Orquídea de plata

Dejad que cante

Cuando entenderá la madre del poeta
El risueño canto del ave no puede ser silenciado
Que las mañanas son como el paraíso en la tierra árida.

Melodioso despertar
Las pesadillas atormentan mi sien
Molestos espíritus de pecados ajenos
No turben a mi ave, ella solo quiere cantar
Sobre la luna, sobre el río, sobre las noches de júbilo.

Cuando entenderá la madre del poeta, que los mares no se secan.



Charles J. Doom

#11759 en Otros
#1094 en No ficción
#3978 en Relatos cortos

En el texto hay: poemas, prosa poetica, poemas a la vida

Editado: 04.02.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar