Microcuentos de terror

29

—¿Quieres compañía?

El hombre miró a los lados, sin estar seguro de haber oído bien.

—Vine por ti.

No era su imaginación. Era una voz y se acercaba.

—Ya nunca estarás solo.

Lo habría agradecido de no ser porque llevaba un año abandonado en aquella isla desierta. 



ManuelVilleda

Editado: 29.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar