Poemas de una soñadora

La lobreguez del puente

El piélago retozaba a la armonía de la ventolina

Como la brisa que paseaba por sus risos

En tanto él le declaraba su amor a su amada

 

No era un sueño estaba viva

La contemplaba como si jamás hubiera visto algo similar

Era perfecto, caminaban adosados en tanto corrían las horas

La había escudriñado y habían coincidido

 

Pero la noche caía como su amor

Era el momento en que la lobreguez abrazaba a los supervivientes

Asfixiados en la desesperación de su huida

Una escapatoria jamás concebida

 

Un lago de desesperación bajo un puente

Jalaba con su belleza a todos aquellos que lo veían

La enredadera lo rodeaba y abrazaba a sus visitantes

Se llevaba los buenos días y las buenas noches

 

El primer error de la dulzura roja

Ella la tomo como una fiel salvadora

Y ahora él lo miraba como su consiguiente

Compartiendo sus deseos con su dilecta

 

Asió entre sus dedos las calderillas rutilantes

El lago exponía y concedía solo lo que precisaba

Aparentaba sosiego hasta que contemplo a su amado

Estaba penetrando el légamo

 

La piel se le oscurecía como la parca

Lo acaricio y se apartó abarcando su riqueza

Cuantioso y exiguo, amor por riqueza

Disipado como céfiro.

 

Estaba enamorado mas no de ella

Había corrido tras el majestuoso monstruo

Y el habría de seguirla mas no sin el lago

Las cosas no son como parecen porque ellos ya no existían

 

Ella sujeto su faz en sus manos mas no la avizoraba

La codicia estaba con él, empero desasistido

Un beso inoportuno más imposible

Un amor tan osado que fue inoperante

 

El firmamento hipaba ante tal tragedia

El fragor se percibió en el integro mundo

Y tras sus ojos el zagal se fugó al rose del alboreo

 



Panda Wilde

#15053 en Otros

En el texto hay: poesia, barroco, poesia corta

Editado: 19.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar