Mi primer amor (completa)

Capítulo 23: Remodelación

Estaba saliendo del hospital para volver a mi casa, después de hacerme varios análisis y llevarme a un sicólogo, por fin iba a poder volver a casa con varias recomendaciones de distintas personas, había comenzado el proceso de superación, tenía que olvidar a Damon.

—Hogar dulce hogar —Dijo mi padre, el había dormido conmigo la dos noches que pase en el hospital —Bueno mis princesas yo me voy a trabajar, nos vemos en la noche —Le dio un beso a mi madre, y me revolvió el pelo —Se cuidan.

—Pero acabamos de llegar.

—Lo sé querida, pero tengo que ir a la oficina, ahora que estas mejor estaré más tranquilo—Me dio un beso en la frente y se fue.

—Bien querida yo te voy a cocinar algo de comer, voy a cuidar de ti todos estos días, ya oíste al doctor tienes que recuperar tus fuerzas—dijo mi madre.

—Está bien—subí las escaleras y me dirigí a la habitación, me dolía un poco el cuerpo por caer de la escaleras pero pronto estaré mejor de nuevo o al menos eso espero, al entrar a mi habitación todo los ánimos que tenía al llegar se me fueron, porque el peluche gigante que dice te amo que me había regalado Damon fue lo primero que vi al abrir la puerta y el sentimiento de soledad volvió a mí.

Me tiré en la cama y abrace al oso —Te extraño —Al mirar hacia mi gabetero y ver las fotos de Damon yo me puse triste y me vinieron ganas de llorar, respiré profundo para no hacerlo.

—Ya no más —me levanté y comencé a recoger todas las fotos de Damon y yo que habían en mi habitación, las lancé en mi cama —Éramos tan felices —Dije sujetando una foto que nos tomamos en mis 15, llevaba un vestido rosa y Damon un esmoquin estábamos sentamos uno el frente del otro y el jugueteaba con mis manos, esa foto nos la tomaron sin que nos diéramos cuentan, con mi sonrisa de idiota enamorada presente.

»Puedo hacerlo —Dije tomando la foto en mis manos para romperla —No no puedo hacerlo, tal vez debería comenzar con algo más fácil —Cogí el peluche y busque unas tijeras —Te llego tu hora Limón —comencé a apuñalarlo con la tijera.

—Te amo —Dijo el gran oso.

—Ay cállate, ya el amor murió ya Damon y Lucy no existe, por eso no vale la pena tenerte —Comencé a quitarle la cabeza, y sacarle el relleno, al ver al pobre peluche descuartizado en el suelo y sus rellenos por todos lados comencé a sentirme mal —Limón pero que te hice —comencé a llorar, no sé porque carajos, era sólo un peluche, ¡a quien engaño! , no era sólo en un peluche, fue el oso que me dio Damon cuando cumplimos 1 año de novios.

—Lucy pero que pasó ¿porque lloras? —Dijo mi madre.

—Lo maté.

— ¿Qué? ¿A quién?

—Mate a Limón—Dije llorando.

— ¿A Limón? tranquila se puede arreglar— Me abrazó.

Parecía una niña de 5 años quien ha perdido su muñeca favorita, después de mi pequeña escena decidí volver a coser a Limón pero el relleno estaba regado por toda mi habitación y no quería recogerlo así que decidí darle uso a las fotos de Damon y yo, y rellene a Limón con ellas, pero no las corte , deje las fotos intactas bueno están arrugadas pero no rotas pero aún no estaba bien relleno así que decidí meterle las cartas, las de cumpleaños, las de aniversarios, las que era sólo porque si, todas iban a ir dentro del bendito peluche.

—Te amo y siempre lo haré ¡Mentira! ¡Mentiras! 10 años de mentiras —La rabia se me estaba comenzando a subir a la cabeza —Es que no, nadie puede fingir tanto, él si me amó —Dije mientras veía una foto de cuando éramos niños —Principito ¿Donde estas?

******

Había terminado de rellenar el peluche con todo lo que tuviera la cara y las letras de Damon, ahora sólo faltaban los peluches pequeños.

—Aquí está la caja que pediste—Dijo mi madre.

—Gracias.

En esa caja eche todo los peluches que Damon me regalo para donarlo al orfanato, oficialmente la decoración de mi habitación había desaparecido ¿Por qué tenía todo lo que me daba Damon de decoración en el cuarto?
Soy muy rara.

—Bien —Me senté frente al espejo, había llegado de cambiar mi apariencia, me solté el pelo y estaba feo, enredado y grasoso, me llegaba por las cintura, a Damon le encantaba hacerme trenzas en el , saque más tijeras era hora de cortarlo —Puedo hacerlo — lo corte por encima de mis hombros , mi mamá me va a matar , mire a mi cuello y me di cuenta que tenía puesto un collar , y no cualquier collar , era el collar de plata con el corazón de diamante que me había dado Damon , me lo quite y me dirigí al baño para tirarlo por el inodoro .

—Pero que estoy pensado, no puedo hacerlo —Miré el collar entre mis manos.

Flashback

— ¿En qué piensas amor ?—Le preguntó Lucy a Damon.



Utópica

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar