Mi Primer y Último Amor

Capítulo 37: “Hasta aquí llego mi final”

Recuerdo cada momento que viví con mi madre. Aquellos en los que la lidia y estrés abarcaban sus pasos y de ellos sus regaños, es así como puedo recordarla tal cual como esos instantes de felicidad que me hizo pasar, lo bien que estuve con ello, al igual que sus tiernos abrazos, su amor, su bella sonrisa, esos desayunos por las mañanas con el capuchino a la mesa, los alborotos que hacía por verme siempre bien, que el vestir con decencia era lo primordial para un Norab, el habla en cuanto al contexto de percepción a su persona, como también añorar mi belleza como el niño más hermoso que pudiera existir, haciéndome creer siempre lo especial que era y ella lo hacía sentir así, y entre otros rasgos que dentro de lo que cabe un buen concepto de una persona y fuera de lo común la hacían a ella, pero no por eso debo lamentarme de haberla perdido, agradezco que no esté sufriendo en este momento, sin embargo puedo asegurar que no soy el joven insensible que aparento, y no digo que mis palabras no inspiran sentimientos pero hasta yo mismo puedo ver en un espejo la incoherencia de mis rasgos faciales con la esencia de las palabras que pronuncia mi boca, pero en este caso con la más grande cordura a pesar de todas las situaciones solo se trata de aprender a aceptar.

El temor, es uno de los aspectos principales que afectan nuestra realidad, es por esto que muchos no viven la vida que quieren vivir, solo se limitan a la monotonía a la que están obligados por las “supuestas circunstancias” que sostienen y “no pueden soltar”, pero viéndolo de otro modo, es claro saber que el cambio hace el resultado del prever. No hay paso que demos sin una razón, no a menos que la cordura de la improvisación nos haya atacado y que incluso así la razón está en dejar el resultado a la suerte. Cuando es ese el punto, no hay que temer a que perder, a que pasara, o si saldrá bien, ésta mi teoría se basa en la premeditación, donde solo visualizo mis pasos antes de darlos, y voy por ello con la esperanza de saber que pueda suceder, pero dispuesto siempre a aceptar lo que logre obtener aunque a veces solo sea desgracia, teniendo en cuenta que no hay nada que perder, no si estás dispuesto a todo por ganar.

- Solo puedo decir padre, que me agrada verte pero tampoco quiero desviarme en base a sentimientos que pueden perjudicar en este nuestro objetivo si nos descuidamos, es por esto que te pido, invoques el nombre de Cireth mediante nuestra magia y obtengas en aliento y poder el espíritu de aquel monstruo que a ti pertenece.

Fue entonces así, cuando en unos minutos ya estábamos preparados para el gran final, aquel al que precipitadamente todos juntos logramos acabar, y sin más detalles, puedo decir que satisfecho y aunque la presencia de mi padre solo pudo estar en el acto ya que el resultado siempre seria su muerte, y no me entristece para nada, puesto a que ya ha sido liberado del tormento al que en el purgatorio había sido cautivo, mientras ahora su alma descansa en paz. Y finalmente se cumplió la profecía, pues solo el elegido por la mano del dios del inframundo, bajo la luz de la luna será concebido en vientre a buen nombre con el espíritu y cuerpo del rey la magia absoluta para llegar a dar orden a la oscuridad, y separarla de luz cuando ésta misma será la esencia del amor propio de su espíritu y el poder que se le otorga para gobernar sobre todos los reyes de las tinieblas.

Finalmente cansados, nos fuimos después de largas horas de estar en ese lugar al que seguramente ninguno quería volver, a unas horas de aquella caverna, decidimos detenernos para descansar, comprando comida y cervezas para el camino, desviando nuestro rumbo el cual era llegar a casa y ocuparnos fielmente en nuestras necesidades y compromisos hacia un campo abierto cerca de la carretera, después de haberse ocultado el sol, bajamos del automóvil y acampamos en el lugar por una noche, allí entre fogata y cervezas dejando atrás esos pensamientos con intento de recordar la noche anterior a aquella.

- Andrew, ¿Después de esto que piensas hacer?

- ¿En verdad te importa que pasara a partir de ahora?

- Claro que si –Dijo aquel seguro y mirando a Wilder esperando su afirmación quien finalmente captando la indirecta asintió a ello.

- Puedes estar seguro de que todo va a estar bien, a partir de ahora, quiero que tomes mi lugar junto a Wilder en mi negocio, no quiero desaprovechar lo mucho que ha crecido pero últimamente no puedo ocuparme de aquel, solo les pido eso de favor.

- Puedes estar despreocupado por eso –Respondió Wilder y añadió- pero lo que realmente nos preocupa a nosotros es si realmente estarás con nosotros todo el tiempo, o desaparecer en la oscuridad cada noche como acostumbras, será tu única opción.

- Mis queridos hermanos, no hay de qué preocuparse, pues si yo desapareciera nadie más que ustedes serán los indicados para conocer mi ubicación, y con respecto a estar siempre unidos, quiero proponerle a Belén, que viva con nosotros, en una gran casa que pronto por medio de una carta de invitación a cada uno le llegara la ubicación de aquella que no puede caber duda pues ya saben que todo en mi mente ya está premeditado, y aunque mi cuerpo no estuviese a sus lados, siempre mi presencia los acompañara a donde sus pasos se dirijan.

Después de aquella conversación tan desfavorable, decidí alejarme de ellos pero sin que me perdieran vista, para observar el cielo y captar claramente su esencia en belleza con toda la multitud de las estrellas, con el fin de hallar esa luz en mí, que cada vez que miraba entre formas que podrías formar con los luceros que vehemente, parecen leer los pensamientos y sentir del que las mira, acostado sobre el pasto, veía una y otra vez entre corazones a mi hermosa Belén, a esa adorada belleza que llevaba consigo la verdadera magia de la felicidad.



JAMB

#1451 en Fantasía
#149 en Ciencia ficción

En el texto hay: aventura, el primer amor, transgresores

Editado: 12.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar