Percy Jackson y La Leyenda del Elegido

EPÍLOGO #1

POV GROVER:

- Corre, Tyson- grité mientras me intentaba hacer paso entre tanto arbol y matorral- No te quedes atrás-

-No puedo seguirte el ritmo-grito Tyson desde atrás-No corro tan rápido como tú, hombre peludo-

-¿¡Cuántas veces te he dicho que no me llames así?!-grite mientras una rama gigante casi me aplasta- Nos están alcanzando-

Seguimos corriendo hasta que nos topamos con un acantilado. Habría como 10 m de caida hasta abajo. No teníamos salida.

-¿Qué hacemos ahora?- dijo Tyson mirandome primero a mí y luego al río- Podría crear un tobogán de agua-

-Aquí, tus poderes casi no funciona-dije mirando hacia atrás-tendremos que saltar-

-¿Saltar?- preguntó Tyson mirando hacia abajo y luego a mí- Yo sobreviviría, pero tú no estoy del todo seguro-

- ¿Y tienes otra idea?- pregunté mirandolo. De repente escuché un grito desgarrador detrás nuestro- Yo ya me conozco ese grito y si no quieres morir descuartizado, hay que saltar ya-

-Pero....- no le di tiempo a terminar la frase ni a pensar ya que le empuje hacia el río.

-Dioses míos, si estais escuchando por favor, no me mateis tan joven- dije yo antes de cerrar los ojos y saltar hacia el vacio. 

No vi como fui cayendo. Se me hizo eterna la caída hasta que entré de lleno en el agua. Estaba fría, como era de esperar en esta época del año y en esta zona del mundo. No toqué fondo, por lo que me resulta muy difícil volver a subir a la superficie ya que debido a mis piernas de cabra no era tan fácil alcanzar la superficie como los humanos ya que ellos podían patalear y subir sin problemas. Al tener pezuñas, no voy tan rápido como ellos. 

No sé cómo ni cuánto tardo en hacerlo, pero al final consigo sacar la cabeza fuera del agua aunque me cuesta mucho mantenerme así. Lo primero que hago es buscar a Tyson. No lo veo por ninguna parte. No tendría en teoría ningún problema en aguantar debajo del agua debido a que es hijo del dios del mar, pero al estar aquí sus poderes al igual que los míos menguan hasta casi desaparecer. 

- ¡Tyson!- grito como puedo mirando hacia todas partes- ¡Tyson!- 

Sigo gritando durante un rato, pero debido al esfuerzo que estoy haciendo empiezo a cansarme de tanto patalear para seguir estando la superficie me empiezo a cansar hasta el punto de abandonar cuando escucho una voz a lo lejos.

- ¡Grover!- grita la voz- ¡Aquí!-

-¿Aquí, donde?- pregunte cansado. No veía más que agua revuelta y rocas-Especifica-

- Justo en frente tuyo un poco más arriba- dijo la voz. Hice lo que me dijo, y me encontré con un Tyson de pie en una roca haciéndome señas con los brazos y sonriendo- Aquí- 

Poco a poco y como pude me fui acercando hasta la roca, pero cuando me fui a agarrar a la roca una ola gigantesca me impacto por detrás y me estampo contra ella desorientadome un poco. Debido al golpe no pude mantener el ritmo que habían conseguido mis piernas ya cansadas para mantenerme a flote, por lo que poco a poco y perdiendo la consciencia me fui hundiendo en el agua. Lo único que veía ahora era el color azul. Poco a poco fui perdiendo la consciencia, pero antes de perderla del todo juro que ví como alguien se tiró al agua y justo antes de que todo se volviera negro noté como me cogían de los brazos y me impulsaba hacia arriba.

Todo se volvió negro para mí. Estaba 90 % seguro de que estaba muerto. El elemento del agua no es lo mío, y con la suerte que tengo, seguro que me he ahogado. Ya sabía yo que no era el elegido para realizar esta misión. No se porque los dioses me eligieron a mí, quizá a lo mejor porque tengo una conexión especial con Percy pero muy en el fondo creo que sabían que no lo iba a poder lograr.

Cuando Percy desapareció, me llene de una tristeza muy profunda. Habíamos pasado de todo juntos Y habíamos sobrevivido a todos juntos. 

Éramos un equipo: él, Annabeth y yo. Desde el inicio siempre habíamos estado juntos. Luego llegó la primera maldita profecía la cual estuvimos cuatro años esperando que se cumpliera y un año después la segunda. No nos dejaron ni un minuto de paz. Percy es el que peor lo pasó ya que él no solamente sobrevivió a la primera sino que también sobrevivió la segunda. Pensábamos que ya se había acabado todos los conflictos, hasta que ocurrió aquello. No sé si es verdad lo que dice todo el mundo, pero ahora creo que es verdad: Percy está gafado. 

-Si tu amigo te escuchara decir eso, él sí te ahogaría- dijo una voz.

- ¿Quién está ahí?- pregunté asustado mirando a la nada.

-No importa quien sea, lo importante es que no tenemos mucho tiempo y que estás aquí- dijo la voz

-¿Aquí donde?- pregunté mirando a la oscuridad que había a mi alrededor- Aquí no hay nada y no sé quién será usted pero me está interrumpiendo mi viaje hacia el inframundo, así que no me moleste-

-¿Quién te ha dicho que estas muerto?- preguntó la voz otra vez. De repente apareció un punto de luz enfrente mía que fue creciendo y creciendo. Cuando tomo un tamaño considerable, se fue desvaneciendo haciendo que apareciese una persona ante mí. Se trataba de un chaval de unos 18 años de ojos verdes y pelo rubio.

-¿Quién eres?- pregunté mirandole de pies a cabeza. Tenía un aire conocido para mí, pero no se porque.

-Mi nombre es Lucious- dijo sonriendo- Y tú amigo mío, eres más valiente de lo que recordaba-

-¿Te conozco?- pregunte dudoso- Porque sintiendolo mucho a tí no te conozco-

-Tú no, pero tu alma si me reconoce- dijo

-¿Mi alma?- pregunte

-Si, no sé si te acordarás pero cada alma cuando muere vuelve otra vez a la vida pasado un tiempo-dijo-La tuya y la mía se conocieron hace muchos años- 

- Eso es muy raro- dije mirandolo

- ¿Es más raro que estar hablando con un fantasma en el limbo?- pregunto riendose un poco- No has cambiado nada-

-Tú pareces recordarme pero yo a tí no- dije mirando a mi alrededor- Puede que en mi interior si tenga esa sensación familiar como cuando veo a mis amigos o a mi familia, pero no te conozco-



Hera2002

Editado: 05.02.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar