Red de amor

Capítulo 48

La bellísima Gia Armitt de cabello liso, color castaño justamente igual que el de su hermano para ser exactos, una estatura normal a su edad, tez pálida y un gran parecido a su padre está ahora con nosotros en la mesa, sintiéndome un tanto intimidada ya que no me ha quitado su mirada de mí, no ha pronunciado ni una sola palabra y eso me inquieta un poco.

 

— Así que te llamas, Rebeca — sonríe, ladeo mi cabeza afirmado lo que ha dicho. — Eres muy bonita — dice, en realidad no lo ha dicho con alguna intención y sus palabras no han sido desagradables, al contrario, han sido muy amables. Llevo el jugo de arándanos hacia mis labios. — Es increíble que este perdedor haya conseguido una novia — se mofa, de inmediato Thiago la ve con desaprobación.

 

— Mira quién lo dice — ataca mi jefe elevando una de sus cejas. — la que estoy casi seguro que no ha conseguido un novio. — vuelve a hablar, ella achica sus ojos en dirección hacia el.

 

— Mira, para que te lo sepas, tengo tantos pretendientes, más de los que tú tienes — menciona con un atisbo de enemistad hacia su hermano.

 

— sí, claro tú no...

 

— ¡ya basta! — regaña el padre de la familia, esto es tan incómodo, es en esos momentos en el que tu mejor amiga está peleando con sus padres y no sabes que poner, no es primera vez que experimentó algo así, Lizzy fue la primera a la cual vi como su madre la regañaba por algo. — Gia, compórtate, la novia de Thiago está presente. Parecen dos inmaduros. — mi ojos están viendo fijamente la comida, concentrándome en el color de cada uno de los alimentos que están en el plato de porcelana color blanca con orilla dorada. Esto es muy incómodo.

 

— papá, ella ya no es novia de Thiago. — comenta Gia afirmando sus palabras, todos en la mesa la miramos confundidos y supongo que soy la única que se dio cuenta de que ella estaba viendo hacia un punto fijo, sus ojos estaban puesto en mi anillo poco llamativo, con mi otra mano trato de esconderlo, ella de inmediato me ve con una sonrisa.

 

— ¿porque dices eso Gia? — pregunta Clarissa con cierto atisbo de confusión.

 

— ella se acaba de comprometer — aclara con tranquilidad, literalmente mis ojos logran agrandarse debido a la sorpresa, giro mi mirada para poder ver a Thiago y él está muy sorprendido en la manera en que su hermana pronunció esas palabras, si no fuera con él con quien estaría comprometida, sería muy grave, pero en este caso no lo es.

 

— ¿qué? — exclama con horror los señores Armitt.

 

— ¿cómo es posible que estés comprometida, y estés con nosotros sentada comiendo plácidamente? — musita con indignación, supongo que no ha entendido aún y por la mirada de confusión que le hace su esposo es un hecho que ella un no cae en la realidad.

 

— Clarissa. Tu hijo se casara pronto con este joven tan inteligente. — sonríe mirando con amabilidad. — estoy muy feliz por su compromiso. Hijo, haz encontrado a una buena mujer. — ambos sonreímos al a escuchar la aprobación de sus padres, es algo que esperaba, pero no esperaba que Gia se adelantara con la noticia

 

— ¿es enserio? — pregunta aún sin poder creerlo.

 

— Así es, mamá — siento las manos cálidas de Thiago en las mías. — Estoy completamente seguro que quiero pasar resto de mis días con esta mujer — sus ojos verdes me ven con detenimiento, en sus labios puedo notar una pequeña sonrisa asomarse. — Desde que estoy con ella, lo sé. — suelto un pequeño suspiro y sonrío logrando sonrojarme.

 

— es una noticia..., impactante. Estoy feliz por ustedes dos y aunque no te conozca lo suficiente — musita viéndome fijamente. — estoy segura que lo harás feliz, solo míralo, sus ojos se ojos se iluminan. — giro nuevamente a ver a Thiago y su mirada aún no se ha despegado de mí.

 

— en eso tienes razón, mamá — sonríe, sus labios se unen a los míos provocando el choque que tanto amo, no le importo en absoluto la presencia de su familia, pero en cambio a mí, eso sí me importa, así que con todo el dolor de mi corazón, me separo de el con suavidad.

 

— ¡será una gran boda de eso me encargaré yo! — exclama con emoción Clarissa.

 

— Rebeca tiene una organizadora, mamá, es muy buena en lo que hace. — le confiesa Thiago a su madre, una mueca de ¿decepción? O de ¿desagrado?, se forma en su rostro.

 

— Necesitaré ayuda, no hay duda de eso, estaría encantada de que me ayude en la organización de mi boda. — mencionó, ella sonríe satisfecha. — además, será una gran forma de que conozca a mi familia — esbozó una sonrisa, ella acepta ser parte de la organización de mi boda y bueno, sé que estará agradable pasar tiempo con ella, es mi suegra después de todo, solo espero no estar en ese tipo de historias en las cuales, luego de un tiempo la amistad cercana que llevabas con tu suegra termina con cierta tensión.

 

Con forme pasaban las horas, todo se ha vuelto demasiado cómodo, la familia me acepto con los brazos abiertos y la que pensé que iba a odiarme fue todo lo contrario, Gia es un chica genial, es exactamente igual a su padre físicamente, pero puedo decir que es igual a Thiago es su forma de actuar, ya estoy acostumbrada a liderar con ese tipo de características en las personas, a pesar que son iguales en ese aspecto hay algo que distingue a Gia y es que a pesar de ser extrovertida tiene actitudes también muy similares a su padre, lo cual se parece a mí en ciertas cosas; he estado hablando con ella y de cómo su hermano jamás había llegado a traer una chica a la casa, sentí realmente como nos llevábamos bien y espero que así sea, aunque estoy completamente segura que así será, llegue a notar un aspecto distintivo en la madre de Thiago y es que es un poco..., controladora con sus hijos, no es normal que hoy en día te revisen el celular, entiendo la preocupación de la madre con un hijo, pero en punto de vista, creo que si los crías bien, ellos deben aprender y entender lo que está bien o mal, pero no solo eso, estuvimos jugando un poco con unos juegos mesa, se trataba de formar parejas Thiago quería estar conmigo pero su madre, por muy extraño que suene se lo impidió, literalmente, ella quiso estar con su hijo y puede entenderlo aunque ahora que lo pienso mejor no es algo...,común. Fue muy agradable pasar tiempo con su familia a pesar de todo, el señor Andrew fue sin duda muy amable conmigo fue mucho más de lo que era trabajando conmigo y eso es porque pronto será mi suegro, puede notar lo emocionado que estaba de que su hijo se vaya a casar conmigo. Todo fue maravilloso, hubieron risas, chistes por parte de Thiago y su padre, fue la mejor de las connivencias; estamos a punto de llegar al complejo o por lo menos eso creía, hasta que note que el camino en el que íbamos no es algo que mis ojos acostumbren a ver.



Emma_Warren

#297 en Otros
#85 en Humor
#889 en Novela romántica
#257 en Chick lit

En el texto hay: novela romántica, amistad, novelacontemporanea

Editado: 12.09.2020

Añadir a la biblioteca


Reportar