Quisiera ser el tiempo

CAPITULO IV

A veces quisiera poder retroceder el tiempo, creo que todo hemos deseado esto algunas vez en la vida, pero la diferencia es que yo no quiero retrocederlo para corregir, ni evitar errores, si no por el contrario, quiero tener un control remoto, para cuando este en un momento crucial de mi vida poder detener el episodio y presionar el botón de retroceder así observar como en momentos pasados fui feliz: bailando, riendo, jugando y amando a mis seres queridos, digo esto porque de poseer ese control estoy segura que esos recuerdos que no tenemos la capacidad de guardar como un archivo en nuestro cerebro, me darían todo lo que busco, desearía ver la noche en que mi padre y yo salimos a pasear, esa noche fue tan hermosa, recuerdo que reíamos como locos…

También deseo ver el momento aquel en donde falleció mi abuelo ver como estuve y como me recupere, cosas así desearía ver.

El día de la despedida del cuerpo me vestí, luego me quede sentada en el sillón de mi sala pensando si ir o no, así me mantuve unos cuantos minutos, luego me levante me termine de organizar el cabello y camine hacia la casa de la esposa de mi padre, que sería el punto de encuentro. Llegue justo a las 4:20, 10 minutos antes de la hora acordada hay estaban todos vestidos de blanco y unos cuantos de negro, se reflejaba el luto y la tristeza era infinita en los rostros de todos. Se hicieron las 4:40 ya todos se disponían a salir, fue justo en ese momento en el que todo, completamente todo se detuvo, todos quedaron inmóviles a excepción de mí. Me mire sorprendida no entendía nada, camine lentamente entre todos y tocaba suavemente sus rostros me decía:

  • El tiempo se ha detenido, en realidad todo esta pausado tal como una película cuando presionamos el botan del stock, por Dios me dije mientras miraba todo, entre en nostalgia y me acerque al ataúd allí estaba mi padre, hermoso vestido de blanco. No pasaron muchos minutos cuando todos empezaron a moverse, ellos retrocedían rápidamente se volvieron a detener unos 6 años atrás. Hay estaba yo tan solo de 12 años en casa con mi madre, luego apareció mi padre emparrandado y decía: la vida es una sola a gozar se dijo, también vi varias escenas de cuando mi padre golpeaba a mi madre, vi todo incluso observe el momento en que mi padre se contagió de aquella maldita enfermedad, todo era como un teatro en donde él publico era yo, solo yo. Estaba más confusa que nunca, pero inmersa en todos esos momentos de mi vida pasada. Todo acabo cuando sonó la alarma de mi teléfono junto a las 5:00 am para ir a la universidad

 

Estaba en un profundo y alocado sueño, me bañe y organice, al salir de mi habitación mi madre me servía el desayuno, durante la comida no pronuncie ni una palabra a mi madre se le hizo extraño y me dijo:

 

  • Lucy, ¿qué tienes hija?

 

  • Nada, mama; solo algunos cosas de la Universidad

 

Minutos después salí y tome un taxi, le dije:

 

  • Buenas, me lleva la Universidad estatal por favor.
  • Claro, señorita

Luego se enciende la radio del vehículo y se escucha: noticias de última hora, un hombre identificado como Arcadio Buendía causo confusión en el centro de la ciudad de Cali, ya que este se encontraba internado en el hospital de la cuidad y al saber que sería remitido a una autopsia no voluntaria de él, perdió el control y con una jeringa usada e infectada por el amenazo a varios profesionales del lugar, todo termino cuando llegaron los oficiales y en un impulso involuntario acabaron con la vida del demente.

Suena el teléfono de Lucy…

  • Hola, quien habla 
  • Lucy, hablas con Martha, tu padre ha fallecido; los médicos dicen que tuvo una recaída repentina.



Amor por la literatura

Editado: 20.01.2019

Añadir a la biblioteca


Reportar