New City Chronicles: The loss Compass

CAPITULO 32

—¿No se supone que desaparecerías hace más de medio año? —todos volteamos a ver a Theo. El aun seguí enfrente de la mi hermana.

Luego de su gran presentación., Kaia decidió sentarse y desde ese lugar comenzó a contarnos quien era realmente y por qué habitaba el cuerpo de mi hermana. Desde siempre supe que Keila era especial pero al grado de literalmente guardar a otra persona dentro, esas ya eran cosas que solo ocurrían en películas.

Asiente respondiendo a Theo —Se supone que así sería y por un tiempo desaparecí —mis ojos la inspeccionaron con la intención de encontrar alguna mentira en sus palabras—, volví cuando tu hermana hallo la brújula. Y ahora técnicamente soy más fuerte que tu hermana, ella está sumida en la culpa. Así que he decidido reemplazarla mientras tanto.

Un nudo de formó en mi garganta —No te quedaras aquí para siempre ¿Verdad?

Ella niega y eso provoca que la calma vuelva a mi sistema—Solo hasta que deje de lanzarse toda la mierda que tiene encima, cuando se recupere y venzan a la brújula yo desapareceré. Hasta que en otra generación me reconozcan como Reina.

Todos a sentimos como máquinas y es cuando ella sonríe y comienza a narrar lo que haremos.

Patrick quería verdaderos contrincantes, pues los tendrá. Porque una cosa era enfrentarse a una Herabi y una muy diferente a la oscuridad que poseían dentro.

 

…..

 

 

 

JACKSON.

Lo primero que pasa cuando duermo. Es verla, su cabello rubio está maltratado y su mirada se suaviza cuando vuelve a escuchar la puerta del lugar abrirse.

—¿Qué quieres ahora? —El repudio con el que habla me da ganas de matar al desconocido. Se que la ha tocado y por sus marcas puedo entender que maltratar la es lo único que ha hecho en estos últimos días.

— Lo de todas la noches —suspira— ¿Qué planean hacer?

Puedo sentirla tensar se y niega. Ella no sabe nada. Y por lo visto aunque lo supiera jamás traicionaría a su propia sangre.

—Yo no lo se —su voz se fragmenta—, te estoy diciendo la verdad.

Me escondo en una esquina de la habitación al escuchar los pasos acercándose, el cabello rubio de Patrick contrasta con lo macabro que se ve la habitación, se arrodilla frente a ella y toma su cara. Intento cerrar los ojos para no presenciar esto.

—Eres una tonta —, se ríe de ella y las gana de destruirlo comienzan a ganarme—, no niegues más Daisy, utiliza ese estúpido lazo que te une al imbécil ese y dime que es lo que ves.

Ella levanta la vista y sus ojos demuestran tanta resistencia que Patrick simplemente niega. —Prefiero morir  a decirte una simple cosa que vea. Cabron.

Una cachetada resuena por toda la habitación, mis ojos  no pueden con todo lo que estoy viendo así que los cierro, aun así las palabras entran por todas mis terminaciones, quemándolas, recordándome que esta conexión es la que me vuelve humano. .

—Lo harás chica —la voz de Patrick parece estar llena de tantos sentimientos, que sólo hace que lo aborrezco más —, pero primero vas a colaborar. 

Al abrir mis ojos puedo observar la habitación de Daisy, un ácido recorre mi garganta cuando los recuerdos se activan en mi mente.

Si ella muere lo último que hare será tenerle piedad a ese mal nacido. 

—¿Estas bien? —la voz de Emily suena preocupada, levantó la vista y sus ojos chocan con los míos, ella se encuentra en la puerta, su cabello está recogido y viste ropa de Keila. Cuando nuestros ojos se cruzan ella sonríe. —, levanta tu trasero. Hoy recuperaremos a tu chica.

Luego de eso cierra la puerta —Mi chica. —, una sonrisa de extiende en mi cara. Si Daisy pudiera ver esto, si la conexión estuviera completa quizás la tendría en mi cabeza insultando en tantos idiomas que no distinguiría cuales eran inventos de ella.

No tardo ni dos segundos en salir de la habitación, afuera todos están esperando ordenes de la nueva líder. Lenin no deja de observar a Theo y puedo sentir como este gira los ojos cada tres segundos. Desde que Kaia tomó la batuta del mando los planes parecieron acelerarse, ya estaba bien sabido que ella al ser en casi todas sus vidas una jodida monarca, haría que este plan funcionará. Porque uno no jugaba ajedrez sin saber como mover las piezas de la forma correcta.

Emily habla con Casey sobre las estrategias que ha planeado su hermana. Hago una mueca al recordar  que no es su hermana, bueno al menos por ahora.

Cuando las botas resuenan en las escaleras todos nos reunimos en la sala. Una Keila bien vestida, y con un gorro en la cabeza de acerca hacia nosotros, sus botas de cuero brillan y junto a su hermosa blusa blanca carga un bolso que parece llevar algo realmente pesado dentro. Vete a saber con qué clase de loca estábamos lidiando.

—Lo último que se pierde es el glamour.

Una risa escapa de los labios de Casey y Emily es quien habla.

—Si Keila estuviera aquí, te mataría.

Kaia sonríe y sin decir nada comienza a caminar hacia la salida. —Cada uno sabe que hacer. Recuerden que el tiempo se acaba, mañana es nuestra última oportunidad para vencerlo.

Todos asentimos. Resulta que de todas las cosas  que habían investigado Keila y Theo, se había descubierto que el tiempo era un factor importante. La brújula concedía un deseo por tiempo definido, si el trato se vencía antes de que tu pagarás el pacto el regalo te era quitado. Al menos eso decía el diario de ese hombre. Muchos suponíamos que Patrick tenía cierto tiempo para pagar su deuda y que por consiguiente nuestro tiempo era limitado.

Muchos creía que sólo tenía dos semanas, y eso significaba que en menos de seis días estas se cumplirían y si el ganaba.

Todos estaríamos perdidos. Aún tampoco sabíamos cuál era el pago que debía dar, al comienzo Casey supuso que era un sacrificio humana pero lo descartamos cuando reflexionamos que había desaparecido todo el pueblo así que eso no sería posible, otros hablaban sobre sacrificar una virgen y fue Emily quien me golpeó en la cabeza luego de suponer eso.



D.J.

#14888 en Otros
#2262 en Aventura
#10797 en Fantasía
#2246 en Magia

En el texto hay: amor, magia, poderes

Editado: 06.05.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar