Prohibido callarse

Caperucita y el lobo

Tú, ser destructor,

que rompes hasta lo inquebrantable. 

 

Ya no me haces emitir gritos de dolor

si no alaridos que desangran mi corazón. 

 

Estoy tan cansada 

que me pesa el aliento.

 

Asi que, ven, tócame,

y me moriré entre tus brazos

terminando este trágico cuento.

 



Pensando en libros

#1759 en Otros
#4288 en Novela romántica
#1011 en Chick lit

En el texto hay: poesia, pensamientos, inefable

Editado: 25.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar