Mujeres Enamoradas

CAPITULO XV ''LA TARDE DEL DOMINGO''

A    medida    que    el    día    avanzaba,    Úrsula    tenía    la    impresión    de    que    la    sangre abandonaba    su    cuerpo    y    que    en    la    nueva    vaciedad    se    formaba    una    densa desesperación.    Se    desangraba    de    pasión    e    iba    a    morir    desangrada.    Nada quedaba.    Sentada,    se    sentía    suspendida    en    un    estado    de    total    nulidad,    más insoportable    que    la    propia    muerte. Con    la    perfecta    lucidez    de    los    sufrimientos    de    la    agonía,    Úrsula    se    decía: «A    no    ser    que    ocurra    algo,    moriré.    He    llegado    al    término    de    mi    vida». Se    sentía    aplastada    y    borrada    por    una    oscuridad    que    era    la    antesala    de    la muerte.    Se    daba    cuenta    de    que,    durante    toda    su    vida,    no    había    hecho    más    que acercarse    más    y    más    al    borde    de    aquel    abismo    sin    más    allá,    y,    desde    aquel punto,    tenía    que    saltar,    igual    que    Safo,    a    lo    ignoto.    La    conciencia    de    la inminencia    de    la    muerte    era    como    una    droga.    De    una    forma    oscura,    sin    pensar en    absoluto.    Úrsula    sabía    que    estaba    cerca    de    la    muerte.    Había    viajado    durante toda    su    vida    siguiendo    el    rumbo    de    los    logros,    y    el    viaje    casi    había    concluido. Sabía    cuanto    debía    saber,    había    experimentado    cuanto    debía    experimentar, había    quedado    lograda    en    una    especie    de    amarga    madurez,    y    sólo    faltaba    caer de    la    rama    del    árbol    a    la    muerte.    Y    hay    que    redondear    el    propio    desarrollo hasta    el    final,    hay    que    seguir    en    la    aventura    hasta    su    conclusión.    El    próximo paso    la    llevaría    del    borde    del    abismo    a    la    muerte.    ¡Así    era!    Este    conocimiento le    daba    cierta    paz. Después    de    todo,    cuando    una    estaba    lograda,    la    mayor    dicha    consistía    en caer    en    la    muerte,    tal    como    un    amargo    fruto    maduro    se    desprende    y    cae.    La muerte    es    una    gran    consumación,    una    experiencia    de    consumación.    Es    una consecuencia    de    la    vida.    Y    eso    nos    consta    mientras    vivimos.    En    ese    caso,    ¿qué necesidad    hay    de    pensar    más?    Jamás    podremos    ver    más    allá    de    esa consumación.    Basta    con    saber    que    la    muerte    es    una    experiencia    grande    y concluyente.    ¿Para    qué    preguntar    qué    ocurre    después    de    la    experiencia, cuando    todavía    no    conocemos    la    experiencia    en    sí    misma?    Muramos,    puesto que    la    gran    experiencia    es    aquella    que    sigue    a    todo    lo    demás,    la    experiencia    de la    muerte,    que    es    la    gran    crisis    ante    la    que    hemos    llegado.    Si    esperamos, fracasamos,    ya    que    no    hacemos    más    que    perder    el    tiempo    ante    el    umbral,    en un    estado    de    indigna    inquietud.    Ahí    está,    ante    nosotros,    como    estuvo    ante Safo,    el    espacio    ilimitado    hacia    el    que    debemos    emprender    viaje.    ¿Es    que    no tenemos    el    valor    preciso    para    emprender    ese    viaje,    es    que    tenemos    que    gritar «No    me    atrevo»?    Sigamos    adelante,    penetremos    en    la    muerte,    sea    lo    que    sea    la muerte.    Si    el    hombre    es    capaz    de    saber    cuál    es    el    próximo    paso    que    debe    dar, ¿por    qué    ha    de    temer    el    paso    próximo    cuando    es    el    único    que    puede    dar?    ¿Por qué    formularse    preguntas    acerca    del    único    paso    que    cabe    dar?    Y    sabemos    con certeza    cuál    es    el    próximo    paso.    Es    el    paso    con    el    que    penetramos    en    la muerte. «Moriré,    moriré    muy    pronto»,    se    decía    Úrsula    con    tal    claridad    que    le
parecía    estar    en    trance,    en    un    trance    sosegado,    claro    y    cierto,    con    certidumbre superior    a    la    certeza    humana.    Pero,    en    un    lugar    inconcreto,    detrás,    en    la penumbra,    había    llanto    y    desesperación.    Era    preciso    hacer    caso    omiso    de    eso. Era    preciso    ir    a    donde    va    el    recto    espíritu,    no    se    puede    permitir    que    el    miedo nos    haga    fracasar.    No    se    puede    fracasar,    no    hay    que    prestar    oídos    a    las    voces menores.    Si    el    más    profundo    deseo    actual    es    penetrar    en    el    desconocido mundo    de    la    muerte,    ¿cómo    vamos    a    perder    la    verdad    profunda    para quedarnos    con    la    superficial? Úrsula    se    dijo:    «Que    termine    la    vida».    Era    una    decisión.    No    se    trataba    de quitarse    la    vida.    No,    Úrsula    jamás    se    mataría,    matarse    era    violento    y    repelente. Contrariamente,    se    trataba    de    conocer    el    próximo    paso.    Y    el    próximo    paso llevaba    al    espacio    de    la    muerte.    ¿De    veras?    ¿O    acaso…? Los    pensamientos    de    Úrsula    se    sumieron    en    la    inconsciencia,    mientras estaba    sentada,    como    dormida,    junto    al    fuego.    Y    entonces    el    pensamiento volvió.    ¡El    espacio    de    la    muerte!    ¿Podía    entregarse    a    él?    Sí…    era    un    dormir. Ya    estaba    harta.    Hasta    el    momento    había    luchado    y    había    resistido.    Ahora    le correspondía    ceder,    abandonar    la    resistencia. En    una    especie    de    trance    espiritual,    cedió,    se    entregó,    y    todo    quedó    en tinieblas.    Podía    sentir    en    las    tinieblas    la    voz    de    su    cuerpo,    la    indecible    angustia de    la    disolución,    la    única    angustia    que    es    excesiva,    las    lejanas    y    horrendas náuseas    de    la    disolución    aposentada    en    el    interior    del    cuerpo. Se    preguntó:    «¿Tan    inmediata    es    la    correspondencia    del    cuerpo    con    el espíritu?».    Y    supo,    con    la    claridad    del    último    conocimiento,    que    el    cuerpo    sólo es    una    de    las    manifestaciones    del    espíritu.    La    transmutación    del    espíritu integral    es,    al    mismo    tiempo,    la    transmutación    del    cuerpo    físico    —se    dijo—    a no    ser    que    ejerza    mi    voluntad,    a    no    ser    que    me    absuelva    a    mí    misma    del    ritmo de    la    vida,    que    me    quede    quieta    y    permanezca    estática,    que    me    separe    del vivir,    que    me    absuelva    en    el    ámbito    de    mi    propia    voluntad.    Pero    más    vale morir    que    vivir    una    vida    que    es    una    repetición    de    repeticiones.    Morir    es avanzar    juntamente    con    lo    invisible.    Morir    también    es    un    goce,    el    goce    de someterse    a    lo    que    es    más    grande    que    lo    conocido,    o    sea,    lo    puramente desconocido.    Esto    es    un    goce.    Pero    vivir    de    forma    mecanizada    y    separada,    en el    ámbito    del    movimiento    de    la    voluntad,    vivir    como    un    ente    ajeno    a    lo desconocido,    es    vergonzoso    e    ignominioso.    En    la    muerte    no    hay    ignominia.    Y hay    una    ignominia    total    en    la    vida    mecanizada    y    sin    renovar.    La    vida    puede    ser verdaderamente    ignominiosa    y    vergonzosa    para    el    alma.    Pero    la    muerte    jamás es    una    vergüenza.    La    muerte,    en    sí    misma,    lo    mismo    que    el    espacio    ilimitado, se    encuentra    fuera    del    alcance    de    nuestra    capacidad    de    infligir    ignominia. Al    día    siguiente    sería    lunes.    ¡Lunes,    comienzo    de    otra    semana    en    la escuela!    Otra    vergonzosa    y    estéril    semana    escolar,    de    mera    rutina    y    actividad
mecánica.    ¿No    era    infinitamente    preferible    la    experiencia    de    la    muerte? ¿Acaso    la    muerte    no    era    infinitamente    más    bella    y    noble    que    semejante    vida? Una    vida    de    estéril    rutina,    sin    significado    espiritual,    sin    verdadera    finalidad. ¡Cuán    sórdida    era    la    vida,    cuán    terriblemente    vergonzoso    para    el    alma    era vivir!    ¡Mucho    más    digno    y    limpio    era    morir!    Ya    no    se    podía    seguir    tolerando aquella    vergüenza    de    la    sórdida    rutina    y    de    la    mecánica    nulidad.    Cabía    la posibilidad    de    fructificar    en    la    muerte.    Ya    estaba    harta.    ¿Dónde,    dónde    cabía encontrar    vida?    Las    flores    no    brotan    en    las    activas    máquinas,    no    hay    ciclo    que cubra    la    rutina,    no    hay    espacio    en    el    movimiento    rotatorio.    Y    la    vida    toda    era movimiento    rotatorio,    mecanizado,    aislado    de    la    realidad.    En    la    vida,    nada    se puede    buscar    o    esperar,    y    eso    ocurría    en    todos    los    países    y    en    todos    los pueblos.    La    única    ventana    era    la    muerte.    Se    podía    mirar,    en    el    exterior,    con emoción,    el    gran    cielo    oscuro    de    la    muerte,    de    la    misma    manera    que,    en    la infancia,    se    miraba    por    la    ventana    de    la    clase,    y    se    veía    la    perfecta    libertad    del exterior.    Pero    una    ya    no    era    una    niña,    y    una    sabía    que    el    alma    estaba    presa    en el    sórdido    y    vasto    edificio    de    la    vida,    y    no    había    salida,    salvo    la    muerte. ¡Qué    goce!    Cuánta    alegría    producía    el    pensar    que    la    humanidad,    haga    lo que    haga,    no    puede    apoderarse    del    reino    de    la    muerte,    no    puede    aniquilarlo.    La humanidad    había    transformado    el    mar    en    calleja    asesina,    en    sucia    ruta    de comercio,    disputándose    cada    pulgada    marítima,    igual    que    las    sucias    tierras    de las    ciudades.    La    humanidad    también    reclamaba    el    aire,    lo    compartía,    lo parcelaba,    distribuyéndolo    entre    propietarios,    la    humanidad    había    también penetrado    ilícitamente    en    el    aire    para    luchar    por    su    dominio.    Todo    había desaparecido,    todo    estaba    amurallado,    con    pinchos    en    lo    alto    de    los    muros,    y una    estaba    obligada    a    reptar    ignominiosamente    por    entre    los    muros    rematados con    picas,    a    través    del    laberinto    de    la    vida. Pero    ante    el    grande,    oscuro    e    ilimitado    reino    de    la    muerte,    la    humanidad fracasaba    ridículamente.    Todo    lo    antes    dicho    podían    hacer    en    la    tierra    aquellos diversos    y    pequeños    dioses.    Pero    quedaban    en    ridículo    ante    el    reino    de    la muerte,    ante    cuya    faz    se    revelaba    su    verdadera    y    vulgar    estupidez. Cuán    hermosa,    grande    y    perfecta    era    la    muerte,    y    cuán    bueno    era    esperarla. En    la    muerte,    una    se    podría    quitar    de    encima    todas    las    mentiras,    toda    la ignominia    y    toda    la    suciedad    que    le    habían    echado    encima;    en    la    muerte, podría    limpiarse    de    todo    en    un    baño    de    perfecta    limpieza    y    alegre    renovación, y    seguir    adelante,    ignota,    indubitada,    sin    ser    humillada.    A    fin    de    cuentas,    la promesa    de    la    perfecta    muerte    representaba    la    riqueza    en    la    vida.    Y ,    sobre todo,    constituía    una    alegría    poder    esperar    la    pura    e    inhumana    naturaleza diferente    de    la    muerte.    Fuera    lo    que    fuese    la    vida,    jamás    podría    eliminar    la muerte,    la    inhumana    trascendencia    de    la    muerte.    No,    no    formulemos    preguntas acerca    de    lo    que    es    o    de    lo    que    no    es.    Saber    es    humano,    y    en    la    muerte    no sabemos,    no    somos    humanos.    Y    el    goce    de    la    muerte    compensa    la    amargura    y
la    sordidez    de    nuestra    humanidad.    En    la    muerte    no    seremos    humanos    y    no conoceremos.    Esta    promesa    es    nuestra    herencia,    y    la    esperamos    igual    que    los herederos    la    fortuna    legada. Úrsula    estaba    inmóvil,    totalmente    olvidada    de    todos,    sola    ante    el    fuego,    en la    sala    de    estar.    Los    pequeños    jugaban    en    la    cocina,    los    restantes    miembros    de la    familia    habían    ido    a    la    iglesia.    Y    Úrsula    se    había    sumido    en    la    última oscuridad    de    su    alma. El    sonido    del    timbre,    en    la    cocina,    la    sobresaltó,    y    los    niños    acudieron corriendo    por    el    pasillo,    deliciosamente    alarmados: —¡Úrsula,    ha    llegado    gente! —Ya    lo    sé.    No    seáis    tontos. También    ella    estaba    sobresaltada,    casi    atemorizada.    Apenas    se    atrevía    a    ir    a la    puerta. Ante    ésta    se    encontraba    Birkin,    levantado    hasta    las    orejas    el    cuello    de    su impermeable.    Había    venido    ahora    que    Úrsula    se    había    ido    muy    lejos.    Úrsula tuvo    conciencia    de    la    noche    lluviosa,    detrás    de    Birkin.    La    joven    dijo: —¡Ah,    eres    tú! En    voz    baja,    mientras    entraba    en    la    casa,    Birkin    expuso: —Menos    mal    que    estás    en    casa. —Los    demás    se    han    ido    a    la    iglesia. Birkin    se    quitó    el    impermeable    y    lo    colgó.    Los    niños    espiaban,    asomando la    cabeza    por    la    esquina    de    dos    tabiques.    Úrsula    les    dijo: —Vamos,    Billy    y    Dora,    ya    podéis    desnudaros.    Mamá    no    tardará    en    volver y    se    enfadará    si    no    estáis    en    cama. Los    niños,    en    imprevista    reacción    angelical,    se    fueron    sin    replicar.    Úrsula    y Birkin    entraron    en    la    sala    de    estar.    El    fuego    ardía    lentamente,    bajo.    Birkin    miró a    Úrsula    y    quedó    maravillado    ante    su    luminosa    belleza,    ante    sus    ojos,    grandes y    esplendentes.    La    contemplaba    un    tanto    distanciado,    con    maravilla    en    el corazón.    Úrsula    parecía    impregnada    de    luz.    Birkin    le    preguntó: —¿Qué    has    hecho    hoy? —Nada.    Estar    sentada. Birkin    la    miró    con    fijeza.    Se    había    producido    un    cambio    en    ella.    Estaba separada.    Se    mantenía    aparte,    en    su    propio    esplendor.    Los    dos    guardaron silencio,    sentados    bajo    la    suave    luz    de    la    lámpara.    Birkin    tuvo    la    impresión    de que    debía    marcharse,    de    que    no    hubiera    debido    ir    allí.    Sin    embargo,    careció    de
la    decisión    precisa    para    iniciar    la    retirada.    Pero    estaba    de    trop.    Úrsula    se hallaba    en    un    estado    de    ánimo    que    la    dejaba    ausente    y    aislada. Entonces    oyeron    las    voces    de    los    dos    pequeños,    que    llamaban    tímidamente a    Úrsula,    junto    a    la    puerta,    con    una    timidez    que    ellos    mismos    habían    invocado: —¡Úrsula!    ¡Úrsula! Úrsula    se    levantó    y    abrió    la    puerta.    Allí    se    encontraban    los    dos,    con    largas camisas    de    dormir,    muy    abiertos    los    ojos,    angelical    la    cara.    Por    el    momento estaban    siendo    muy    buenos,    interpretando    a    la    perfección    el    papel    de    dos obedientes    niños. Billy,    en    un    alto    susurro,    propuso: —¿Nos    acuestas? Dulcemente,    Úrsula    repuso: —Vaya,    veo    que    esta    noche    os    portáis    como    angelitos…    Entrad    a    darle    las buenas    noches    al    señor    Birkin. Los    niños,    descalzos,    entraron    tímidamente    en    la    sala.    Billy    tenía    la    cara ancha    y    sonriente,    pero    en    sus    redondos    ojos    azules    había    una    expresión solemnísima    de    ser    bueno.    Dora,    con    su    rubia    melena,    miraba    retraída    a Birkin,    un    poco    rezagada,    como    una    dríade    sin    alma. Con    voz    extrañamente    suave    y    dulce,    Birkin    habló: —¿Venís    a    darme    las    buenas    noches? Inmediatamente,    Dora    se    alejó,    como    una    hoja    caída    impulsada    por    una ráfaga    de    viento.    Pero    Billy    avanzó    deslizándose,    despacio    y    de    buena    gana, levantando    los    labios    gordezuelos    para    que    le    besaran.    Úrsula    vio    cómo    los labios    carnosos    y    recogidos    del    adulto    tocaban    suavemente,    muy    dulcemente, los    del    niño.    Luego    Birkin    abrió    la    mano    y    tocó    la    mejilla    redondeada    y confiada    del    niño,    en    leve    caricia    cariñosa.    Ninguno    de    los    dos    habló.    Billy tenía    aspecto    de    querubín,    o    quizá    de    monaguillo,    y    Birkin    era    un    ángel    grave y    alto    que    miraba    a    Billy    desde    arriba. Dirigiéndose    a    la    pequeña,    Úrsula    dijo: —¿No    quieres    que    te    den    un    beso? Pero    Dora    se    alejó    un    poco,    como    una    dríade    que    no    puede    ser    tocada. Úrsula    dijo: —¿No    quieres    dar    las    buenas    noches    al    señor    Birkin? La    niña    efectuó    un    movimiento    alejándose    un    poco    más    de    Birkin.    Úrsula exclamó:
—¡Oh,    Dora,    qué    tontita    eres! Birkin    se    dio    cuenta    de    que    la    niña    le    miraba    con    desconfianza    y antagonismo.    No    podía    comprenderlo.    Úrsula    ordenó: —Andando.    A    la    cama,    antes    de    que    llegue    mamá. Poco    después,    en    el    dormitorio,    Billy    preguntó    con    ansiedad: —¿Quién    estará    con    nosotros    cuando    recemos? —Quien    tú    quieras. —¿Tú? —Pues    sí,    yo. —Oye,    Úrsula… —¿Qué,    Billy? —¿Éste    es    el    que    te    gusta? —Eso.    Éste    es    el    que    me    gusta. —¿Y    quién    es    él? —Él    es    un    pronombre    personal. Hubo    un    momento    de    meditativo    silencio.    Luego    Billy    preguntó    en    tono confidencial: —¿De    veras? Birkin    estuvo    sonriendo    para    sí,    mientras    se    encontraba    solo    ante    el    fuego. Cuando    Úrsula    bajó    del    dormitorio    de    los    niños,    se    hallaba    sentado,    inmóvil, con    los    brazos    apoyados    en    las    rodillas.    Al    verle    inmóvil    y    sin    edad determinada,    a    Úrsula    le    pareció    un    ídolo    agazapado,    imagen    de    una    religión letal.    Birkin    volvió    la    cabeza    para    mirar    a    Úrsula,    y    su    rostro,    muy    pálido    e irreal,    pareció    emitir    un    resplandor    blanco,    casi    fosforescente. Sintiendo    una    indefinible    sensación    de    repulsión,    Úrsula    le    preguntó: —¿Te    encuentras    mal? —No    he    pensado    en    ello. —¿Y    no    puedes    saberlo    sin    necesidad    de    pensar    en    el    asunto? Birkin    la    miró,    con    mirada    oscura    y    rápida,    y    advirtió    la    repulsión    que Úrsula    experimentaba.    No    contestó    la    pregunta.    Úrsula    insistió: —¿Nunca    sabes    si    te    encuentras    bien    o    te    encuentras    mal    si    no    piensas    en ello?
Fríamente,    Birkin    repuso: —No    siempre. —¿Y    no    te    parece    perverso    que    sea    así? —¿Perverso? —Sí,    a    mi    juicio    es    criminal    tener    tan    poca    relación    con    el    propio    cuerpo que    ni    siquiera    sepas    si    estás    enfermo    o    no. Birkin    le    dirigió    una    tenebrosa    mirada,    y    resolvió: —Sí. —¿Por    qué    no    te    quedas    en    cama    cuando    te    encuentras    mal?    Tienes    un aspecto    horroroso. Con    ironía,    Birkin    preguntó: —¿Ofensivamente    horroroso? —Ofensivo    totalmente.    Repelente    a    más    no    poder. —Bueno…    ¡Mala    suerte! —Y    llueve.    Es    una    noche    horrible.    Es    imperdonable    que    trates    de    esa manera    a    tu    propio    cuerpo,    y    creo    que    un    hombre    que    da    ese    trato    a    su    cuerpo merece    sufrir. Mecánicamente,    Birkin    repitió: —Que    da    ese    trato    a    su    cuerpo. Eso    hizo    callar    a    Úrsula.    Siguió    un    silencio. Los    restantes    miembros    de    la    familia    llegaron    de    la    iglesia.    Úrsula    y    Birkin tuvieron    que    hablar    con    las    chicas,    después    con    la    madre    y    con    Gudrun,    luego con    el    padre    y    el    chico. Brangwen,    levemente    sorprendido,    saludó    a    Birkin: —Buenas    noches.    ¿Quería    verme? Birkin    repuso: —No.    Bueno,    quiero    decir    que    no    he    venido    para    hablarle    de    nada    en concreto.    Hace    un    día    muy    malo,    y    he    pensado    que    no    le    molestaría    que viniera    a    su    casa. Comprensiva,    la    señora    Brangwen    dijo: —Ha    sido    un    día    realmente    deprimente. En    ese    instante    se    oyeron    las    voces    de    los    pequeños,    arriba:
—¡Mamá!    ¡Mamá! La    señora    Brangwen    levantó    la    cara,    y    con    voz    reposada,    hablando    para que    la    oyeran    desde    el    lugar    en    que    se    hallaban,    contestó: —Dentro    de    un    instante    estoy    con    vosotros. Luego    se    dirigió    a    Birkin: —¿Ha    ocurrido    alguna    novedad    en    Shortlands? Lanzó    un    suspiro    y    añadió: —Supongo    que    no,    pobrecillos… El    padre    preguntó    a    Birkin: —¿Ha    estado    en    Shortlands    hoy,    supongo? —Gerald    ha    venido    a    mi    casa    a    tomar    el    té,    y    luego    le    he    acompañado    a    la suya.    He    tenido    la    impresión    de    que    en    Shortlands    están    todos    excesivamente excitados    y    de    que    reaccionan    de    manera    enfermiza. Gudrun    intervino: —Siempre    me    ha    parecido    que    esa    gente    carece    del    preciso    dominio    sobre sí    misma. Birkin    comentó: —O    que    ejerce    un    dominio    excesivo    sobre    sí    misma. Casi    con    resentimiento,    Gudrun    comentó: —Efectivamente,    pasan    de    un    extremo    al    otro. Birkin    dijo: —Todos    consideran    que    están    obligados    a    comportarse    de    manera    carente de    naturalidad.    La    gente,    cuando    queda    afectada    por    el    dolor,    debería    taparse la    cara    y    aislarse,    tal    como    se    hacía    en    tiempos    pasados. Gudrun,    sonrojada    y    exaltada,    dijo: —¡Es    verdad!    No    hay    nada    peor    que    este    dolor    públicamente manifestado…    ¡No    hay    nada    más    horrible    ni    más    falso!    Cuando    el    dolor    no    es privado,    oculto,    ¿qué    es? Birkin    se    mostró    de    acuerdo: —Exactamente.    Sentí    vergüenza    mientras    estaba    allí    y    los    veía    a    todos comportarse    lúgubremente,    con    falsedad,    dominados    por    la    idea    de    que    no podían    comportarse    de    manera    natural,    ordinaria. La    señora    Brangwen,    un    tanto    ofendida    por    esa    crítica,    comentó:
—No    es    fácil    sobreponerse    a    un    dolor    como    el    que    los    Crich    experimentan. Y    después    de    decir    estas    palabras,    subió    al    piso    superior    para    ver    a    los niños. Birkin    se    quedó    unos    minutos    más    y    luego    se    despidió.    Cuando    se    hubo ido,    Úrsula    sintió    un    odio    tan    afilado    contra    Birkin,    que    tuvo    la    impresión    de que    su    cerebro,    íntegramente,    se    transformaba    en    un    cortante    cristal    de aborrecimiento.    Le    parecía    que    todo    su    ser    había    quedado    intensificado    y afilado    hasta    convertirse    en    un    dardo    de    puro    odio.    Úrsula    ni    siquiera    podía imaginar    a    qué    se    debía    ese    fenómeno.    Sencillamente,    quedó    dominada    por    el odio    más    penetrante,    por    un    odio    sumo,    puro    y    claro,    superior    a    toda comprensión.    Ni    siquiera    podía    pensar    en    aquel    odio    que    la    había    transportado fuera    de    sí    misma.    Era    lo    mismo    que    si    hubiese    quedado    posesa. Y    durante    varios    días    anduvo    posesa    por    aquella    exquisita    fuerza    de    odio    a Birkin.    Era    superior    a    cuanto    había    conocido    anteriormente.    Parecía    que aquella    fuerza    la    hubiera    arrancado    del    mundo    para    transportarla    a    una horrible    región,    en    la    que    nada    de    cuanto    había    sido    su    anterior    vida    se sostenía    en    pie.    Sentíase    perdida    y    ciega,    verdaderamente    muerta    con    respecto a    su    propia    vida. Era    incomprensible    e    irracional.    Úrsula    ignoraba    por    qué    odiaba    a    Birkin. Su    odio    era    totalmente    abstracto.    Con    una    fuerte    impresión    que    la    dejó atontada,    se    dio    cuenta    de    que    había    quedado    avasallada    por    aquel    puro arrebato.    Birkin    era    su    enemigo.    Bello    como    un    diamante,    e    igualmente    duro    y precioso,    era    la    quintaesencia    de    todo    aquello    que    significaba    antagonismo para    Úrsula. Pensó    en    la    cara    de    Birkin,    blanca    y    de    facciones    puramente    trazadas,    y    en sus    ojos,    en    los    que    había    aquella    tenebrosa    y    constante    voluntad    de    dominio. Úrsula    se    llevó    la    mano    a    la    frente,    para    saber    mediante    el    tacto    si    estaba    loca, ya    que    hasta    ese    punto    la    había    enajenado    la    blanca    llama    de    odio    esencial. Su    odio    no    era    temporal,    y    tampoco    se    debía    a    esto    o    aquello.    No    quería hacer    nada    contra    Birkin.    Ninguna    quería    tener    ninguna    vinculación    con    él.    Su relación    era    inexpresable    mediante    palabras,    se    hallaba    en    tal    extremo    que    no había    palabras    con    que    definirla.    Era    un    odio    puro,    como    una    piedra    preciosa. Parecía    que    Birkin    fuera    un    rayo    de    esencial    antagonismo,    un    rayo    de    luz    que no    sólo    la    destruía,    sino    que    la    negaba    totalmente,    que    aniquilaba    todo    su mundo.    Veía    a    Birkin    como    si    éste    fuera    una    clara    nota    de    suma    contradicción, un    ser    extraño,    con    la    apariencia    de    una    piedra    preciosa,    cuya    existencia determinaba    la    no    existencia    de    Úrsula.    Cuando    supo    que    Birkin    volvía    a    estar enfermo,    su    odio    se    intensificó    unos    cuantos    grados    más,    si    era    posible.    El odio    la    atontaba    y    la    aniquilaba,    pero    no    podía    esquivarlo.    Úrsula    no    podía escapar    a    aquella    transfiguración    operada    por    el    odio    que    la    afectaba.



Jocely Javier

#33370 en Novela romántica

En el texto hay: amor complicado

Editado: 16.08.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar