Mundos Conectados

"ENCUENTROS Y REENCUENTROS"

- Buenos días, jóvenes - dijo solemnemente Máximo que se encontraba ahora de pie después de levantarse de la silla que formaba parte de una mesa redonda donde había doce espacios, solo el se encontraba usando uno de los que daban cara a la puerta de acceso, el lugar era bastante amplio, como un salón de eventos pequeño o una sala de juntas muy grande, al fondo se veían ventanas muy amplias que formaban un semicírculo y decorando el centro antes de la mesa se encontraba una roca muy grande que parecía un rompecabezas con piezas exagonales similares a un balón de fútbol, pero más pequeñas.

- acérquense, deseo verles bien, quiero que sepan que son bienvenidos en esta tierra, ¿Quien de los dos es Diego? - Landy se aproximó a su padre que la recibió con los brazos abiertos y ella le dijo - es el padre, el joven de la derecha, de cabello negro y tez blanca - y es que, entre Mario y yo, mí piel era más blanca pero no significaba que fuera un albino, ni siquiera era caucásico. 

- Muy bien, me gustaría que comiences a aprender a usar tu poder, empieza por lo básico, y poco a poco te convertirás en el héroe de la ciudad - 

yo lo escuche pero, me parecía no haber puesto atención, tal vez mi oído me engañaba, ¿por qué héroe de la ciudad?, ¿me va a decir que con un gran poder se obtiene una gran responsabilidad?, no soy "El hombre araña", ni siquiera se como es que tengo este poder.

- disculpe Sr. Máximo - no me acostumbraría tan rápido a llamarle jefe - la verdad solo vine para saber algo de cierta chica - no sabía que tanto había dicho Landy de mi, pero, imaginaba que sabía a quien me refería - ademas en una tierra como la de usted de pacifistas, dudo mucho que necesiten una resistencia bélica, o un héroe - dije convencido de que no requería a alguien como yo para defender su ciudad.

- Perdoname Diego, me deje llevar un poco, si es verdad en otros tiempos no hubiéramos necesitado ayuda para nada, por que, durante generaciones nos hemos arreglado para que la comunidad sea armónica y reine la paz en nuestra tierra, pero, han surgido algunos cambios últimamente que requieren medidas "preventivas" y que me encantaría que platicáramos - nos invitó a la mesa donde desayunaríamos, mi amigo y yo nos sentamos de modo que podíamos ver a Landy y a su padre perfectamente frente a nosotros.

- escucha Hijo - comenzó el Sr. Máximo que se veía por ahí de los 50 años pero que denotaba mucha energía y sencillez al hablar - nuestro mundo tiene muchas y muy diferentes Islas, algunas casi tan grandes como Australia, y en este planisferio abundan las hadas, tienen una isla que está en constante movimiento, durante muchos siglos, hemos recibido la magia por medio de las hadas, en tu mundo, si lo comparamos, sería como un pequeño sol del tamaño de un colibrí, son muy veloces y solo sabemos que existen por que se les ha visto en situaciones muy especiales, algunos han intentado atraparles, pero hasta la fecha nadie a logrado este propósito - interrumpió un poco para recibir el desayuno, que más bien era un festín, había de todo tipo de comida, conocida y no conocida, la habían traído unas personas que parecían servidumbre pero saludaron con tal naturalidad que mi compañero y yo sabíamos que llevaban todo eso por convicción y no por ordenanza, El Sr. Máximo continuo con una pieza de pan saldo en su mano y alcanzando la mantequilla. - Las hadas regalan poder mágico, pero lo hacen poco a poco, todos los que habitamos los dos mundos, tenemos capacidad de acumular mana, o este poder, pero algunos en mayor capacidad que otros, eso da ventaja a unos y a otros los deja haciendo labores un tanto más domésticas, es un poco como, el dinero de tu mundo, podrías nacer en una familia que tiene mucho, o en una que no tiene nada, ¿me sigues con esto que te digo? - preguntó después de beber un poco de un liquido verdoso que no supe si era jugo.

- Entiendo un poco, en mi caso, es como haber ganado la lotería o recibido una herencia - aunque, siempre he pensado que tener tanto dinero de golpe no siempre puede ser bueno 

- Tienes toda la razón, Landy no me dijiste que el chico era tan inteligente. Ahora, en otros tiempos no hubiera pedido nada de ti, te hubiera dejado vivir en tu mundo y probablemente no hubieras conocido este lugar, pero hay una amenaza a Selva santa - y mi amigo que había dejado de comer para escuchar esto ultimo interrumpió diciendo - Luctur -, - Exacto, no sabemos a ciencia cierta lo que quiera con tu amiga, pero asumimos que no debe ser bueno, así, que por ahora solo te pedimos que seas su cuidador, necesitamos que se quede con nosotros en lo que conseguimos hacerle unas pruebas y le preguntamos que es lo que quiere el joven Mectrum, estoy seguro, que te sentirás muy cómodo con nosotros y con la cantidad de poder que sabemos que puedes poseer, muy fácilmente serás llamado héroe tarde o temprano -

- tendré que pensarlo Sr. Máximo, voy llegando y estoy muy confundido con todo esto, si me da un poco de tiempo, mientras me gustaría hablar con ella y ver como está de ser posible - 

- Claro, tomate el tiempo que necesites y arreglare que te den alojamiento por cuantos días quieras y cuando estés listo acércate a Landy ella te llevará a los entrenamientos, toma esto - y se metío la mano a la bolsa del pantalón, no usaba un atuendo ostentoso para ser un líder, de hecho, usaba casi la misma vestimenta que Landy cuando la conocimos, con la diferencia que en lugar de tank top traía una playera de cuello en uve, sacó de su bolsillo un disco y lo deslizo por la mesa hasta que llego a mi, lo sostuve y asumí que era uno de los aparatos que explico Landy servían para comunicarse, le agradecí por todo y una vez que terminamos de desayunar salí del lugar con mi amigo.



Isai Peralta

Editado: 07.10.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar