Pasado de Luna (editado)

CAPITULO 4 (editado)

-Así que tu padre te dijo antes de morir que tu junto con Aria y otros chicos han reencarnado durante miles de años para poder vencer a la hermana gemela de Aria de su primera vida y lograr que haya un poco de paz entre las criaturas sobrenaturales, ¿o me equivoco? - dice Joseph tomando asiento en un sillón que está enfrente de su cama, después de haberle contado todo lo que mi padre me dijo. En este momento nos encontramos en su habitación, pues lo más seguro era que su hermana menor, Isabel, estaría de metiche.

-Estas en lo correcto-solo respondo de una forma tranquila, yo me encuentro sentado en su cama frente a él

- ¿Sabes lo loco que suena eso?

-Ya lo sé, no tienes que mencionarlo. Aún es demasiado confuso para mí.

-Deberías relajarte un poco, pareces demasiado estresado

-Me siento de esa forma- digo levantándome de la cama y caminando hacia la ventana- Ayer me entero que la vida que yo sentía que era normal, no lo es y pasa colmo mi padre muere.

-Trata de relajarte, a pesar de que seas un hombre lobo no creo que alterarte te sienta muy bien.

-Déjalo asi.

-Bueno, supongamos que es verdad, ¿cómo es que tu padre estaba tan seguro que tú y Aria eran esas personas?

-Veraz, él había mencionado que estos ellos tenían una marca idéntica, los seis, pero hay otra marca que solo la tenemos Aria y yo, que nos identifica como mates.

-Bien, y ¿cómo piensas encontrar a las otras cuatro personas?

- ¿Cómo piensas que los encontraremos? Existen millones de personas en el mundo como para solo buscar cuatro.

-Ya veré como resolverlo.

-Espera, ¿Cómo mencionaste que eran las marcas?

-La de los seis es un lobo aullando, y la de Aria y mía es un lobo y una rosa.

- ¿Un lobo y una rosa?

-Sí, ¿porque? - pregunto algo confuso.

-Veras, ¿recuerdas a María, mi mate?

-Sí, también recuerdo lo mucho que sufriste por su muerte.

-Un mes después de su muerte, me apareció una marca de una rosa y un lobo. - dice entre nervioso y calmado.

- ¿Qué? – volteé a verlo con furia.

-Eso, no sé como pero un día me desperté con un dolor muy fuerte en mi espalda baja, era demasiado insoportable, era como si me estuvieran marcando con algún fierro caliente. Me revise y tenía esa marca.

-Muéstramela. - dije serio acercándome a él.

-Hermano, yo creo que primero...

-He dicho que muestres la maldita marca- dije con voz dura y molesta- ¡Ahora! - el solo asintió. Él se pudo de pie y comenzó a quitarse la sudadera y camisa que llevaba puesta, una vez que lo hizo, me dio la espalda y pude observar en la parte baja una marca idéntica a la mía de la rosa.

-No puede ser posible que tú también la tengas, - digo furioso sentándome nuevamente en la cama- se supone que solo ella y yo la llevaríamos, como muestra de que somos mates.

-Yo también estoy con fundido, no sé si más que tú, hay que pensar con la mente fría. Tienes que calmarte- dice apoyando sus manos en mis hombros.

- ¡Ella es mía!  - gruñe Iván perdiendo el control.

- ¡Ella es mía! – repito lo que dijo empujando a Joseph hacia el escritorio que tenía en su habitación.

-Alejandro cálmate- dice este tratado de apartarse de mí.

-Aléjate de ella- dije estampándolo contra la pared.

-Necesitas calmarte- dice este entrándome sus garras. De alguna manera eso me hizo reaccionar

-Perdóname- digo alejándome de él.

-No te preocupes, tu lobo se salió de control.

-Lo siento, Iván lleva bastante alterado con lo que paso con Alicia y Axel.

-Espera, ¿Alicia y Axel? ¿Qué sucedió con ellos?

-Tuve un enfrentamiento con Alicia cuando llegué a mi casa.

- ¿Por qué? – pregunta confundido.

-Me empezó a reclamar él porque estaba con Aria. Me hizo un drama por eso. Iván tomo el control y le dijo un par de cosas, le dijo quién es Aria para nosotros, la amenazo…

- ¿Yo lo hice?

-Bueno en realidad fui yo quien lo hice, el caso es que le puse las cosas en claro. Aunque siento que no se lo está tomando muy bien.

- ¿Piensas que podría llegar a hacerle algo a Aria? - dice preocupado.

-Siento que en el momento en que me distraiga ella será capaz de atacarla.

-La verdad yo creo que deberías relajarte, te recuerdo que, a pesar de ser bonita, no es muy buena en una pelea cuerpo a cuerpo, siempre le iba mal en los entrenamientos, porque pensaba seria la Luna de la manda, asi que todos tendríamos que defenderla. A diferencia de Aria que si sabe.

- ¿Tu como sabes eso?

-Aria me comento una vez que sus padres son sobreprotectores con ella, ella cansada de eso, les sugirió que la metieran a clases de defensa personal, para que estuvieran de cierta forma, calmarlos



Aileen Alicia

Editado: 05.04.2021

Añadir a la biblioteca


Reportar