Mi roto San Valentín

Capítulo 22

Capítulo 22: Hospital

 

El camino hacia el hospital es incómodo y silencioso. Como estuve al volante podía ver por el espejo retrovisor a Kate llorar y las chicas consolarla. Drew de copiloto me daba las indicaciones y no pude evitar notar que estaba muy tensa. Mi cabeza es un completo lío. No estoy segura de saber cómo reaccionar y qué pensar. Hay tanta información en mi cabeza ahora mismo que estoy un poco mareada. Es mucho para asimilar.

 

Empezando por Ashton que resultó ser todo lo contrario a lo que creía y que su apariencia encantadora que había logrado conquistarme resultó ser sólo una práctica para su actuación estelar, una que consiguió gracias a mí. Engañada y lastimada me permití escuchar lo que tenía Jordan para decirme y sólo acabó confundiéndome más. Todo lo que me dijo se sintió tan real que estoy segura de que lo fue. Vaya cambio radical que tiene el maldito universo para mí. Me muestra que un hombre encantador resultó ser un mentiroso y que un mentiroso resultó ser encantador. Y para sumarle otra cosa más, Dylan tuvo un accidente del que no sé absolutamente nada porque sé que en el momento que pregunte Kate no podrá controlar su llanto. Así que estoy manejando hacia el hospital escuchando sollozos y callando los que están en mi mente mientras pienso en qué tan grave debe estar uno de mis primos, porque sí, dejamos de ser familia oficialmente, pero lo seguiremos siendo de corazón.

 

Entonces estoy con un lío de ex cambiando de personalidad y un primo en el hospital, además de estar con mis amigas llorando y otra totalmente tensa. Se ve que no voy a poder descansar esta noche como tanto deseaba. Sólo espero que Dylan se encuentre bien.

 

Cuando estaciono en el hospital, las chicas se bajan con rapidez y las sigo activando el seguro del auto. Ashton se encuentra en la entrada caminando de un lado a otro y me siento momentáneamente perdida. Era obvio que él iba a estar en el hospital porque es su primo, pero no esperaba encontrármelo tan pronto. Se ve muy nervioso y parece mascullar un par de cosas mientras abre y cierra sus manos en puños. Drew se acerca y detiene su caminata. Yo estoy un poco muda, es difícil para mí verlo después de lo que pasó.

 

—¿Puedes llevarnos con ellos? —pide con voz suave y él la mira un poco perdido. Luego parece notarnos a las demás y su mirada nos recorre hasta que se detiene en mí. Parece sorprendido y yo siento ganas de llorar inmediatamente. No dice nada, parece hipnotizado en mis ojos y yo no puedo dejar de verlo tampoco. Es extraño vernos ya que lo estuve evitando todo este tiempo. Puedo notar unas ojeras muy oscuras debajo de sus ojos y ahora soy consciente de la gasa que lleva en la frente y los raspones en una de sus mejillas—. Ashton… —Lentamente devuelve sus ojos a la pelirroja—. Queremos ver a Dylan y Kyle.

 

Por un momento no dice nada y puedo sentir la angustia de Kate ante ese silencio. Pero suspira asintiendo y nos hace una seña para seguirlo. Entrar al hospital se siente raro. El olor a desinfectante y enfermedad habita en el lugar y hay tanto blanco que comienza a lastimar mis ojos. Las luces son tan potentes que fácilmente podría dejarte ciego. Hay varios médicos y algunos pacientes caminando con sueros o en sillas de ruedas. Subimos al ascensor y Ashton oprime el botón del tercer piso.

 

—Íbamos en el auto a un evento lanzamiento de un disco. Dylan iba manejando y Kyle de copiloto, yo iba atrás —dice sin mirar a ninguna y tiene el ceño un poco fruncido junto a sus ojos vidriosos—. Estábamos bromeando sobre un estilista que parecía tener un flechazo por Kyle y luego sentí el impacto —Niega con su cabeza y sale cuando se abren las puertas—. Creo que perdí la consciencia. Cuando desperté había sirenas y ambulancias. Al parecer un idiota pasó una luz roja y nos chocó.

 

—¿Cómo está Dylan? —pregunta Kate y Ashton suspira, eso no es tan buena señal.

 

—Fue el más afectado. Le rompió una pierna y unas costillas. Tiene una mano rota también y varios moretones por todo el cuerpo —Kate solloza y el castaño acaricia su hombro dedicándole una pequeña sonrisa—. No llores, bonita. Él no está tan mal.

 

—¿Puedo verlo? —pide cuando nos detenemos en el pasillo.

 

—Aún no, está en el quirófano.

 

Kate solloza más fuerte y Amber la abraza con fuerza.

 

—Dijiste que no estaba tan mal.



Poupée

#27926 en Novela romántica
#4590 en Chick lit

En el texto hay: diversion, corazonroto, fiestas

Editado: 07.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar