Mujeres Enamoradas

CAPITULO VI ''CREME DE MENTHE''

Horas    después    volvían    los    dos    a    reunirse    en    el    café.    Por    las    puertas    de vaivén,    Gerald    entró    en    la    amplia    estancia    de    alto    techo    en    que    los    rostros    y    las cabezas    de    los    bebedores    se    veían    difusamente    a    través    del    humo,    y    se reflejaban    de    manera    todavía    más    difusa,    repetidas    ad    infinitum    en    los    grandes espejos    colgados    en    las    paredes,    de    modo    que    se    tenía    la    impresión    de    entrar en    un    oscuro    y    vago    mundo    de    sombríos    bebedores,    que    emitía    murmullos    en la    atmósfera    de    azul    humo    de    tabaco.    Sin    embargo,    el    terciopelo    rojo    de    los asientos    daba    sustancia    a    aquella    burbuja    de    placer. Gerald    avanzó    despacio,    con    aire    observador    y    atento,    por    entre    las    mesas y    por    entre    la    gente    cuyas    sombrías    caras    se    alzaban    a    su    paso.    Tenía    la impresión    de    penetrar    en    un    extraño    elemento    desconocido,    de    penetrar    en    una iluminada    región    nueva,    entre    una    cohorte    de    almas    licenciosas.    Eso    le    gustaba y    le    divertía.    Miró    las    caras    oscuras,    evanescentes,    extrañamente    iluminadas, inclinadas    sobre    las    mesas.    Y    vio    a    Birkin,    quien    se    levantó    y    le    hizo    una    seña.
En    la    mesa    de    Birkin    había    una    muchacha    de    cabello    oscuro    y    corto, peinado    al    modo    de    las    artistas,    que    le    colgaba    liso    hasta    las    orejas,    como    a una    princesa    egipcia.    Era    menuda    y    de    aspecto    delicado,    de    tez    clara    y    grandes ojos    oscuros    y    hostiles.    En    todas    sus    formas    había    delicadeza,    casi    belleza,    y    al mismo    tiempo    cierta    atractiva    grosería    espiritual,    lo    que    fue    causa    de    que    en los    ojos    de    Gerald    apareciera    instantáneamente    una    chispa. Birkin,    que    parecía    apagado,    irreal,    como    si    quisiera    que    su    presencia    no    se notara,    presentó    a    Gerald    a    la    chica,    de    la    que    dijo    se    llamaba    la    señorita Darrington.    La    muchacha    alargó    la    mano    en    movimiento    brusco,    desabrido, sin    dejar    de    mirar    a    Gerald,    con    sus    ojos    de    mirada    tenebrosa    y    vulnerable. Gerald    se    ruborizó    al    sentarse. Llegó    el    camarero.    Gerald    miró    los    vasos    de    los    otros    dos.    Birkin    bebía    un líquido    verde.    Y    la    señorita    Darrington    tenía    ante    sí    una    copa    de    licor, pequeña,    en    la    que    sólo    quedaban    unas    gotas. —¿Tomará    otra    copa    de…? La    chica    dijo: —Brandy. Se    bebió    las    últimas    gotas    y    dejó    la    copa.    El    camarero    se    fue.    La    chica    dijo a    Birkin: —No.    No    sabe    que    he    vuelto.    Quedagá    ategado,    cuando    me    vea    aquí. Hablaba    transformando,    a    menudo,    las    erres    en    ges,    y    pronunciando    a medias    las    sílabas,    de    manera    un    tanto    infantil,    con    lo    que    su    habla    era,    al mismo    tiempo,    afectada    y    muy    acorde    con    su    aparente    carácter.    Tenía    voz apagada,    átona.    Birkin    le    preguntó: —¿Dónde    está? La    chica    expuso: —Inaugura    una    exposición    privada    en    casa    de    lady    Snellgrove.    Warens también    ha    ido. Hubo    una    pausa.    Luego    Birkin,    con    aire    desapasionado    y    protector,    le preguntó: —Bueno,    ¿qué    piensas    hacer? La    chica    meditó    enfurruñada.    La    pregunta    la    había    disgustado.    Contestó: —No    pienso    hacer    nada.    Mañana    veré    si    me    contratan    para    posar. Birkin    le    preguntó: —¿A    quién    irás    a    ver?
—Primero    igué    a    ver    a    Bentley.    Pero    me    parece    que    está    enfadado conmigo    por    haberme    escapado. —¿Cuando    estaba    pintando    el    cuadro    de    la    Virgen? —Sí.    Y    si    no    me    quiere    contratar,    iré    a    ver    a    Carmarthen.    Éste    me    dagá trabajo. —¿Carmarthen? —Frederick    Carmarthen.    Hace    fotografías. —Gasas    y    hombros. —Sí.    Pero    es    un    tipo    muy    decente. Hubo    una    pausa.    Birkin    preguntó: —¿Y    qué    vas    a    hacer    con    Julius? —Nada.    Como    si    no    existiera. —¿Has    terminado    con    él    para    siempre? La    muchacha    volvió    la    cara    hacia    el    otro    lado,    enfurruñada,    y    no    contestó. Un    hombre    se    acercó    a    paso    muy    vivo    a    la    mesa.    Con    gran    cordialidad, dijo: —Hola,    Birkin.    Hola,    Pussum,    ¿cuándo    has    regresado? —Hoy. —¿Lo    sabe    Halliday? —No    lo    sé.    Y    me    da    igual. —¡Vaya!    Veo    que    las    cosas    no    han    cambiado.    ¿Te    molesta    que    me    siente    a vuestra    mesa? Fríamente,    aunque    con    cierto    tono    de    súplica,    como    una    niña,    la    chica repuso: —Estoy    hablando    con    Gupert,    ¿sabes? El    joven    dijo: —Te    estás    confesando…    Eso    siempre    es    bueno    para    el    alma.    Hasta    luego, pues. Y    después    de    dirigir    una    rápida    y    penetrante    mirada    a    Birkin    y    a    Gerald,    el recién    llegado    se    fue    deprisa,    balanceando    los    faldones    de    la    chaqueta. Durante    este    tiempo,    nadie    había    prestado    la    menor    atención    a    Gerald.    Sin embargo,    Gerald    tenía    la    impresión    de    que    la    muchacha    tenía    física    conciencia
de    su    proximidad.    Gerald    esperaba,    escuchaba    y    procuraba    averiguar    el significado    de    la    conversación    entre    los    otros    dos. La    chica    preguntó    a    Birkin: —¿Te    alojas    en    la    casa? —Sí,    estaré    tres    días.    ¿Y    tú? —Todavía    no    lo    sé.    Siempre    puedo    ir    a    casa    de    Bertha. Hubo    un    silencio.    De    repente,    la    chica    se    volvió    hacia    Gerald    y    le    preguntó con    acento    formal    y    cortés,    en    el    tono    distante    de    la    mujer    que    acepta    su inferioridad    social,    pero    que    da    por    supuesta    una    camaradería    íntima    con    el hombre    a    quien    se    dirige: —¿Conoce    bien    Londres? Riendo,    Gerald    repuso: —No    mucho,    parece.    He    estado    infinidad    de    veces,    pero    no    conocía todavía    este    sitio. En    un    tono    que    situó    a    Gerald    en    la    posición    de    un    extraño,    la    chica    le preguntó: —Entonces    ¿usted    no    es    artista? —No. Birkin,    dando    a    Gerald    las    cartas    credenciales    que    lo    hacían    admisible    en    el mundo    de    la    bohemia,    dijo: —Es    soldado,    explorador    y    Napoleón    de    la    industria. Con    curiosidad    fría,    pero    viva,    la    chica    preguntó    a    Gerald: —¿Es    usted    militar? —Ya    no.    Dejé    el    ejército    hace    unos    años. Birkin    terció: —Estuvo    en    la    última    guerra. La    chica    preguntó: —¿De    verdad? Birkin    añadió: —Luego    hizo    una    expedición    al    Amazonas,    y    ahora    explota    minas    de carbón. La    muchacha    miró    a    Gerald    con    fija    y    tranquila    curiosidad.    Gerald    se    echó
a    reír    al    escuchar    la    definición    que    de    él    había    dado    Birkin.    Se    sentía satisfecho    de    sí    mismo,    rebosante    de    fortaleza    viril.    La    risa    iluminaba    sus    ojos azules    y    profundos.    Su    cara,    colorada,    coronada    por    el    cabello    rubio    y    fuerte, estaba    llena    de    satisfacción    y    resplandecía    de    vida.    Había    intrigado    a    la    chica, que    le    preguntó: —¿Cuánto    tiempo    se    queda    aquí? —Un    día    o    dos.    Quizá    más,    no    tengo    prisa. La    chica    seguía    dirigiendo    a    su    cara    aquella    mirada    lenta    y    franca    que    tan curiosa    y    excitante    parecía    a    Gerald.    Se    sentía    aguda    y    deliciosamente consciente    de    sí    mismo,    de    su    propio    atractivo.    Se    sentía    pletórico    de    fuerzas, capaz    de    comunicar    algo    parecido    a    la    fuerza    eléctrica.    Y    tenía    conciencia    de los    oscuros    ojos    de    la    chica,    con    su    mirar    vulnerable,    fijos    en    él.    Eran    bellos aquellos    ojos,    con    aspecto    de    flor,    plenamente    abiertos,    mirándole    desnudos.    Y en    ellos    parecía    flotar    una    curiosa    iridiscencia,    una    especie    de    película desintegrada,    cierta    tristeza,    como    aceite    flotando    sobre    el    agua.    Debido    al calor    que    reinaba    en    el    café,    la    chica    se    había    quitado    el    sombrero.    Llevaba    un vestido    sencillo,    cerrado    en    el    cuello,    pero    era    de    rico    crêpe-de-chine    amarillo, y    el    vestido    colgaba    pesada    y    suavemente    del    joven    cuello    de    la    joven    y    de    sus delgadas    muñecas.    Su    aspecto    era    sencillo    y    acabado,    realmente    bello,    debido a    su    forma    y    regularidad.    El    brillante    cabello    oscuro    caía    y    se    curvaba simétricamente    a    uno    y    otro    lado    de    la    cabeza;    sus    facciones    eran    menudas, correctas    y    suaves,    egipcias    en    la    leve    plenitud    de    sus    curvas;    el    cuello    era esbelto,    y    el    sencillo    vestido    de    denso    color    sobresalía    de    sus    delicados hombros.    La    muchacha    tenía    un    aire    de    gran    quietud,    casi    de    inexistencia,    un aire    distante    y    cauteloso. Gerald    se    sentía    fuertemente    atraído    por    ella.    Y    se    daba    cuenta    de    que ejercía    un    tremendo    y    gozoso    poder    sobre    ella,    un    cariño    instintivo    muy próximo    a    la    crueldad.    Sí,    porque    la    chica    era    una    víctima.    Gerald    se    daba cuenta    de    que    ella    se    hallaba    a    su    merced,    y    se    sentía    generoso.    Una    corriente eléctrica    tensa    y    voluptuosamente    generosa    recorría    los    miembros    de    Gerald. Con    la    fuerza    de    su    descarga,    podía    aniquilar    a    la    muchacha.    Pero    ésta esperaba,    a    su    distancia,    entregada. Durante    un    rato    hablaron    de    cosas    triviales.    De    repente,    Birkin    dijo: —¡Ahí    viene    Julius! Birkin    se    levantó    un    poco,    sin    llegar    a    ponerse    en    pie,    y    dirigió    una    seña    al recién    llegado.    La    chica,    en    un    movimiento    raro,    casi    malvado,    volvió    la cabeza,    mirando    por    encima    del    hombro,    sin    mover    el    resto    del    cuerpo.    Gerald observó    el    balanceo    del    cabello    oscuro    y    suave    de    la    muchacha    sobre    sus orejas.    Comprendió    que    la    muchacha    miraba    intensamente    al    hombre    que    se
acercaba,    por    lo    que    también    él    miró    hacia    allá.    Vio    a    un    hombre    joven    y    flaco, atezado,    con    el    cabello    rubio,    largo    y    denso    saliéndole    por    debajo    del sombrero    negro,    que    avanzaba    difícilmente    por    la    sala,    con    el    rostro    iluminado por    una    sonrisa    que    era,    al    mismo    tiempo,    ingenua    y    cálida,    y    también    vacía. Se    acercó    a    Birkin    deprisa,    impulsado    por    el    deseo    de    darle    la    bienvenida. Hasta    que    estuvo    muy    cerca    de    la    mesa,    el    recién    llegado    no    se    dio    cuenta de    la    presencia    de    la    joven.    Al    verla    retrocedió,    se    le    puso    verdosa    la    cara,    y dijo    en    voz    aguda    y    chillona: —Pussum,    ¿qué    haces    aquí? Todos    los    que    estaban    en    el    café    miraron    como    animales    al    oír    el    grito. Halliday    se    había    quedado    inmóvil,    mientras    una    pálida    sonrisa,    casi    de imbécil,    se    dibujaba    en    su    cara.    La    chica    se    limitó    a    mirarle    con    expresión helada,    en    la    que    se    veía    el    resplandor    de    un    diabólico    e    insondable conocimiento,    mezclado    con    cierta    impotencia.    Aquel    hombre    la    limitaba. Halliday,    con    la    misma    voz    chillona    e    histérica,    dijo: —¿Por    qué    has    regresado?    Te    dije    que    no    volvieras. La    chica    no    le    contestó,    limitándose    a    mirarle    de    aquella    misma    manera, inexpresiva    como    el    hielo,    pesada,    recta,    mientras    Halliday,    como    si    quisiera protegerse,    con    las    manos    echadas    hacia    atrás,    a    la    espalda,    se    apoyaba    en    la mesa    contigua.    Birkin    le    dijo: —Sabes    muy    bien    que    querías    que    regresara.    Anda,    ven    y    siéntate. —No,    yo    no    quería    que    volviera    y    le    dije    que    no    regresara.    ¿Qué    quieres, Pussum? Con    voz    preñada    de    resentimiento,    la    chica    dijo: —De    ti,    nada. Halliday    gritó,    en    voz    que    se    elevó    hasta    el    chillido: —Entonces    ¿por    qué    diablos    has    vuelto? Birkin    dijo: —Es    libre    de    hacer    lo    que    le    dé    la    gana.    Oye,    ¿te    sientas    o    no? Halliday    gritó: —No,    no    me    sentaré    con    Pussum. Secamente,    pero    con    cierto    tono    de    protección,    la    chica    dijo: —No    tengas    miedo,    que    no    te    haré    daño. Halliday    se    acercó,    se    sentó    a    la    mesa,    se    llevó    la    mano    al    corazón    y    dijo:
—¡Qué    susto    me    has    dado!    Pussum,    no    me    hagas    estas    cosas.    ¿Por    qué    has vuelto? La    chica    repitió: —No    pretendo    nada    de    ti. Alzando    la    voz,    Halliday    dijo: —Eso    ya    lo    has    dicho    antes. La    chica    volvió    la    cara,    apartándola    totalmente    de    Halliday,    y    miró    a Gerald    Crich,    en    cuyos    ojos    había    un    sutil    destello    de    diversión.    Con    su    voz átona    e    infantil,    la    chica    le    preguntó: —¿Y    no    le    daban    un    miedo    teguible    los    salvajes? —Pues    no,    no    mucho,    realmente.    En    términos    generales,    son    inofensivos. Son    como    niños,    y    no    dan    miedo.    Se    les    puede    manejar    bien. —¿De    veras?    ¿No    son    muy    fieros? —No,    ni    mucho    menos.    En    realidad    hay    muy    pocos    seres    fieros,    tanto entre    los    animales    como    entre    los    hombres.    Pocos    seres    son    los    que    tienen    la ferocidad    precisa    para    ser    verdaderamente    peligrosos. Birkin    intervino: —Salvo    cuando    van    en    rebaño. La    chica    dijo: —¿De    modo    que    no    son    peligrosos?    Pues    yo    pensaba    que    todos    los salvajes    eran    muy    peligrosos,    y    que    la    mataban    a    una    antes    de    parpadear. Gerald    se    echó    a    reír: —¿De    veras?    A    los    salvajes    se    les    da    demasiada    importancia.    En    realidad, son    iguales    que    la    demás    gente,    y    cuando    se    les    conoce    no    resultan interesantes. —Bueno,    ¿en    ese    caso    resulta    que    para    ser    explorador    no    hace    falta    ser terriblemente    valiente? —No.    Antes    es    un    asunto    de    privaciones    y    vida    dura    más    que    de    peligros. —Vaya…    ¿Y    nunca    ha    tenido    miedo? —¿En    toda    mi    vida?    No    lo    sé…    Bueno,    sí,    hay    cosas    que    me    dan    miedo, como    estar    encerrado,    encerrado    en    un    sitio,    o    que    me    aten.    Me    da    mucho miedo    que    me    aten    de    pies    y    manos. La    muchacha    le    miraba    fijamente    con    sus    ojos    oscuros,    clavados    en    él,    y esa    mirada    producía    a    Gerald    una    excitación    tan    profunda    que    la    parte    externa
de    su    personalidad    permanecía    en    perfecta    calma.    Era    delicioso    sentir    que    la muchacha    le    arrancaba    aquellas    revelaciones    acerca    de    sí    mismo,    como    si hurgara    en    el    más    recóndito    y    oscuro    tuétano    de    su    cuerpo.    La    chica    quería saber.    Y    sus    ojos    parecían    penetrar    en    el    organismo    desnudo    de    Gerald.    Se daba    cuenta    de    que    la    joven    se    sentía    impulsada    hacia    él,    que    fatalmente tendría    que    entrar    en    contacto    con    él,    tendría    que    verle    y    conocerle.    Y    eso    le suscitaba    un    estado    de    ánimo    curiosamente    exultante.    También    sentía    que    la chica    tendría    que    entregarse    a    sus    manos    y    quedar    subyugada    por    él.    La muchacha    era    profundamente    profana,    propensa    al    comportamiento    de esclava,    allí,    mirándole,    dejándose    absorber    por    él.    No,    no    estaba    interesada    en lo    que    él    le    decía,    sino    absorta    en    la    revelación    que    de    sí    mismo    hacía    Gerald, absorta    por    él,    quería    conocer    su    secreto,    quería    experimentar    su    ser    viril. Una    sonrisa    insólita,    rebosante    de    luz    y    de    vitalidad    alerta,    aunque inconsciente,    iluminaba    la    cara    de    Gerald.    Estaba    sentado    con    los    antebrazos sobre    la    mesa,    y    las    manos,    de    piel    tostada    por    el    sol,    un    tanto    siniestras, manos    animales    pero    muy    bellas,    adelantadas    hacia    la    chica.    Y    esas    manos    la fascinaban.    Y    la    chica    lo    sabía,    hasta    el    punto    que    se    complacía    en    observar    su propia    fascinación. A    la    mesa    se    habían    sentado    más    hombres,    que    hablaban    con    Birkin    y    con Halliday.    En    voz    baja,    aparte,    Gerald    preguntó    a    Pussum: —¿Y    de    dónde    ha    regresado? En    voz    muy    baja,    pero    plenamente    resonante,    la    chica    repuso: —Del    campo. Su    cara    adquirió    una    expresión    cerrada    y    dura.    Constantemente    dirigía miradas    a    Halliday,    y,    entonces,    un    destello    aparecía    en    sus    ojos.    Halliday, joven    y    meditabundo,    prescindía    completamente    de    ella.    Realmente,    le    tenía miedo.    Había    instantes    en    que    la    muchacha    se    olvidaba    de    la    existencia    de Gerald.    Éste    no    la    había    conquistado    todavía.    En    voz    también    baja,    Gerald    le preguntó: —¿Y    qué    tiene    que    ver    Halliday    con    que    usted    estuviera    en    el    campo? Durante    unos    segundos    pareció    que    la    muchacha    no    quería    contestar. Luego,    con    desgana,    dijo: —Me    obligó    a    vivir    con    él,    y    ahora    quiere    echarme    de    su    vida.    Pero tampoco    me    deja    ir    con    otro.    No    me    deja    ir    con    nadie.    Quiere    que    viva escondida    en    el    campo.    Y    luego    dice    que    le    persigo    y    que    no    puede desembarazarse    de    mí. Gerald    dijo: —No    sabe    lo    que    quiere.
—Es    que    no    sabe    nada.    Siempre    espera    que    alguien    le    diga    lo    que    debe hacer.    Nunca    hace    lo    que    quiere    por    sí    mismo,    porque    no    sabe    lo    que    quiere. Es    como    un    niño. Gerald    miró    a    Halliday    unos    instantes.    Observó    la    cara    blanda, notablemente    degenerada    del    muchacho.    La    blandura,    en    sí    misma,    constituía un    atractivo.    Cálida    y    suave,    parecía    que    aquella    blandura    pudiera    acoger gratamente    a    quien    se    arrojara    a    ella.    Gerald    preguntó: —Pero    ¿no    tiene    poder    alguno    sobre    usted? —Bueno,    es    que    me    obligó    a    vivir    con    él.    Vino    y    se    puso    a    llorar,    sí,    se puso    a    llorar    a    mares,    diciendo    que    no    podría    seguir    viviendo    si    no    volvía    a    su lado.    Y    no    quería    irse.    Estaba    dispuesto    a    quedarse    todo    el    tiempo    que    fuera preciso.    Y    me    obligó    a    volver    a    su    lado.    Siempre    se    porta    así.    Y    ahora    que estoy    esperando    un    hijo,    quiere    darme    cien    libras    y    mandarme    al    campo,    para no    verme    nunca    más    y    no    volver    a    saber    de    mí.    Pero    no    lo    conseguirá    después de… En    la    cara    de    Gerald    se    formó    una    expresión    rara.    Con    incredulidad, preguntó: —¿Espera    un    hijo? Viéndola    tan    joven    y    tan    alejada    del    espíritu    de    la    maternidad,    parecía imposible.    La    muchacha    le    miró    plenamente    a    la    cara,    y,    en    sus    oscuros, primarios    ojos,    había    una    expresión    furtiva,    una    expresión    de    conocimiento    del mal,    tenebrosa    e    indomable.    Una    llama    secreta    brotó    en    el    corazón    de    Gerald. La    muchacha    repuso: —Sí.    ¿Verdad    que    es    horroroso? —¿Y    quiere    tenerlo? Dando    gran    énfasis    a    la    contestación,    la    chica    dijo: —No.    No    quiero. —Pero    ¿cuánto    hace    que    lo    sabe? —Diez    semanas. Todo    el    tiempo,    la    muchacha    mantuvo    la    mirada    fija    en    la    cara    de    Gerald. Éste    se    quedó    pensativo    y    en    silencio.    Después    asumió    otro    estado    de    ánimo, se    enfrió,    y    con    voz    cargada    de    amable    consideración,    preguntó    a    la    chica: —¿Podemos    comer    algo    aquí?    ¿Qué    le    apetece? —Pues    sí.    Me    encantaría    comer    ostras. —Bueno,    pues    comeremos    ostras.
Gerald    llamó    al    camarero. Halliday    no    se    dio    cuenta    de    nada    hasta    que    el    plato    estuvo    ante    la muchacha.    Entonces    gritó    bruscamente: —Pussum,    no    puedes    comer    ostras    ni    beber    brandy. La    chica    le    preguntó: —¿Y    a    ti    qué    te    importa? —Nada,    nada…    Pero    no    puedes    comer    ostras    ni    beber    brandy. La    muchacha    replicó: —No    estoy    bebiendo    brandy. Y    arrojó    las    últimas    gotas    de    licor    que    quedaban    en    la    copa    a    la    cara    de Halliday.    Éste    soltó    un    extraño    chillido.    Y    la    muchacha    se    lo    quedó    mirando, con    aparente    indiferencia.    Aterrado,    Halliday    chilló: —¡Pussum!    ¿Por    qué    has    hecho    eso? Gerald    tuvo    la    impresión    de    que    Halliday    temía,    hasta    el    terror,    a    la muchacha,    y    que    le    gustaba    sentir    ese    terror.    Parecía    gozar    de    las    sensaciones de    horror    y    de    odio    que    la    chica    le    inspiraba,    parecía    paladearlas    y    gozar, profundamente    aterrado,    de    todos    sus    aromas.    Gerald    pensó    que    era    un    extraño necio,    aunque    no    carente    de    cierto    atractivo. Otro    hombre,    con    voz    muy    delgada    y    rápida,    y    acento    de    Eton,    dijo: —Pussum,    prometiste    no    hacerle    daño. La    chica    repuso: —No    le    he    hecho    daño. El    hombre    que    había    hablado    era    joven,    moreno,    de    piel    suave,    y    rebosante de    oculto    vigor.    Preguntó: —¿Qué    vas    a    beber? La    chica    repuso: —La    cerveza    negra    no    me    gusta,    Maxim. La    voz    caballerosa    del    joven    dijo    en    un    murmullo: —Debes    pedir    champán. Gerald    se    dio    cuenta    de    que    ese    consejo    era    una    insinuación    dirigida    a    él. Riendo,    dijo: —¿Bebemos    champán?
La    chica,    con    su    infantil    pronunciación,    contestó: —Sí,    seco,    pog    favog. Gerald    observó    a    Pussum    mientras    ésta    comía    las    ostras.    Lo    hacía    con delicadeza    y    remilgo;    tenía    dedos    hermosos    que    parecían    estar    dotados    de    gran sensibilidad    en    las    yemas,    separaba    la    comida    con    movimientos    menudos    y bellos,    comía    cuidadosa    y    delicadamente.    A    Gerald    le    gustaba    mucho    verla comer    así.    A    Birkin    le    irritaba.    Todos    bebían    champán.    Maxim,    el    atildado joven    ruso,    con    la    cara    suave    y    de    color    cálido,    y    el    cabello    negro    y abrillantado,    era    el    único    que    parecía    hallarse    en    perfecta    calma    y    serenidad. Birkin    estaba    blanco    y    abstraído,    muy    poco    natural,    Gerald    sonreía    en    estado de    constante    beatitud,    divertido,    con    frías    chispas    bailándole    en    los    ojos, inclinándose    un    poco,    con    aire    protector,    hacia    Pussum,    que    estaba    muy hermosa    y    suave,    esponjada,    expuesta    como    una    flor    roja    en    un    paisaje    helado, en    desnudez    temiblemente    florida,    un    tanto    envanecida,    animada    por    el    vino    y excitada    por    la    presencia    de    los    hombres.    Halliday    tenía    aspecto    de    necio. Bastaba    con    que    bebiera    un    vaso    de    vino    para    quedar    embriagado,    propenso    a soltar    risitas    ahogadas.    Sin    embargo,    en    Halliday    siempre    se    daba    una agradable    y    cálida    ingenuidad    que    le    confería    atractivo. Pussum,    levantando    sus    redondos    ojos,    que    parecían    cubiertos    por    una ígnea    película    cegadora,    y    fijando    plenamente    la    mirada    en    Gerald,    dijo: —No    tengo    miedo    a    nada,    excepto    a    las    cucagachas. Gerald    rio    peligrosamente,    como    si    fuera    la    sangre    lo    que    le    hubiera impulsado    a    ello.    La    infantil    manera    de    hablar    de    Pussum    le    acariciaba    los nervios,    y    aquellos    ojos    ardientes    y    cubiertos    por    una    película,    mirándole plenamente,    olvidados    de    todo    su    pasado,    le    causaban    una    sensación    de licenciosa    libertad.    Pussum    aseguraba: —No,    no,    no    tengo    miedo    de    nada.    Pero    las    cucagachas    negras…    ¡Uf…! Y    se    estremeció    convulsivamente,    como    si    sólo    pensar    en    las    cucarachas fuera    insoportable.    Gerald,    con    la    puntillosa    precisión    propia    del    hombre    que ha    estado    bebiendo,    preguntó: —¿Quiere    decir    que    la    visión    de    las    cucarachas    le    da    miedo,    o    que    tiene miedo    a    que    las    cucarachas    la    muerdan    o    le    causen    daño    de    una    manera    u    otra? La    chica    gritó: —¿Muerden? Gerald    miró    alrededor    de    la    mesa    y    dijo: —No    lo    sé.    ¿Muerden    las    cucarachas?    Pero    no    es    ése    el    quid    de    la cuestión.    Lo    importante    es:    ¿tiene    usted    miedo    de    que    la    muerdan,    o    se    trata    de
una    antipatía    metafísica? La    muchacha    no    había    dejado    de    mirarle    plenamente,    con    ojos    primarios. Gritó: —¡Me    parecen    repugnantes    y    horrorosas!    En    cuanto    veo    una,    se    me    pone toda    la    carne    de    gallina.    Si    una    cucagacha    me    tocaga    el    cuerpo,    me    moriría. El    joven    ruso    musitó: —Esperemos    que    no    ocurra. La    chica    insistió: —¡Estoy    segura    de    que    me    moriría,    Maxim! Sonriente    y    sabio,    Gerald    dijo: —Jamás    una    cucaracha    tocará    su    cuerpo. De    una    forma    extraña,    Gerald    comprendía    a    la    chica. Birkin    dictaminó: —Tal    como    ha    dicho    Gerald,    es    un    problema    metafísico. Se    produjo    una    pausa    embarazosa.    El    joven    ruso,    con    su    habla    rápida, elegante,    preguntó: —¿Y    de    nada    más    tienes    miedo,    Pussum? —Pues    no.    Algunas    cosas    me    dan    miedo,    pero    guealmente    no    es    lo    mismo que    lo    que    me    pasa    con    las    cucagachas.    La    sangue    no    me    da    miedo. Un    hombre    joven,    de    cara    gruesa,    pálida    y    con    expresión    burlona,    que acababa    de    llegar    a    la    mesa    y    que    bebía    whisky,    dijo: —¡La    sangue    no    le    da    miedo! Pussum    le    dirigió    una    enfurruñada    mirada    de    desagrado,    una    mirada    fea    y de    baja    estofa.    El    individuo,    con    expresión    de    mofa    en    la    cara,    insistió: —¿Verdad    que    no    le    da    miedo    la    sangue? Pussum    repuso: —No,    no    me    da    miedo. El    joven    que    bebía    whisky    le    preguntó    con    sorna: —¿Y    dónde    has    visto    sangre,    como    no    sea    en    la    escupidera    del    dentista? Con    aire    de    soberbia,    Pussum    le    dijo: —No    estaba    hablando    contigo.
—Lo    que    pasa    es    que    no    puedes    contestar. Por    toda    respuesta,    Pussum    le    atizó    una    cuchillada    en    la    mano    gruesa    y pálida.    El    muchacho    se    levantó    de    un    salto,    lanzando    una    vulgar    maldición. Con    desprecio,    Pussum    dijo: —Eso    es    lo    que    eres    tú. El    joven,    de    pie    junto    a    la    mesa,    y    mirando    a    Pussum    con    corrosiva malevolencia,    dijo: —Ojalá    te    mueras. Gerald,    rápido,    con    instintivo    tono    de    mando,    dijo: —¡Basta    ya! El    joven    se    quedó    quieto,    en    pie,    mirando    con    sarcástico    desprecio    a Pussum,    con    una    expresión    acobardada,    de    conciencia    de    sí    mismo,    en    su    cara gruesa    y    pálida.    La    sangre    comenzaba    a    manar    de    su    mano.    A    Halliday    se    le había    puesto    la    cara    verdosa,    y    la    había    vuelto    hacia    el    otro    lado.    Chilló: —¡Qué    horrible!    ¡Lleváoslo! El    sarcástico    joven,    en    tono    un    tanto    preocupado,    preguntó    a    Halliday: —¿Te    encuentras    mal?    ¿Te    encuentras    mal,    Julius?    Pero    si    eso    no    es    nada, hombre…    No    des    a    la    chica    el    placer    de    imaginar    que    ha    llevado    a    cabo    una hazaña.    No    le    des    esa    satisfacción,    hombre.    Es    lo    único    que    quiere. Halliday    chilló: —¡Oh! Dirigiéndose    al    ruso,    Pussum    advirtió: —Va    a    vomitar,    Maxim. El    cortés    joven    ruso    se    levantó,    cogió    a    Halliday    por    el    brazo    y    se    lo    llevó. Birkin,    blanco    e    inhibido,    tenía    expresión    de    desagrado.    El    sarcástico    joven herido    se    alejó,    haciendo    exagerado    alarde    de    no    prestar    la    menor    atención    a su    mano    sangrante. Pussum    dijo    a    Gerald: —En    realidad    es    un    cobarde.    Ejerce    gran    influencia    en    Julius. Gerald    le    preguntó: —¿Quién    es? —Es    un    judío.    No    puedo    verle. —En    fin,    que    carece    de    importancia.    Pero    ¿qué    le    ha    pasado    a    Halliday?
—Julius    es    el    hombre    más    cobarde    que    he    visto    en    mi    vida.    Siempre    se desmaya,    si    le    amenazo    con    un    cuchillo.    Me    tiene    tegog. —Ya… —Todos    me    tienen    miedo.    Pero    el    judío    piensa    que    puede    demostrarme que    es    valiente.    En    realidad,    es    el    más    cobagde    de    todos,    sí,    porque    teme    lo que    la    gente    pueda    pensar    de    él.    A    Julius,    en    cambio,    eso    no    le    importa. Con    buen    humor,    Gerald    observó: —Bueno,    parece    que    entre    todos    reúnen    una    gran    cantidad    de    valentía. Pussum    le    miró    y    esbozó    una    sonrisa    lenta,    muy    lenta.    Estaba    muy    bella, sonrosada    y    segura    de    sí    misma,    en    su    temible    conocimiento.    Dos    puntos    de luz    destellaron    en    los    ojos    de    Gerald,    quien    preguntó    a    la    chica: —¿Por    qué    la    llaman    Pussum?    ¿Porque    tiene    cara    de    gato? La    chica    repuso: —Eso    espego. La    sonrisa    en    la    cara    de    Gerald    adquirió    más    intensidad.    Dijo: —Pues    sí,    algo    de    gato    tiene…    O,    mejor    dicho,    de    joven    pantera    hembra. Con    evidente    repulsión,    Birkin    exclamó: —¡Gerald,    por    Dios! Pussum    y    Gerald,    un    tanto    inseguros,    rieron,    mirando    a    Birkin.    Pussum, con    leve    insolencia,    por    sentirse    a    salvo    bajo    la    protección    de    Gerald,    dijo    a Birkin: —Estás    muy    callado    esta    noche,    Gupert. Halliday    regresaba    a    la    mesa,    con    aspecto    desolado    y    mareado.    Dijo: —Pussum,    por    favor,    no    hagas    esas    cosas. Lanzando    un    gemido,    Halliday    se    derrumbó    en    su    asiento.    La    chica    le    dijo: Deberías    irte    a    casa. —Efectivamente,    iré    a    casa. Dirigiéndose    a    Gerald,    Halliday    añadió: —¿Por    qué    no    venís    todos    a    casa?    Me    gustaría    que    vinierais.    De    veras. Sería    estupendo. Con    la    mirada    buscó    al    camarero.    Dijo: —Quiero    un    taxi,    que    busquen    un    taxi.
Volvió    a    gemir: —¡Qué    mal    me    encuentro…!    Pussum,    ¿ves    lo    que    has    conseguido? Con    necia    tranquilidad,    la    chica    le    dijo: —Te    lo    tienes    merecido    por    idiota. —¡Yo    no    soy    idiota!    Oh,    qué    horroroso…    Vayamos    todos    a    casa…    Sí,    será estupendo.    Pussum,    tú    ven    también.    ¿Qué?    Debes    venir,    sí,    claro    que    debes venir.    ¿Qué?    Oye,    no    comiences    a    armar    líos    ahora.    Oh,    cómo    me    encuentro… Es    horroroso…    Oh…    Oh… Fríamente,    la    chica    le    dijo: —Sabes    muy    bien    que    no    puedes    beber. —Debes    saber    que    no    se    debe    al    vino,    sino    a    tu    comportamiento absolutamente    repulsivo,    y    a    nada    más.    ¡Qué    horror!    Libidnikov,    anda, vayámonos    ya. Con    su    voz    rápida    y    baja,    el    joven    ruso    dijo: —Sólo    ha    bebido    una    copa,    una    solamente. Todos    se    dirigieron    hacia    la    puerta.    La    chica    se    mantuvo    junto    a    Gerald,    y parecía    moverse    al    unísono    con    él.    Gerald    se    daba    cuenta    de    ello,    y    el    hecho de    que    su    movimiento    fuera    compartido    le    llenaba    de    demoníaca    satisfacción. Tenía    a    la    muchacha    en    la    palma    de    la    mano    de    su    voluntad,    y    la    chica,    al moverse    a    su    lado,    era    suave,    secreta,    invisible. Cinco    de    ellos    se    metieron    apretados    en    un    taxi.    Halliday    fue    el    primero    en entrar,    y,    agachado,    avanzó    hasta    el    otro    extremo,    quedando    sentado    junto    a    la ventanilla    contraria.    Pussum    entró    y    Gerald    se    sentó    a    su    lado.    Oyeron    la    voz del    joven    ruso    dando    instrucciones    al    taxista    y    luego    permanecieron    todos sentados    en    la    oscuridad,    apretujados.    Halliday    gemía    y    asomaba    la    cabeza    por la    ventanilla.    Sentían    el    rápido    y    sordo    avance    del    automóvil. Pussum,    al    lado    de    Gerald,    parecía    hallarse    en    trance    de    adquirir    mayor suavidad,    de    penetrar    suavemente    en    los    huesos    de    Gerald,    como    si    pasara    a ellos    merced    a    una    oscura    corriente    eléctrica.    Penetraba    en    sus    venas    como una    magnética    oscuridad,    y    quedaba    concentrada    en    la    base    de    su    espina dorsal    como    una    terrible    fuente    de    energía.    Entretanto,    la    voz    de    Pussum sonaba    metálica    y    distraída,    mientras    charlaba    en    tono    indiferente    con    Birkin    y Maxim.    Entre    ella    y    Gerald    mediaba    aquel    silencio,    aquella    negra    y    eléctrica comprensión    en    la    oscuridad.    Luego    Pussum    cogió    la    mano    de    Gerald    y    la oprimió    fuertemente    con    la    suya,    pequeña    y    firme.    Fue    una    expresión    tan absolutamente    tenebrosa    y    al    mismo    tiempo    tan    claramente    desnuda,    que rápidas    vibraciones    recorrieron    el    cuerpo    de    Gerald,    así    como    su    cerebro,    de
manera    que    dejó    de    ser    responsable    de    sus    actos.    Pero    la    voz    de    Pussum    seguía sonando    con    vibraciones    de    campanilleo,    matizada    de    burla.    Y    cuando    Pussum volvió    la    cabeza,    su    sutil    melena    corta    rozó    la    cara    de    Gerald,    quien    sintió fuego    en    todos    sus    nervios,    un    fuego    como    una    sutil    fricción    eléctrica.    Pero    el gran    centro    de    su    fuerza    seguía    firmemente    asentado,    motivo    de    magnífico orgullo    para    él,    en    la    base    de    su    espina    dorsal. Llegaron    a    una    calle    de    casas    silenciosas,    cruzaron    un    jardín    a    lo    largo    de un    sendero    y    llegaron    a    una    puerta    que    les    abrió    un    criado    de    piel    oscura. Gerald    lo    miró    sorprendido,    y    se    preguntó    si    no    sería    también    un    señorito, quizá    uno    de    aquellos    orientales    que    estudiaban    en    Oxford.    Pero    no:    era    un criado.    Halliday    le    dijo: —Prepara    té,    Hasan. Birkin    preguntó    al    criado: —¿Hay    un    dormitorio    libre    para    mí? El    criado    contestó    a    los    dos    hombres    con    una    sonrisa    y    un    murmullo. Gerald    sentía    dudas    con    respecto    al    criado.    Debido    a    ser    alto,    delgado    y dotado    de    aire    reticente,    parecía    un    caballero.    Preguntó    a    Halliday: —¿Quién    es    tu    criado?    Parece    un    señorito. —Sí,    lo    parece.    Pero    se    debe    a    que    lleva    ropas    prestadas.    De    señorito    no tiene    un    pelo.    Lo    encontramos    por    ahí,    medio    muerto    de    hambre.    Lo    traje    aquí, y    un    amigo    le    dio    ropa.    Puede    ser    cualquier    cosa    menos    lo    que    parece.    Su única    ventaja    es    que    no    habla    inglés    ni    lo    entiende,    con    lo    que    no    representa ningún    riesgo. Con    voz    rápida    y    apagada,    el    joven    ruso    advirtió: —Es    muy    sucio. El    criado    apareció    en    el    marco    de    la    puerta,    Halliday    le    preguntó: —¿Qué    pasa? El    criado    esbozó    una    sonrisa    y    murmuró    tímidamente: —Querer    hablar    con    amo. Gerald    observó    con    curiosidad    al    criado.    Allí,    de    pie    en    el    marco    de    la puerta,    aquel    hombre,    apuesto    y    con    cuerpo    de    limpias    líneas,    con    aire tranquilo,    tenía    aspecto    elegante,    aristocrático.    Sin    embargo,    era    medio    salvaje y    sonreía    como    un    necio.    Halliday    se    fue    al    corredor    para    hablar    con    su    criado. Oyeron    la    voz    de    Halliday: —¿Qué?    ¿Qué?    ¿Qué    dices?    Vuélvelo    a    decir.    ¿Qué?    ¿Que    quieres    dinero?
¿Que    quieres    más    dinero?    Pero    ¿para    qué    quieres    dinero? Se    oyó    el    confuso    sonido    de    la    voz    del    árabe.    Luego    Halliday    volvió    a    la estancia,    también    con    sonrisa    de    necio,    y    dijo: —Dice    que    quiere    más    dinero    para    comprarse    ropa    interior.    ¿Puede prestarme    alguien    un    chelín?    Gracias.    Con    un    chelín    podrá    comprarse    toda    la ropa    interior    que    necesita. Halliday    cogió    el    dinero    que    le    ofrecía    Gerald    y    volvió    al    pasillo,    desde donde    le    oyeron    decir: —No    puedes    necesitar    más    dinero.    Ayer    te    di    tres    chelines    y    seis    peniques. No    pidas    más.    Y    sirve    el    té.    Deprisa. Gerald    miró    la    estancia.    Se    trataba    de    una    sala    de    estar    londinense,    normal y    corriente,    de    una    casa    que,    sin    duda,    había    sido    alquilada    amueblada,    y    lo estaba    de    manera    agradable    aunque    un    tanto    arbitraria.    Había    varias    estatuillas, tallas    de    las    islas    del    Pacífico    Occidental,    extrañas    e    inquietantes.    Los    cuerpos de    los    nativos    tallados    en    madera    casi    parecían    fetos    humanos.    Una    de    las tallas    representaba    a    una    mujer    desnuda,    sentada    en    extraña    postura,    con aspecto    torturado    y    el    abdomen    salido. El    joven    ruso    explicó    que    la    mujer    estaba    sentada,    dando    a    luz,    y    que agarraba    los    extremos    de    una    banda    que    le    colgaba    del    cogote,    un    extremo    en cada    mano,    para,    tirando    de    ellos    hacia    abajo,    facilitar    el    parto.    La    extraña, traspuesta    y    rudimentaria    cara    de    la    mujer    volvió    a    traer    a    la    mente    de    Gerald la    imagen    de    un    feto,    pero    también    tenía    cierta    calidad    maravillosa, expresando    una    extrema    sensación    física,    más    allá    de    los    límites    de    la conciencia. En    tono    de    censura,    Gerald    dijo: —¿No    son    un    tanto    obscenas    esas    estatuillas? El    ruso    murmuró    rápidamente: —No    lo    sé.    Jamás    he    definido    lo    obsceno.    A    mí    me    parecen    muy    buenas. Gerald    se    alejó    de    las    estatuillas.    En    la    estancia    había    dos    pinturas recientes,    ambas    futuristas.    También    vio    un    gran    piano.    Todo    esto,    juntamente con    el    mobiliario    propio    de    una    normal    y    corriente    pensión    londinense    de    la más    alta    categoría,    formaba    el    conjunto    del    cuarto. Pussum    se    había    quitado    el    sombrero    y    el    abrigo,    y    estaba    sentada    en    el sofá.    No    cabía    duda    de    que    se    encontraba    totalmente    familiarizada    con    la    casa, aunque    insegura,    a    la    espera    de    algo.    No    sabía    con    exactitud    cuál    era    su posición    allí.    Por    el    momento,    se    sentía    vinculada    a    Gerald    e    ignoraba    cómo reaccionarían    los    otros    hombres    ante    esa    situación,    hasta    qué    punto    la
tolerarían.    Pussum    pensaba    en    la    manera    en    que    debía    comportarse    en    esa situación.    Habiendo    llegado    las    cosas    a    esas    alturas,    no    estaba    dispuesta    a    que le    impidieran    hacer    su    voluntad.    Tenía    la    cara    sonrojada,    como    si    estuviera empeñada    en    una    batalla,    y    la    mirada    pensativa,    pero    inquebrantablemente decidida. Entró    el    criado    con    el    té    y    una    botella    de    Kümmel.    Dejó    la    bandeja    en    una mesilla    baja,    ante    el    sofá.    Halliday    dijo: —Pussum,    sirve    el    té. La    chica    no    se    movió.    Halliday,    con    nerviosa    aprensión,    preguntó: —¿No    quieres    hacerlo? La    chica    contestó: —No    he    venido    aquí    para    ser    lo    que    era    antes.    He    venido    porque    los    demás querían    que    viniese,    no    por    ti. —Querida    Pussum,    sabes    perfectamente    que    eres    libre.    No    te    pido    nada, sólo    quiero    que    consideres    esta    casa    a    tu    disposición,    y    que    hagas    en    ella    lo que    te    dé    la    gana.    Te    lo    he    dicho    mil    veces. La    chica    no    contestó;    pero,    en    silencio,    con    aire    reservado,    cogió    la    tetera. Todos    se    sentaron    alrededor    de    la    mesilla.    Gerald    sentía    la    conexión    eléctrica entre    él    y    la    muchacha,    sentada    allí,    a    su    lado,    silenciosa    y    reservada,    y    había quedado    sumido    en    un    conjunto    de    sensaciones    totalmente    distintas.    El silencio    y    la    inmutabilidad    de    la    chica    le    tenían    perplejo.    ¿Cómo    iba    a arreglárselas    para    estar    a    solas    con    la    chica?    Sin    embargo,    le    parecía    un    hecho inevitable.    Gerald    depositó    toda    su    confianza    en    la    corriente    que    los    unía.    Su perplejidad    sólo    era    superficial.    Imperaban    nuevas    condiciones.    Las    viejas habían    quedado    superadas.    Allí    tenía    uno    que    hacer    aquello    que    estimara    debía hacer,    fuera    lo    que    fuese. Birkin    se    puso    en    pie.    Casi    era    la    una.    Dijo: —Me    voy    a    la    cama.    Gerald,    mañana    por    la    mañana    te    llamaré    por teléfono.    O    llama    tú    aquí. —De    acuerdo. Birkin    se    fue.    Halliday,    con    tono    insinuante,    dijo    a    Gerald: —Oye,    ¿por    qué    no    pasas    la    noche    aquí?    Vamos,    hombre,    quédate… —No    puedes    acomodar    a    todos… —Claro    que    sí,    perfectamente.    Hay    tres    camas    más,    además    de    la    mía. Vamos,    quédate.    Lo    tengo    todo    preparado.    En    esta    casa    siempre    tengo invitados    a    dormir…    Siempre    se    queda    alguien.    Me    gusta    que    haya    gente    en    la
casa. Con    acento    frío    y    hostil,    Pussum    observó: —Pero,    estando    Gupert    aquí,    sólo    quedan    dos    dormitorios. Halliday,    con    su    extraña    manera    de    hablar,    con    su    voz    chillona,    dijo: —¡Ya    sé    que    sólo    quedan    dos    dormitorios!    ¿Y    eso    qué    importa?    Tenemos el    estudio… Halliday    sonreía    bobamente    mientras    hablaba    con    avidez,    con    insinuante decisión.    El    ruso,    con    su    voz    discreta    y    de    exacta    pronunciación,    dijo: —Julius    y    yo    compartiremos    un    dormitorio. El    ruso    y    Halliday    eran    amigos    desde    los    tiempos    en    que    estudiaban    en Eton.    Gerald    se    levantó    y    echó    los    brazos    hacia    atrás,    desperezándose.    Dijo: —Si    no    hay    dificultades… Y    se    alejó    para    volver    a    contemplar    uno    de    los    cuadros.    Todos    sus miembros    rebosaban    fuerza    eléctrica,    y    tenía    la    espalda    tensada    cual    la    de    un tigre,    por    un    fuego    en    brasas.    Se    sentía    seguro    y    altivo. Pussum    se    levantó.    Dirigió    una    tenebrosa    mirada    a    Halliday,    una    mirada feroz    y    asesina,    que    tuvo    la    virtud    de    hacer    aflorar    aquella    necia    y    complacida sonrisa    en    el    rostro    del    muchacho.    Luego    salió    de    la    estancia,    dirigiendo    un frío    «Buenas    noches»    a    todos,    en    general. Hubo    un    breve    silencio,    durante    el    cual    oyeron    el    ruido    de    una    puerta    al cerrarse.    Luego    Maxim    dijo    con    su    acento    refinado: —No    hay    problema. El    ruso    dirigió    una    significativa    mirada    a    Gerald,    efectuó    un    silencioso movimiento    afirmativo    con    la    cabeza,    y    repitió: —No    hay    problema.    No    tienes    problema. Gerald    miró    la    suave,    atezada    y    bien    parecida    cara    del    ruso,    miró    sus    ojos extraños,    de    significativa    mirada,    y    tuvo    la    impresión    de    que    su    voz,    tan    queda y    tan    perfectamente    modulada,    hubiera    sonado    en    su    sangre    en    vez    de    haber sonado    en    el    aire. Gerald    dijo: —Muy    bien,    pues    no    tengo    problema. El    ruso    dijo: —¡Exactamente!    ¡Exactamente!    No    tienes    problema. Halliday    siguió    sonriendo,    en    silencio.
De    repente,    Pussum    reapareció    en    el    marco    de    la    puerta.    En    su    rostro menudo    e    infantil    había    una    expresión    enfurruñada    y    vengativa.    Con    su    voz fría    y    resonante    dijo    a    Halliday: —Ya    sé    que    quieres    atraparme.    Pero    me    da    igual,    puedes    atraparme    todo    lo que    quieras. Dio    media    vuelta    y    se    fue.    Iba    con    una    amplia    bata    de    seda    roja,    ceñida    en la    cintura.    Era    tan    pequeña,    tan    infantil    y    tan    vulnerable    que    casi    daba    lástima. Sin    embargo,    la    expresión    de    sus    ojos    dio    a    Gerald    la    sensación    de    quedar hundido    en    una    oscuridad    tan    potente    que    casi    le    atemorizó. Los    hombres    encendieron    cada    cual    un    cigarrillo    y    comenzaron    una conversación    intrascendente.



Jocely Javier

#33370 en Novela romántica

En el texto hay: amor complicado

Editado: 16.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar