Mi primer amor (completa)

Capítulo 33: Déjame en paz

Lucy

— ¿Cómo que te vas?—Preguntó mi madre—Acabas de llegar.

—Lo sé mamá, pero tengo cosas que hacer.

—Gerald, dile algo.

—Lo siento Luz pero si ella se quiere ir, no puedo hacer nada , sabe que vivo para complacerla —Amo tanto a este hombre.

—No es justo—Dijo mi madre cruzándose de brazos — ¡Amy! Ven a despedirte, espera a que llegue tu padre aunque sea.

—Ya me despedí, le escribí un mensaje—Me agaché para despedirme de Amy —Nos vemos pronto si, las espero en tres semanas allá —Amy me abrazó.

—Ahí estaremos, llamen cuando lleguen, cuídense los quiero —Subimos al auto.

—Adoro a tu mamá—Dijo Gerald.

—Y ella te adora a ti.

—Te lo encontraste en la calle, ¿Verdad?

—No sé de que hablas amor.

—Corazón, te conozco.

—Sí, me lo encontré.

— ¿Hablaron?

—Bueno...

— ¿Qué hiciste?

—Le deje bien claro que no lo quiero volver a ver jamás en mi vida.

— ¿y crees que es lo mejor ?

—Sí, me preocupe por él bastante ya en el pasado y ya él no es parte de mi futuro, en mi presente sólo está una cosa y sabes que es.

— ¿Qué?

—Tú y nuestro futuro juntos —Gerald sonrió.

—Ya quiero que llegue el día de la boda.

****

—Bienvenida Lucy.

—Buenos días, ¿Cómo estuvieron las cosas mientras no estuve?

—De maravilla, han llegado más pedidos y algunos pidieron exclusivamente que sea usted que lo atendieran.

—Gracias Annie, tráeme los datos a mi oficina —Ser una de las mejores decoradoras, organizadora de eventos y diseñadora de interiores, a veces era difícil, suerte que contaba con Annie, mi más leal y eficiente asistente y con mi equipo de trabajo, todas mujeres.

—Buenas...si necesito globos amarillos y flores verdes... 3 docenas... ¿Cómo que no? ...Mañana...Sólo 1 docena...Está bien.

—Permiso —Dijo Annie, entrando con un arreglo florar de lirios, mis favoritos.

— ¿y eso?

—Se lo acaban de mandar.

— ¿A mí? Pero yo no he pedido lirios—Dejó el arreglo en mi mesa para luego volver con más lirios de diferentes colores, de un momento a otro mi oficina estaba llena de lirios — ¿Quién mandó esto?

—No sé, hay una tarjeta entre el arreglo más grande.

—Gracias —Busque la tarjeta y la abrí «Por todos los San Valentín que me perdí » esto tenía que ser una broma, me levanté de mi asiento y cogí los dos primeros ramos de lirios que vi —Annie.

—Diga —Le entregué los ramos.

—Ponte afuera del local y regale un lirio a todas las mujeres que pasen por ahí.

—Okey —Cogí dos ramos más y comencé a repartir los lirios entre todas las mujeres de la compañía pero aún así había muchos lirios, decidí hacer arreglos más pequeños con ellos y usarlo como decoración, de pronto mi celular comenzó a sonar.

— ¿Alo?

— ¿te gustaron los lirios?

Mira Damon te voy a decir una cosa y escucha con atención DÉJAME EN PAZ —y colgué.

— ¿Admiradores secretos?—Preguntó Annie

—No, idiotas del pasado.

—Entiendo, ya organicé los horarios y llamé para confirmar los pedidos, ¿necesita que haga algo más?

—No, muchas gracias Annie, puedes irte tranquila.

—Gracias, pase feliz resto del día —Luego de un rato apareció Gerald.

—Wow, cuantas flores, al parecer tuviste un día ocupado.

—No te imaginas cuanto—Me besó

—Pues ya es hora de que descanses, iremos a casa de mi madre.

—Genial.

****

—Gerald, Lucy ¡llegaron!—Dijo la madre de Gerald, nos abrazó.

—Hola mamá—Dijo Gerald, de un momento a otro todas las hermanas de Gerald aparecieron.

— ¡Lucy!—Rosa, Ana, Wendy y Lorena, las hermanas de Gerald, aunque faltaba una .

—Hasta que al fin llegan—Dijo Marisol la hermana mayor de Gerald, aún tenía la impresión de que yo no le caía muy bien. Cuando llego en papá de Gerald y los novios de las chicas la cena empezó.

Empezamos a hablar de diferentes temas: Universidad, trabajo, empresas, lo típico.

— ¿Y cómo van los preparativos de la Boda ? —Preguntó el padre de Gerald.

—Bien.

—Debes de estar feliz —Dijo Marisol —Digo, te casarás con uno de los mejores hombres del mundo.

—Si—De pronto mi celular comenzó a sonar, olvide sacarlo de mi bolsillo, lo saqué y vi que decía desconocido y no iba a contestar, pero el condenado celular siguió sonando.

—Deberías contestar—Dijo Marisol.



Utópica

Editado: 18.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar