Mi roto San Valentín

Capítulo 38

Capítulo 38: Elise

Observo a Ashton que luce muy sorprendido. Supongo que no se esperaba a su ex. La recorre con la mirada y puedo ver que ella hace lo mismo con él. Esto es incómodo y el silencio es muy tenso. Siento que estoy de más en este reencuentro. 

—Hola, Ashton —saluda con una sonrisa. Ah claro, a él sí lo saluda. 

—Elise, ¿cómo estás? 

—Bien, pasaba por aquí y quise venir a verte. 

—Vaya horario de visitas —comento con una sonrisa burlona. Ella me mira con curiosidad, pero sé que también con cierto fastidio—. ¿Quieres pasar? —La verdad es que no quiero que lo haga, pero sé que quiere hablar con mi novio y aunque no me guste la idea sé que es mejor que los vecinos no escuchen la conversación. Sobre todo si se encuentra el tercero en discordia. 

—¿Tú quién eres? 

—No creo que tengas interés en saber —Veo a Ashton que la mira serio. Creo que le afecta un poco su presencia—. Pasa, seguro tienes sed —murmuro caminando por el pasillo para ir a la cocina. 

Sí, quizás no es mi departamento, pero en estos meses Ashton me ha hecho sentir con total de libertad de hacer lo que quiera. Los chicos también, así que me desenvuelvo como si fuera mi departamento. Escucho la puerta cerrarse y mientras sirvo un jugo ellos se sientan el sofá frente a frente. Le tiendo el vaso a la castaña, aunque me gustaría vaciar su contenido en su cabeza. Pero me contengo porque me gusta la alfombra de los chicos y sería una lástima arruinarla. 

Me sonríe algo tensa y sé que mi presencia le incomoda un poco. Ashton no dice nada, sólo la mira. El silencio es horrible mientras ella bebe. Luego mira a mi novio, no digo nada mientras me mantengo de pie junto al sofá. 

—¿Qué necesitas, Elise? 

Ah, directo como siempre que se lo requiere. Ashton parece muy tranquilo, pero sé que está un poco tenso. Está sentado muy derecho y sus labios están ligeramente apretados. 

—Quería conversar contigo —dice mirándome unos segundos antes volver los ojos a mi novio—. A solas. 

Ruedo los ojos, como si yo fuera a hacerle caso a ella. Me centro en Ashton que respira hondo. Estoy un poco alejada de él, no quiero interferir tanto en lo suyo. 

—¿Los dejo a solas? —pregunto mirándolo y él niega con su cabeza antes de palmear el lado del sillón. 

—No tengo problemas con que te quedes —Me siento junto a él, pero no lo toco y él a mí tampoco. Aun así, no me siento incómoda por Ashton, sino por tener a su ex en la misma habitación—. ¿Sobre qué quieres hablar Elise? 

La castaña me observa unos segundos antes de mirarlo y su rostro se torna bastante triste. Manipuladora. Es todo lo que puedo pensar. 

—¿Recuerdas que fecha es hoy? —La observo notando que las comisuras de su boca caen y sus cejas se fruncen con angustia. Oh Dios, hasta veo sus ojos cristalizarse. Ashton no dice nada—. Hace dos años me pediste matrimonio en esta fecha —Sí que sabe usar cartas fuertes, sin embargo, mi novio no habla, sólo la mira—. Me llevaste a cenar a ese restaurante que tanto nos gusta —Creo que le gustaba más a ella que a él. Ashton es más divertido para un soso restaurante, los vive evitando a menos que sea el de Kate—. Escondiste el anillo en el postre y me pediste que fuera tu esposa. 

—¡Qué cursi! —Me burlo en voz alta y eso hace que me mire con furia antes de volver sus ojos de cachorrito abandonado hacia mi novio. 

—Dijiste que me amabas y no podías ver en tu futuro a otra mujer que no fuera yo… 

—Sí, recuerdo bien lo que dije esa noche —dice Ashton con tranquilidad. Ni siquiera parece compadecerse de ella. La mira sin expresión—. También recuerdo que un año y unos meses después te encontré en mi habitación con George. 

Solloza. Ella malditamente solloza. Cubro mi boca para no reír, es tan divertido el papel lamentable que está haciendo. La imaginaba un poco más desalmada y maldita. Supongo que ella era manipuladora con sus lágrimas de cocodrilo. Pero Ashton es listo, él sabe leer muy bien cuando una persona miente y si yo soy capaz de ver que ella está haciendo un teatro, él también. 

Me molesta tenerla aquí, es la ex de Ashton. La que le rompió el corazón y con la que casi se casa. Pero no estoy muy insegura por su presencia, sé que a mi novio no le interesa compartir nada con ella. 

—Eso fue un error —justifica y veo lágrimas caer de sus ojos—. Estaba confundida y sentía muchas presiones con la boda cerca. 

—No eras la única casándose —Ashton parece un poco enfadado, pero no tanto como para ser violento. Él ni siquiera es violento, pero su tono es un poco mordaz y sé que está hablando desde su lado herido—. Estaba saturado de tantas cosas y no por eso me acosté con la vecina. Nunca intenté arruinar nuestra relación. 

—Es que todo me resultaba irreal —dice llorando. Bostezo y subo los pies a la mesa mientras me apoyo en el brazo del sofá—. Yo te amaba, aún lo hago. Sé que podemos volver a intentarlo. Ambos la pasábamos muy bien. Teníamos química. 

—Se necesita más que química para que una relación prospere —Ashton frunce el ceño y se apoya en sus piernas—. Es ridículo que vengas un año después de haber terminado a decirme que me amas. No puedes pretender que vuelva contigo por un par de lágrimas falsas y declaraciones de amor, Elise. 

—Nos amábamos, Ashton. Estoy segura de que tú no me has olvidado, que aún sientes algo por mí —Toma su mano y llora besándola. Frunzo el ceño. ¿Por qué lo toca? Ashton ni siquiera está cómodo con ella, está tenso y rígido—. No puedes tirar nuestra relación por un error. No fue correcto lo que hice con George, fue un momento de desesperación. Ni siquiera significó algo para mí. No fue importante. No como lo eres tú. 

—Woah —Río y ella me ignora poniéndole ojos suplicantes a mi novio. 

—He experimentado lo que se siente perderte y no estoy dispuesta a dejarte ir. No quiero seguir sin ti. Es doloroso continuar así. 

—¿Qué harás, Julieta? ¿Clavarte una daga para librarte de la pena de vivir sin tu amado? —Me burlo con una sonrisa—. ¿O vas a tirarte de un puente? Ni siquiera de esa manera creo que logres estar con tu Romeo —Río mientras su mirada me fulmina y bajo los pies de la mesita—. Ashton no es tan manipulable como crees —Mi novio aparta su mano de las suyas y no dice nada—. Una pena que no supieras apreciar a este gran hombre —digo poniéndome en pie y frente a ella, que no se intimida y también se pone de pie. Me mira mal, enojada y sé que estoy siendo insultada de mil formas diferentes. No podría importarme menos—. Ya has hablado todo lo que estamos dispuestos a escuchar. 

—A ti nadie te invitó en esta conversación. 

—No necesito que alguien me invite a hablar, pero Ashton lo hizo —comento tomándola del brazo para guiarla a la puerta, pero se libera de mi agarre con brusquedad—. Puedes irte. 

—¿Y tú quién eres? 

—Alguien que le es fiel —bromeo empujándola a la salida—. Ya sabes, existimos ese tipo de personas que no se acuestan con el primero que… —Recibo un puñetazo en mi mejilla. 

La miro con la boca abierta. Acaba de golpearme. ¡Me pegó! ¡A mí! 

—Ni siquiera me conoces —corta mirándome con el ceño fruncido—. No te… 

No la dejo acabar. Golpeo su ojo y ella intent devolvérmela, pero la esquivo y tiro de su cabello. Ashton intenta interponerse entre ambas, pero no funciona porque sigo golpeándola. En la cara, en las costillas y ella solo consigue tirar de mi cabello. Me quejo y creo escuchar la puerta abrirse, pero estoy concentrada en golpearla y que suelte mi cabello. Aún tengo el rostro un poco resentido por los golpes de Kate y tengo unos leves dolores donde ella golpeó, pero eso no me impide devolverle los golpes. 

Intento hacer a Ashton a un lado mientras ella continúa tirando de mi cabello y no puedo evitar jadear. Está tirando fuerte. La pateo justo antes de que Ashton me aleje y veo a Drew alejar a la chica con el ceño fruncido. 

—¿Qué pasa? —pregunta la pelirroja mirándome preocupada y le ofrece cierta mirada de furia a la castaña mientras me deshago de los brazos de Ashton. 

—¡Me golpeó! —exclamo saltando de nuevo a ella y esta vez no soy la única. Drew se une. 

Sé golpear, igual que la pelirroja. Ella es extrañamente protectora con nosotras, es algo así como la madre del grupo. Y si alguien nos lastima, ella enseguida salta a defendernos como una leona. Lo hizo con Jordan muchas veces. Incluso cuando él vino a hablarme este año. Una vez golpeó a una compañera de trabajo de Kate porque le había tirado comida en su uniforme. También golpeó a un chico que le tocó el culo a Sel en una discoteca. Ella es de temer. 

—¡Ayúdame! —Escucho exclamar a Ashton y siento sus brazos tirando de mi cintura, pero me aferro al cuerpo de la castaña mientras golpeo su vientre. 

Drew en cambio golpea su rostro y grito cuando siento rasguños de Elise en mi rostro. Aprisiona mi cuerpo con sus piernas y golpea mi estómago sacándome el aire justo antes de cambiar posiciones y golpearme la cara. Drew tira de su cabello y la tumba al piso para golpearla. Me lanzo sobre ella y le doy un golpe antes de que abracen mi cintura y me alejen de ella. Pataleo e intento soltarme mientras veo a Kyle reírse y alejar a Drew de la castaña. 

—¿Elise? —pregunta Kyle con sorpresa antes de fruncir su ceño. Suelta a Drew y ella va a golpearla. 

—¡Kyle! —exclama Ashton con enojo y yo intento zafarme de su agarre—. ¡Sepáralas! 

El primo se cruza de brazos y sonríe viendo a la pelirroja golpear el rostro de Elise. Como si aprobara su reacción. Kyle me cae tan bien. 

—Sólo unos segundos. Falta Linkin Park de fondo —dice antes de sacar su celular y ponerse a grabar. Pataleo para que Ashton me suelte, pero sólo me agarra más fuerte—. Bueno, ya tuvo suficiente —guarda el móvil y tira del brazo de Drew que respira agitadamente mientras se pone de pie. La mira fijo—. Elise, no fue un placer verte. Sabes dónde queda la salida. 

La castaña se pone en pie y nos mira con furia. Drew intenta lanzarse de nuevo sobre ella, pero el castaño la retiene tomándola del brazo. Elise me lanza una larga mirada antes de acomodar su cabello y salir a paso apresurado. Mi respiración es irregular e intento calmarme. Ashton me abraza fuerte y me quejo cuando siento dolor en el abdomen. Enseguida me libera. 

—Es tan excitante ver este tipo de peleas y ahora tengo una grabada —dice Kyle con una sonrisa antes de dar un rápido vistazo a mi amiga—. No te dio ni un solo golpe ¿verdad? —pregunta y ella niega—. ¡Esa es mi novia! —festeja besando su mejilla y alzándola un poco. Drew ríe entre sus brazos. Luego sus ojos se centran en mí—. Eres buena en la ofensiva. 

—Te lo dije —murmuro mientras Ashton se ubica frente a mí y toca mi rostro haciendo que me queje en ciertas zonas. 

—Vaya paliza le dieron a Elise. Se la hubiera dado yo, pero no toco mujeres en ese sentido —Creo que me sonrojo porque él ríe—. Estoy muy orgulloso de ustedes, chicas. Ella se merecía eso y más… 

—No las alientes —protesta Ashton con el ceño fruncido—. Las cosas no se resuelven a los golpes, no son unas niñas y ella puede demandarlas por lo que hicieron. 

—Suerte que tenemos a Sel y ella estaría encantada de indemnizarnos y ponerle una perimetral —Sonrío y Drew también mientras acomoda su cabello—. ¿Puedes creer que me atacó de la nada? 

—Ah, pero estabas dándole una buena paliza cuando llegué —felicita acercándose a mí. 

Sonrío abrazándola. Ella siempre me apoya en todo. Está para mí y me defiende de quien sea. 

—Amo que le hayan pateado el trasero a esa arpía. 

—Kyle… 

—Es una manipuladora. Lo peor es que siempre conseguía lo que quería contigo —refuta corriendo a mi novio y tomando mi rostro entre sus manos. Acaricia mi mejilla que arde—. Tienes que cubrir más tu cara —Besa mi frente antes de abrazarme. Sonrío correspondiendo—. Yo te hubiera dejado golpearla un poco más. 

—Basta, Kyle. 

—¡Pero si se lo merece! 

—Ariadne no fue muy amable tampoco. 

—¡Si hasta le ofrecí de beber y la hice pasar! —reclamo mirándolo con el ceño fruncido. Se cruza de brazos. 

—Te reíste en su cara todo el tiempo —Río y Kyle también lo hace. 

—Es que fue divertido. 

—No puedes pelearte con todo el mundo. No querrás que mis padres vean a mi novia golpeada. Pensarán que eres mala influencia, que tuviste un accidente o que incluso yo fui capaz de golpearte —Suspiro alejándome del primo. Puede que tenga un poco de razón—. Mira si te ven tus padres así. Ellos podrían pensar que tú mientes y yo te golpeo. 

—No seas tan duro con ella —pide Kyle rodeando mis hombros con su brazo—. Elise no tenía nada que hacer aquí y estoy seguro de que vino a molestar, ella hizo lo correcto. 

—No, Kyle. No quiero que la incites a pelearse con cualquiera que la moleste. 

—Puedo llamarla para que cures sus heridas —propongo cruzándome de brazos—. Ya que tanto te preocupa. 

Frunce el ceño antes de rodar sus ojos. 

—Me preocupa que un día de estos te desfiguren la cara o acabes en la comisaría —Ahora soy yo la que ruedo los ojos y él revuelve mi cabello como siempre que intent molestarme—. Sé que querías echarla, pero podrías haber sido más tranquila. 

—Tu ex es un asco. 

—Bueno, yo pensé eso de Jordan y no por ello lo golpeé. 

—Pero ella sí lo hizo —puntualiza Kyle y Ashton lo mira mal—. ¿Qué? Deberías verle el lado bueno. Siempre tendrás alguna pelea de chicas sexy para presenciar. Yo estoy agradecido de que Drew sea tan excitante —La pelirroja golpea su costado y él se ríe besando su mejilla—. Vamos, mujer. No dije nada malo. Sólo que mi novia es sexy. 

—Te advertí que me metía en peleas —aseguro a mi novio y suspira con cansancio—. ¿Y cómo te sientes? 

—¿Yo? A mí no me pegaron. 

Me alejo de los chicos me acerco a él. Siempre manteniendo la compostura. Sí, yo soy de algunos impulsos, pero él parece siempre pensar antes de actuar. Analiza todo. Deja fluir las cosas, pero a sus acciones las piensa concienzudamente. Acaricio su cabello un poco preocupada. No estuvo cómodo en ningún momento, Elise lo afecta, pero no sé hasta qué punto y eso me pone un poco nerviosa. 

—No, pero sé que las cosas con ella no terminaron bien y tú sufriste bastante. 

—Eso es pasado —Ladea la cabeza y me mira con el ceño fruncido—. No siento nada por ella si es lo que te preocupa. 

—No dije que lo hicieras. 

—No, pero estás a la defensiva y nerviosa —dice señalando la mano que tira de mi cabello. Ni siquiera lo había notado—. Elise no me provoca nada, solo fue raro tenerla por aquí y por supuesto que no estaba cómodo, más al ver una mujer llorando. No la esperaba y no estaba preparado para una conversación con mi ex, tampoco para ver a mi novia con ella en una misma habitación. 

—Dijiste que podia quedarme. 

—Sí y amo que te hubieras reído durante todo su falso discurso —Sonrío y tira de mi mano para abrazarme—. No hace que te ame menos el que haya aparecido aquí —murmura besando mis labios. 

—Asquerosamente cursi —Se queja Kyle y río sobre los labios de Ashton—. Si ya terminaron con tanta azúcar, conejita quería que vayamos al cine por una película de terror —dice abrazando a mi amiga que sonríe—. Ahí pueden meterse mano y nadie los verá. 

—Él es todo un experto en eso —asegura la pelirroja besando su cuello. 

—No necesito tantos detalles —Kyle me mira fijamente con una pequeña sonrisa. Ni siquiera hice un comentario gracioso, pero estoy segura de que está pensando algo que probablemente me hará sonrojar—. ¿Qué? 

—¿Pelearías con conejita en una pileta con gelatina? —Abro la boca sorprendida y mi amiga le tira de la oreja haciendo que ría—. Sería muy sexy. 

—¿No teníamos un video de la pelea con Amber? —pregunto a mi amiga y ella asiente con una sonrisa que parece encantarle al primo—. Fue en esa fiesta tipo temática de Hawai. 

—Podrías agregar algo así para la fiesta de Halloween —propone y asiento aprobando esa idea. 

—Ustedes van a matarme —murmura Kyle.



Poupée

#28297 en Novela romántica
#4653 en Chick lit

En el texto hay: diversion, corazonroto, fiestas

Editado: 07.07.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar