Note Max ©

Capítulo 16: "♫La importancia de estar vivo♫"

Las garras del mal acechaban con disimulo, no obstante, no pasaban desapercibidas por encima de las cabezas de nuestros héroes encapuchados, quienes ahora habían sentido aquel temblor, y exaltados, no pudieron evitar hacer comentarios.

—¿Qué está pasando? —exclamó Alik, quien tuvo que arrodillarse para no caer, aunque Zaid lo había sujetado para evitar ese infortunio.

—¿Por qué gritas? —la que aparentaba ser una niña, se despertó por el griterío sumado a la agitada situación.

—¡Señorita Léa, mi pelaje se ha erizado, y temo que este no es un simple temblor! —mencionó con gran seriedad el zorro.

—¡Eso ya lo sé! En estas tierras los terremotos no son algo normal —aseguró ella, pues estaba bien informada al respecto.

Apenas Léa terminó de pronunciar aquello, el suelo empezó a zarandearse con más violencia hasta comenzar a desquebrajarse, lo cual provocó que la gente que aún vagabundeaba por los alrededores empezara ahora a asustarse con más razón, pues no querían ser tragados por ese feroz sismo, así que empezaron a huir hacia los lugares que más les parecía convincentes.

—¡Cuidado! —gritó Iris, y además, señaló una de las aberturas que se extendía peligrosamente hacia ellos, lo cual obligó al grupo a separarse en dos, es decir, Zaid quedó con Léa, e Iris permaneció con Alik.

—¡Diablos! —mencionó nervioso el guapo pelinegro, pues ahora no tenía como llegar al otro extremo para volver con la princesa, para colmo, de ambos lados aparecieron unos guardias que antes no habían visto, y empezaron a perseguirlos al llamarlos como "sospechosos". La situación de por sí era bizarra, pero ese acontecimiento inesperado lo era aún más al saber que estos individuos ignoraban lo que pasaba a sus alrededores.

—¡Ustedes, por aquí! —una voz femenina llamó a Léa y a Zaid, quienes voltearon a ver a la dirección de dónde provenía. Allí, en un callejón, una chica castaña les estaba haciendo señas con su mano. Por otro lado, antes de tomar cualquier decisión, Léa le informó a Iris como a Alik que debían separarse por ahora, y que confiaba en que él cuidaría de Iris, también le hizo saber que se encontrarían de nuevo en el mismo sitio cuando todo se calmara.

—¡Oigan, esperen! —las palabras del de mechones dorados habían quedado danzando en el aire, pues la princesa y aquel zorro decidieron abandonarlos, lo cual lo dejó muy perplejo.

—¡Alik, Alik, reacciona! —la más baja se mecía intensamente sobre su espalda mientras decía aquello, pero él no le estaba respondiendo, de ahí que ella tuvo que darle un coscorrón en la cabeza para que la soltase—. ¡Idiota, corramos! —cuando él la liberó producto de aquel golpe, lograron escaparse por los pelos cuando la enana lo tomó de la muñeca para arrastrarlo consigo.

Desde el lado de Iris y Alik la cosa no pintaba muy bien, después de todo tuvieron que correr entre los edificios hasta llegar a internarse en un bosque cercano, el cual les serviría de refugió temporal, ya que los guardias no desistían de su persecución.

—¡Vienen detrás nuestro! —mencionó Alik, en lo que corría detrás de ella.

—¡Tenemos que perderlos! —le respondió agitada, pero entonces ella resbaló, lo que provocó que se detuvieran.

—¡Iris! —enseguida Alik sin pensarlo, la tomó entre sus brazos retomando así el trayecto—. Tus diminutas piernas no parecen servir en un lugar como este —le hizo saber con un tono de broma.

—¡No es momento para decir esas cosas, idiota! —le reprochó avergonzar y algo agitada por la corrida.

Más adelante, sin saberlo, y bien oculto entre unos arbustos, salieron unas cuantas hadas que asustaron al joven héroe, y eso hizo que pisara mal para luego terminar deslizándose por una ladera bastante profunda.

—¡Qué diablos Alik Reverse! —gritaba asustada Iris, quien se aferraba fervientemente del cuello del muchacho ahora con ambos brazos mientras caían.

—¡Lo siento mucho! —se disculpaba el torpe personaje en lo que se trasladaban rápidamente por esa pendiente, y en el proceso, también sostenía con preocupación a la chica para que no sufriera ningún daño en el peligroso trayecto.

Durante la inesperada bajada, no calcularon que justo al final de ésta se viera una pequeña rampa formada por tierra, la cual los impulsó hacia arriba dándoles cierta altura, y por lo mismo, ambos soltaron unos estridentes gritos, hasta que finalmente aterrizaron de manera estrepitosa y nada grata. Sin embargo, para fortuna de Iris, al ser sujeta de tal manera por Alik, evitó cualquier tipo de lesión, aunque no podía decirse lo mismo de su compañero.

—¡Maldición! —se quejaba por lo bajo y a ojos cerrados el morocho, pues percibía claramente un dolor que no podía escatimar en uno de sus brazos, pero a pesar de eso, no soltaba a Iris, hasta que ella inmediatamente se levantó del suelo al darse cuenta de que algo andaba mal con él.



La Rosa Blanca

#10776 en Fantasía
#22845 en Novela romántica

En el texto hay: fantasia, musica, musica y romance

Editado: 17.06.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar