¿qué somos?

¿qué somos?

Hace dos meses comenzamos el segundo cuatrimestre del año. Nos juntamos varios estudiantes en una ronda en la plaza mas cercana a la universidad. Una de las chicas que estaba sentada en la ronda que habíamos formado bajo un árbol nos preguntó "¿quiénes son? O ¿cómo se definen?" ante la sorpresiva pregunta muchos empezaron a tirar frases como "soy un estudiante, soy alto y papá de...", "soy Ana, rubia natural y mejor promedio de la clase de... ". Después nos pidieron que definamos a los que estaban al lado derecho nuestro en un papel con la promesa de que nosotros no tendríamos que leerlo, a lo que la mayoría respondió con "ella es morocha, de sonrisa linda pero petisa y algo gordita", "es feo pero con un rico perfume" "es muy fachero pero es no lindo" se de esto porque pusimos todos los papeles en una caja y los leímos al azar sin saber para quién iban dirigidos. Cuando me llegó mi turno de leer me di cuenta que todos habían dado datos solo físicos, que definimos a las personas por como se ven por fuera y peor aún, yo también había puesto en ese papel solo cosas físicas del chico que tenía al lado.

Hoy después de haber tratado con ese grupo me acordé de lo que habíamos hablado bajo ese árbol y quiero decir que el chico "feo pero con facha" resultó estar acomplejado por su imagen, pero puedo asegurar que cualquiera que lea lo que escribe se enamoraría de su forma de pensar y describir lo que vive, la chica "petisa y algo gordita" pesaba el doble en la secundaria en la que empezaron a hacerle bulling y hace mas de 8 años que sufre por su peso pero todavía a veces se encierra a vomitar lo que come, la "rubia natural y mejor promedio" se jacta de sus buenas notas que obtiene copiandose en los parciales, jamás sonrió en clase y tiene la costumbre de mirar mal a la gente.

 

Cerramos la cursada

 

Después de darme cuenta como habían transcurrido las cosas decidí volver a hacer esa pregunta en el cierre de la cursada ¿como es el que tenemos al lado? Si bien nadie quiso escribirlo en un papel, varios lo dijimos en voz alta y esta vez fue muy diferente a la primera. Las respuestas fueron "Es un chico que escribe muy lindo, que le gusta tocar la guitarra y hablar de política, siempre me hace reír y me da muchos abrazos", "Ella es muy dulce, le gusta pintar, odia historia y siempre sonríe bonito "," Le gusta leer, la música en inglés, los lentos y el pop, le encanta el chocolate y las películas o dibujitos para chicos", "Es un papá súper amoroso, le gusta el basquet y es muy gede a la hora de estudiar, parece mi vieja". 
Después de escuchar todas las cosas que dijimos sobre el compañero de la izquierda me di cuenta que nosotros mismos nos describimos por lo que no somos, no somos ni el alto, ni el bajo, la gorda, el flaco, la / el feo/a, mucho menos la / el mejor promedio, cuando nos preguntan quienes somos tenemos que saber que somos eso que escribimos, pintamos o hablamos, eso que callamos. Nosotros no somos esa nota que figura en la libreta, somos el machete que escondemos, no somos la grasa que cuelga en uno que otro hueso de nuestro cuerpo, tampoco somos lo que vomitamos, somos esa sonrisa que le pintamos en el rostro al otro, somos los besos que dimos, los abrazos que recibimos, los mimos que otorgamos a ese que se sentía mal y la palabra que le dijimos a ese que quería tirar todo por la borda, somos las ganas de ayudar a mamá, los "te quiero" sinceros que se escapan sin querer, somos lo que damos o negamos todos los días, somos esa sonrisa que se nos salió cuando volvimos a vernos, no el defecto físico que sobresale en la primera mirada.

 



profedeletras97

Editado: 19.08.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar