, no sé qué haría sin ti.

-Pues estarías perdido, Eddie, te exijo que recompenses a Alida, ha estado día y noche con el pobre de mí ahijado que no se despegaba de ella; estoy tan molesto contigo, te vas de luna de miel con tu esposa y dejas al pobre solo.

-No estoy de luna de miel, ¿Cómo es eso que mi esposa no estaba con Andrew?

-¿Ella no está contigo?

-No, me dijo que visitaría a una amiga y regresaría ese mismo día.

-De seguro no pudo regresar por algún problema, no te preocupes, termina tus cosas y luego regresas, ya el pequeño esta mejor, solo era algo viral.

-Iré inmediatamente, gracias hermano.

-Bye.


¿Qué demonios está pasando con Ángeles? ¿Acaso me mintió? no, no es así, no creo que me haya mentido, debo regresar pronto, busco pasajes de avión cercanos y está un vuelo que sale en hora y media, llamo y reservo mi vuelo, le hablo a mi asistente de que nos vamos y que cancele todo lo que teníamos pendiente, quiero ver a mi hijo.


POV Alida


¡Por fin en casa! Dios, estos días fueron agotadores, día y noche estuve con el pequeño Andrew, solo tuve pequeñas probadas de comida porque él se empeñaba a estar aferrado a mí, pero me alegra que ya esté mejor.


-Bienvenida Alida, te ves súper mal— dice Rosa ayudándome con los bolsos.

-Gracias Rosa, la verdad estoy agotadísima, ¿has podido comunicarte con los señores?— ella hace una mueca.

-El señor acaba de llamar y dijo que saldría inmediatamente para acá, pregunto por la señora y la verdad no supe que decirle, pensé que estaban juntos.

-Yo igual— digo sorprendida.

-Bueno si quieres dame al niño y ve a descansar— lo agarra y este empieza a llorar.

-Ha estado así desde que llegamos a la clínica, muy poco deja que los demás lo toquen.



Mary

Editado: 06.11.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar