Perdóname por ser mujer (1)

18-Terceros en discordia parte 3

Me acomode en mi asiento mientras procesaba toda la información que tenía. Definitivamente hoy había logrado mucho, pero me falta la pieza principal ; y estaba segura que no se la podría sacar a David, ni a Martín, ni a Clara. Supongo que tendría que esperar a que Marco me lo cuente. Igual quería saber más cosas.

—Si tuvieras que describir a Marco como lo haríasꟷNecesitaba saber más de Marco. Supongo que sus amigos debían tener un concepto diferente del que yo tenía.

—Marco es la bondad en persona, siempre que ve a un niño de la calle le compra comida, no le gusta las generalizaciones, ni nada de esas cosas y le encanta disculparse por todo. Es decir, es un buen chico. Igualmente tiene sus cosas malas, es un sabiondo engreído, un pajero como todos y una rata inmundaꟷTodo eso lo sabía, pero la última me desconcertó.

—¿Por qué rata inmunda?ꟷpregunté desconcertada.

—Todo el mundo quisiera tener un amigo con plata, pero a Marco no le gusta gastar ni un solo peso. Tiene la plata de su papá, pero no la usa.
—Pero yo lo vi desembolsando bastanteꟷcomenté extrañada

—Y no sabés cuanto le dolióꟷrespondió mientras sacaba nuevamente su celular—Te voy hacer escuchar todos sus mensajes de voz para que veas lo que te amaꟷLe puso los auriculares, me dio uno y el tomo el otro mientras buscaba el mensaje.

La voz de Marco se empezó a escuchar por los auriculares

¿Alguien me puede golpear? es que creo que lo necesito. Acabo de cometer la estupidez más grande de mi vida. Todo mi trabajo de un mes en la firma de abogados se fue en coimear al policía, para sacar a Esperanza de la comisaria. Ahora me estoy pegando cabezazos contra la pared ¡Boludos, mi plata de un mes de trabajar como esclavo, se fue!dijo con pesar.

«¿Qué? Pero jamás lo vi preocupado por eso. Con que era la plata de su trabajo ¿Por qué carajos no me dijo nada?»

Darío se empezó a reír.

—Te voy a enseñar los demás mensajes de voz que tuvimos debido a eso.

¡Me siento indignado! Yo te he dado los mejores años de mi vida y ni un puto chicle me has comprado. Y ahora viene esta piba te mueve el culo un rato y le das 500 dólaresdijo dramatizando Luca.

Lo que pasa es que Esperanza le puede dar, lo que vos no podes, Lucacomentó entre risas Pancho

¿Qué tiene ella que no tenga yo?dijo nuevamente Luca dramatizando

Tetas y culo .Y conta Marco ¿qué onda? ¿ Qué paso después?preguntó la voz de David

Me agradeció por lo del tren y por lo de hoy. Y de la nada salto hablarme del loquito ese de la película porno de mujeres. ¿Cómo se llamaba? Christian pirulitas algo así, de vampiros. En un momento me dijo que no me la iba a coger. Realmente empezó hacer un monologo de lo más raro, pero me hizo reírexplico Marco.

¿Y 500 dólares por un monologo? Por 500 dólares Puerto madero¹, Champagne, Cristal, cena, vos y yo ,all the night² dijo entre risas Luca.

¡Para, Luca! me hiciste reír, boludo. Escupí todocomentó Pancho entre risas“¿Qué no te la ibas a coger"? Si ella supiera lo que te pasa por la cabeza

Para mí que te tiene ganas. Dale Marco, capaz esta vez sí funcioneDijo David

Apoyo a David. Esperanza ha estado toda la semana mirándote como una loquita. Creo que ya cayó en tu encantoestuvo de acuerdo Darío

No. Ya le dije que eso ya fue, además, le deje en claro que no quería relacionarme con ella. Y Luca la última vez que fuimos a Puerto madero nos quedamos lavando platos. Che, ya tengo sueño hoy fue un día largo. Chause despidió Marco.

Sabía que mi monologo no había tenido mucho sentido, pero fue lo primero que se me ocurrió. Bueno, parece que por lo menos se rio ,aunque después se haya querido matar por gastar 500 dólares. La verdad era bastante gracioso.

—Ah y te cuento algo, justo ese día le habían pagado y otra cosa ¿ Viste el auto de Marco?ꟷasentí—. Vos fuiste la primera a la que llevo. Su papá se lo compro por sus 17, pero él ni lo usaba. Ese día después de convencerlo de usarlo lo llevo al estacionamiento, después del partido nos íbamos a ir por ahí en su auto. Pero bueno, la policía nos cago el plan y la única que lo disfruto fuiste vos. Y otra cosa, Marco podría haber salido de la comisaria en cualquier momento sin gastar tanta plata ya que, con solo llamar a Martín, él ya estaría ahí. Pero como a vos no te venían a buscar, decidió quedarseꟷdijo con un suspiro. «¿Todo eso hizo por mí?» Me sentía feliz y un poco apenada por todo el esfuerzo que Marco hizo, sin que yo me diera cuenta. —Y otra cosa más, esa vez que te llevo en su auto desde el colegio, él ni siquiera había llevado el auto. Llamo a Martín para que se lo trajera y de ahí te fue a buscar y como cuartada uso a David. Y después cuando te dijo esas cosas feasꟷdijo mientras volvía poner un mensaje de voz



Munay

#2669 en Novela romántica
#582 en Joven Adulto

En el texto hay: misterio, novelajuvenil, traumas

Editado: 05.12.2018

Añadir a la biblioteca


Reportar