Mi Primer y Último Amor

Capítulo 31: "Soy la encarnación, soy el orden y el poder"

Ciertamente la razón en muchas ocasiones no se pierde, simplemente se desvía, la razón es un aspecto relativo en el que cada quien piensa lo que quiere, sin embargo no define lo que en realidad se quiere e incluso de lo que en la verdad, esto influye. Resulta que mi cordura quizás no fue la mejor compañera de mis decisiones y actos, pero aquella noche al perseguir a mi querido Tobby y descubrir aquella frase en el collar, me di cuenta de lo cual nadie me hubiera creído, sé que no es justificable, ni mucho menos la mejor manera, así como de otra manera se podría decir que al tomar aquella piedra, desprendiéndose del collar de Tobby, que en ese momento iba siendo sostenido por un hilo muy similar a una liana seca pero fuerte, descubriendo en unos minutos después, lo que ahora transcurría en mis días de oscuridad y sin Belén, dándome cuenta que ella debía escapar. Era ese collar el cual proyectó frente a un árbol una frase muy similar a la de la historia de Beleth, aunque en ese instante aun no me quedaba claro, la frase “Dum originem, de flumine aquae, quae spectat ad locum desideratum et puts eius essentia” cuya razón definia la lectura del libro en decir que “Mientras sea un origen, un río del agua, aquellos que tienen en cuenta el lugar del objeto del deseo, y pone su esencia”, la esencia de la que se habla es aquella oscuridad que proviene del inframundo, a la que se regía Beleth, de la cual su origen se mantenía a pesar de los hechos transcurridos, es por esto que aunque anteriormente no quise contarles la verdadera historia, Arthur y Wilder, deben saber que al ponerme el collar en el cuello, en solo un segundo la vida de aquel ser cuya historia quedo inconclusa y sobre todo la cual sobrepaso las versiones necesarias para decir, que la verdadera historia no había sido contada.

Las profecías cuyas historias decían acercarse a lo que a éste le habría sucedido, donde se dice que él mismo ocasiono su muerte al enfrentarse ante Cimerious quien robo su crédito en realidad, así en muchas versiones se cuenta la historia, cuando en algunas partes parecen contradecirse, o como también lo contaba mi tío Pedro, él hablaba de un príncipe que abandonó el palacio de su padre, y desposo a una doncella a la cual le dio a procrear doce hijos de los cuales habrían pertenecido a los primeros del linaje de Norab, y quizás estuvo errado en algunos aspectos, pero la verdadera historia es ésta.

Rey entre las tinieblas del inframundo, entre los 72 demonios que se conocen por el libro de los secretos del Rey Salomón, y otros muchos más que en el mundo quizás hasta aún se desconocen, como al igual los cuatro grandes reyes que gobiernan entre los cuatro puntos cardenales, así mismo donde no existía un infierno el cual gobernar, no había un líder principal, los reyes manejaban cada uno sus propios demonios, ejércitos, entre otros aspectos, pero no se les permitía andar por mucho tiempo en la tierra, era como prohibirle a Drácula no pasearse por el sol sin ni siquiera escribir dicha regla. Aquél aburrido y con gran ambición, quien a pesar de gobernar hasta ochenta y cinco legiones de demonios y ante él, príncipes, magos entre otros demonios de mayor rango, le temían, el cual buscó a uno de los reyes más codiciosos en el poder, llegando a los pies de Cimerious, contándole a éste su plan de gobierno de la oscuridad sobre la tierra, con el fin de aliarse para detener el tiempo y lograr necesariamente habitar en un cuerpo ajeno.

El ambicioso rey de las tinieblas si habría tenido en ojo al príncipe el cual pasaba la calamidad de quizás ver a su padre moribundo, y como ya lo había mencionado en una historia anterior, sobre el descendiente de Sir Yvain, mago que le propuso al príncipe el poder necesario para salir de la situación en la que se encontraba, es toda la historia cierta, menos en la parte en que se da a la idea que Cimerious fue quien se apodero de aquel, Beleth era el dominio ante el poder, ante la magia, era capaz de llegar a cualquier lugar con tal de obtener lo que quería, cuando aquel príncipe del palacio real se encontró con el mago, no era el mago el que frente a él se encontraba, era Beleth quien en su cuerpo habitaba dominando todo el poder de la magia que podría existir en el mundo, Cimerious poco conocía la idea de poder habitar en cualquier cuerpo, pues fue Beleth quien le dio la receta ideal para no perecer, que como ya se conoce es soledad, desgracia y temor, los síntomas idóneos que el príncipe poseía.

Sin embargo, cuando justo todos en el inframundo no se percataban de lo que estos planeaban, Cimerious actuó en petición de Beleth y con las instrucciones que le había dado, en su rapidez para poseer el cuerpo mediante el pacto que el rey de las tinieblas habría hecho, deteniendo las partículas necesarias para que el tiempo en estos seres no afectara, como una llave que les permitiera no solo habitar en la tierra sino gobernar y llevar consigo parte de sus ejércitos, con lo que no contaba Cimerious era que el mago lo desterrara de la tierra al mundo de los muertos, habitando así el cuerpo del mago de Sir Yvain, sin ser afectado por no requerir de los tres requisitos de un alma perdida, fue así como este gobernó por mucho tiempo hasta que al percibir el llamado de Cimerious aún desde la muerte, quien estaba atrapado y alimentándose del alma del príncipe, cuando hasta al fin Beleth decidió atenderlo pero éste le hizo una mala jugada, expulsándolo de aquel cuerpo y desterrándolo a su propia prisión en la que habito por todo ese tiempo, y aunque nunca logro dominar por completo la magia oscura como Beleth lo había hecho, creo la idea de las reglas que hasta entonces permanecían, manchando el nombre del rey del inframundo que creo el pacto, por siempre, como al igual brindando el beneficio mismo a los demás reyes con el fin de no verse en contra de éstos, pues se mantuvo en pie y reino sobre estos con la mejor astucia y fervor.



JAMB

#15753 en Fantasía

En el texto hay: aventura, el primer amor, transgresores

Editado: 12.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar