No tengas miedo a tu reflejo

I

Siempre pensamos en lo que nos espera el futuro, que será de nosotros en 5, 10 o hasta 15 años, que  si lograremos las metas que nos proponemos; peo la mayoría se pregunta quien, ¿Quién soy?, unos pensaran que al tener un nombre nos lo hace saber, pero es un error, eso no nos dice quiénes somos, lo que realmente nos define no es el nombre sino tu personalidad, como te comportas. Uno se define por su forma de ser durante su pasado y su presente. Pero hay veces en las que hay situaciones que te afectan y están harán que olvides todo en abrir y cerrar de ojos.

-¡Basta!- digo cubriendo mis ojos- Eso me lastima- le digo a la persona que se encontraba delante de mí.

-Lo siento-dice Héctor Alcántara, el medico que me está atendiendo desde que desperté- Pero sabes porque lo estoy haciendo- dice guardando la pequeña lámpara que estaba usando hace un momento.

-No importa, solo quiero salir de este lugar.

-Lo sé, no has dejado de decirlo desde que despertaste, pero tienes que ser paciente.- dice pero es interrumpido por mí

-Ya soy paciente- digo bromeando.

-Eso lo sé bien, ¿puedo terminar de revisarte?- solo asiento.

Ambos nos quedamos un buen rato en silencio, era demasiado aburrido estar en una habitación de un hospital, yo solo quería salir corriendo de ese lugar.

-Sabes es raro enterarte que despertaste después de casi tres meses en cómo, y además agregarle no saber quiénes son las personas que están a tu alrededor.

-Se cómo te sientes, he tenido otros paciente que también han sufrido de amnesia, pero las causas de esta, son muy diferente a lo que te paso- dice algo serio- puede que ahora no te sientas cómoda con las personas que se encuentran a tu alrededor, pero tienes que confiar en que pronto podrás reconocerlos y verlos que como la familia  antes eran.

-Esto será muy difícil para mí- digo agachando la cabeza-¿Cuándo podre irme?

-Cuando termine de revisarte, iré a firmar tu salida para que te puedas ir- dice anotando unas cosas en unos papeles- Tus padres también están ansiosos por que salgas- yo solo asiento.

-Hoy será un día demasiado duro para mí-digo frustrada, el solo me da una sonrisa- Ellos me dijeron que tengo un hermano mayor.

-Solo te diré que debes estar tranquila en todo momento, debes ser paciente, sé que será un proceso duro pero lo superaras, no te esfuerces demasiado, deja que sea tu memoria la que vuelva a ti, además te voy a recetar un medicamento en caso de que aparezcan dolores de cabeza leves o fuertes-dice anotando en una hoja aparte- Esta receta se las daré a tus padres y ellos ya tienen  mi número en caso de que ocurra alguna emergencia, pero también te lo daré a ti- dice entregándome su tarjeta de presentación- en caso de que alguna emergencia y tus padres no estén cerca.

-Claro, gracias- digo tomando la y poniéndola sobre la mesa que está a un lado de la cama.

-Ok, eso sería todo- dice guardando su lapicero- dejare que entren tus padres  para que te puedas cambiar y también les daré la receta. Quiero verte dentro de dos meses para ver si ha habido algún progreso con tu situación- solo asiento- te veré dentro de dos meses, adiós-dice saliendo de la habitación, solo lo despido con la mano

Una vez que me encuentro completamente sola, me levanto de la cama para dirigirme al baño, y verme nuevamente en el espejo, es extraño verme reflejada en él y no reconocerme siquiera. Todo esto que paso es demasiado confuso para mí, quiero recordar todo, recordar a todos, pero se me es posible.

El día que desperté me sentía muy confundida, la luz me lastimaba demasiado, lo primero que escuche al despertar fue que uno de mis padres salió de la habitación para buscar al doctor, mi madre se acercó a mí tomando mi mano, preguntándome como me encontraba. Le había dicho que no sabía quién era ella y rompió en llanto, mi padre entro junto con un doctor, este me empezó a revisar a revisar y hacerme preguntas, pero simplemente me quede callada, el doctor se extrañó de que no hablara yo le dije que no sabía quiénes eran las personas de atrás, ni quien era yo. Desde ese día estuvieron haciéndome pruebas, hasta este día que me dieron el alta. Algunas de mis heridas ya están sanando, solo espero que pronto pueda recordar lo que me hizo llegar hasta aquí. Mientras más miro el espejo ciento una opresión en el pecho, siento como me empieza a faltar el aire. Inmediatamente aparto mi vista del espejo, eso hace que me mi respiración se tranquilice poco a poco.

-Cariño, soy yo- dice mi madre tocando la puerta- Te traje ropa limpia.

-Voy, gracias- digo sin ninguna emoción. Al salir mi madre está frente a la cama.- ¿Dónde está mi padre?-



Aileen Alicia

#5264 en Thriller
#2965 en Misterio
#18120 en Novela romántica
#3176 en Chick lit

En el texto hay: memoria perdida, gemelas diferentes

Editado: 04.01.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar