Microcuentos Ii

Orfeo sólo hay uno

Tocó su melodía pero la bestia no se calmó. Agitó con furia sus tres testas y deshizo a dentelladas su cuerpo. Su cabeza, escupida a un lado, llora, y sirve de advertencia. No tuvo el talento del tal Orfeo, y ahora se lamenta para siempre a la entrada del Averno.



arielfm

#6277 en Otros
#2007 en Relatos cortos
#763 en Terror

En el texto hay: fantasia, terror, microcuentos

Editado: 29.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar