Mi roto San Valentín

Capítulo 7

Suspiro una vez más. Vuelve a besarme con una sonrisa en su rostro. Su perfume es tan embriagador que no quiero dejar besarlo y sentir su aroma. Ashton se ríe en voz baja antes de que lo bese de nuevo. Se supone que hace unos cuantos minutos nos estábamos despidiendo, pero se nos estaba haciendo un poco largo porque ninguno de los dos quería despedirse del otro. Y eso era una señal de que la habíamos pasado realmente bien.

—Creí que nos despedíamos —murmura contra mis labios y sonrío observando sus increíbles ojos verdes.

—Eso hacemos —Uno nuestros labios en busca de otro increíble beso, pero sólo se queda en mi mente cuando la puerta de en frente se abre y la señora Heckmore aparece—. Señora Heckmore —saludo quitando mis manos del pecho firme de Ashton.

—Molestan a mis hijos pequeños con esa pornografía que están practicando.

Alzo las cejas sorprendida. ¿En qué año se consideraban unos besos pornografía? En el que no se podía mostrar los tobillos seguramente. Parece que la señora Heckmore es más vieja de lo que pensaba.

—Usted no tiene hijos —respondo con ojos entrecerrados.

—Podría tenerlos —desafía antes de volver a su departamento.

Pongo los ojos en blanco y mi cita se ríe en voz baja. Suspiro cansada, algún día quizás se rinda y deje de acudir a la excusa de falsos hijos. Vuelvo la atención a Ashton que me mira sonriente.

—Te lo dije —murmuro mientras hago círculos en su camiseta blanca—. ¿Por qué no entras unos minutos?

Se sorprende ante la invitación, pero asiente con una pequeña sonrisa. Saco las llaves del bolsillo de mi chaqueta y abro mi puerta riéndome de la situación. Enciendo las luces y me encuentro con las chicas en la sala. Con velas encendidas y comida chatarra sobre la mesa ratonera, algunas copas de vino y riéndose a carcajadas. Suspiro cerrando la puerta y quitándome la chaqueta.

—La llave es para emergencias —aclaro cruzándome de brazos y ellas se ríen, hasta que notan a Ashton a mi lado y comienzan a ovacionar—. Ni lo piensen. Ashton ya se iba.

—¿En serio? —inquiere Drew.

—¿En serio?

Volteo a Ashton extrañada, pensé que querría irse.

—Van a someterte a un interrogatorio.

—No me molesta responder un par de preguntas.

—Está bien… —accedo aclarándome la garganta antes de comenzar las presentaciones—. Chicas, él es Ashton. Ashton ellas son Drew —señalo a la pelirroja que está comiendo nachos con queso mientras lo escanea—, Amber —La rubia eleva la copa de vino a modo de saludo y bebe un sorbo—, Selene —La morena lo saluda con una sonrisa amigable y continúa pintándose las uñas— y ella es Kate —comento enseñándole a la castaña que trenza el cabello de Selene y le da una mirada significativa.

—Encantado de conocerlas.

—Ponte cómodo, iré por unas copas y una botella de vino, si es que dejaron alguna.

—Y cuéntanos Ashton, ¿a qué te dedicas? —pregunta Amber pasándole algunas frituras para que coma. Toma un par mientras la rubia y la pelirroja se sientan en los sillones.

—Soy actor, pero también trabajo en un hogar de adopción de mascotas —Escucho que responde y se me escapa una ligera sonrisa mientras las chicas suspiran de ternura. Busco en la alacena y encuentro la última botella de vino. En cualquier momento estarán ebrias.

—¿Cuál fue la peor experiencia que tuviste como actor?

—Bueno, hoy en una audición me pidieron que comiera una hamburguesa y fue una de las peores experiencias que he tenido desde que soy vegetariano.

—Oh, debió ser horrible. Estuve trabajando una casa de comida rápidas y me tenían en la cocina —cuenta Selene haciendo una mueca de asco—. Creo que fue uno de los peores trabajos que tuve porque me sentía muy mal conmigo misma al estar en un lugar con tanta muerte y tocando cadáveres.

—¿También eres vegetariana?

—Sí, estoy pasándome al veganismo. Pero no es tan fácil. En mi caso, necesito tomar algunas vitaminas y demás para suplantar las que no obtengo de la carne. Así que estoy probando sustituir los derivados de animales y obtener las mismas proteínas y eso.

—Recuerdo que en los primeros meses sufrí algunos desmayos, pero es parte del cambio.

—¿Cuántos años tienes? —pregunta Kate terminando con el cabello de Selene y tomando un trago de su copa mientras le tiende una mano a la morena para que pinte sus uñas.



Poupée

#27960 en Novela romántica
#4597 en Chick lit

En el texto hay: diversion, corazonroto, fiestas

Editado: 07.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar